Nature

Esencia y Cualidad de las Plantas Medicinales - Parte 1

back to home pdf share

Plantas medicinales y sus efectos

Desde los primeros días de la historia humana, las plantas medicinales se han utilizado para la prevención y el tratamiento de los síntomas físicos de las enfermedades.  Durante varias décadas, las hierbas medicinales también se han utilizado en situaciones psicológicas de crisis, ya que pueden estimular y apoyar los procesos de transformación. Esto plantea una serie de preguntas.

¿Cuál es la conexión entre una planta medicinal y la psique de un ser humano? ¿Cuál es la conexión entre la cualidad, es decir, el carácter distintivo de la naturaleza de una planta y su efecto? ¿Qué principios vegetales tienen un efecto en el cuerpo y cuáles en la psique?

Para responder a estas preguntas, debemos entender cuál es la relación entre el espíritu, el alma y el cuerpo en los diferentes reinos de la naturaleza.

Espíritu, alma y cuerpo. Información, energía y materia

El espíritu, el alma y el cuerpo se pueden definir de diferentes maneras, según el contexto. En este texto, nos referimos a una definición hermética y alquímica que es válida para todas las cosas y los seres vivos, no solo para el ser humano.

Según esta definición, hay tantos tipos de "espíritu" como formas de vida, ya que espíritu significa “la idea, el plan, el significado que es la base de una cosa o un ser vivo”. Por consiguiente, cada mineral, cada especie de planta y de animal y cada ser humano tienen su "propio" espíritu específico. Así, el espíritu representa el aspecto individual y único de una cosa o de un ser vivo que se expresa en su cuerpo. Sin embargo, entre el espíritu y el cuerpo existe un principio de conexión, el alma, que toma los impulsos del espíritu y los transmite al cuerpo de una manera formativa.

También podemos llamar a esta trinidad información, energía y materia. Con el término información nos referimos a un principio espiritual que quiere entrar en una forma y que, por lo tanto, da forma a la materia en una forma física. Sin embargo, se requiere energía para constituir una forma. Esto significa que la energía corresponde al alma, es decir, al principio de conexión e intermediario entre la información (espíritu) y la materia (cuerpo).

¿Cómo difieren los espíritus en los diferentes reinos de la naturaleza?

Cada forma de vida se caracteriza por su espíritu específico, como dijimos. Si queremos entender las diferencias y similitudes entre los reinos de la naturaleza, primero debemos diferenciar los diversos tipos de espíritu y, segundo, debemos considerar hasta qué punto el espíritu (y el alma) en cuestión están integrados, es decir, encarnados en el cuerpo.

El ser humano es el único ser vivo, en este planeta, en el que hay dos principios espirituales: el espíritu humano y el espíritu divino, de los que hablaremos más adelante. En el espíritu divino del ser humano, todas las características de la información original, del Logos, están contenidas como una potencia. Las diferencias entre las personas se producen a través de una configuración estructural diferente de estas características.

Por otra parte, en el espíritu humano y en el espíritu de grupo de los animales, así como   en el arquetipo de las plantas, no todas las características del Logos están presentes, sino más bien algunas características específicas, que están muy en primer plano.

Conciencia y forma dependiendo de la encarnación del espíritu

El grado o extensión de la "incorporación" del espíritu y el alma determina la conciencia, así como la forma del cuerpo y el alma. Por lo tanto, queremos profundizar más en esta cuestión de los tres reinos de la naturaleza:  los seres humanos, los animales y las plantas.

1. El ser humano

Tanto el alma como el espíritu humano están completamente encarnados en el cuerpo del ser humano, por lo que una persona no solo tiene una conciencia, sino también una conciencia de sí mismo. Puede mirarse a sí mismo desde fuera como un extraño. En el ser humano debemos diferenciar, como ya hemos dicho, dos tipos de espíritu y el alma. El espíritu humano consta de tres partes. Todos los seres humanos tienen la primera parte en común, porque el ser humano es un tipo superior de animal en su manifestación biológica y tiene, como todos los animales, un espíritu de grupo, que regula las funciones de su tipo y de su auto-preservación.

La segunda parte del espíritu humano consiste en experiencias personales, ideas y conceptos morales de una persona. La tercera parte consiste en la esencia de la experiencia prenatal. Las dos primeras partes del espíritu humano son usualmente llamadas el yo humano; la tercera parte, el subconsciente.

El espíritu divino, por otra parte, determina la individualidad y la singularidad de una persona. El problema en relación con el espíritu divino reside en el hecho de que, en el estado actual de desarrollo de la humanidad, no dispone todavía de un cuerpo apropiado en el que pueda expresarse. Por lo tanto, envía sus impulsos al alma natural, humana. Esta es la razón por la que en el alma hay una mezcla de impulsos contrarios.

¿Por qué es esto un problema? Lo divino y el espíritu humano actúan desde dimensiones completamente diferentes. El espíritu humano tiene la tarea de conservar y optimizar el cuerpo humano dentro del espacio y el tiempo. El espíritu divino, por otro lado, trabaja desde una dimensión fuera del espacio y del tiempo. La conciencia natural está ligada a la energía y la materia y, por lo tanto, está limitada por el espacio y el tiempo. La conciencia espiritual, sin embargo, es ilimitada, ya que su origen está en la información pura, que no tiene un portador energético ni material.

Cuando lo limitado se mezcla con lo ilimitado, hay una tensión, un conflicto. La causa de ello no es ni la conciencia natural ni la espiritual, sino la mezcla de las dos.

Por la mezcla de principios espirituales y naturales, se producen las tres "tentaciones" fundamentales en el comportamiento humano, causa de todo conflicto, tanto dentro del ser humano como entre los hombres. Estas son las siguientes:

- un esfuerzo excesivo por las posesiones,

- un esfuerzo excesivo por el reconocimiento y el honor,

- un esfuerzo excesivo por el poder.

Nuestro esfuerzo por las posesiones, el reconocimiento y el poder, como tales, no es un problema, ya que estos tres son vitales para el ser humano natural. Solo el exceso de ellos crea los problemas bien conocidos de la violencia y el mal que todos conocemos. El exceso se produce cuando la conciencia natural, que está limitada por el espacio y el tiempo, intenta realizar los impulsos de la esfera oculta de una conciencia sin espacio y tiempo. Así, el egocentrismo necesario para nuestra supervivencia se vuelve hipertrófico y conduce a una catástrofe psicológica, social y ecológica.

2. Los animales

El alma está más o menos encarnada en los animales, lo que significa "dentro" del cuerpo. Por lo tanto, en particular las especies animales superiores, tienen una conciencia, no solo en el sentido de los instintos, sino también de los sentimientos y, en parte, de simples procesos de pensamiento concreto. El espíritu, que también se llama espíritu de grupo, no está encarnado en los animales, sino que está fuera de ellos y abarca a todos los animales de la misma especie. Por lo tanto, los animales de una especie no están individualizados como los seres humanos, sino que juntos forman un solo individuo, por así decirlo. Hay excepciones, como las mascotas, que pueden alcanzar un individualismo limitado, que no viene de sí mismas, sino a través de una transmisión de las características del cuidador. El espíritu de grupo da su forma al cuerpo físico y a los comportamientos característicos individuales de la especie animal.

3. Las plantas

El principio espiritual de una especie botánica trabaja en el cuerpo de una planta desde el exterior y caracteriza su forma. El principio espiritual de la especie vegetal se denomina arquetipo o esencia de la planta, y se corresponde con una estructura cósmica o constelación. Durante la germinación de la semilla en la tierra húmeda, el material genético, el ADN, se centra en la constelación cósmica correspondiente y se desarrolla un vínculo sutil y energético entre la planta y el arquetipo. Este vínculo conecta la planta con su arquetipo durante toda su vida y, por lo tanto, puede ser llamado el alma de la planta. El arquetipo, así como la información genética, el ADN, trabajan juntos cuando se forma una planta.

¿Cuál es la diferencia en la función de estos dos principios característicos? El ADN contiene la información genética para la formación de todas las sustancias que son necesarias en el metabolismo y para la construcción del cuerpo; y el arquetipo "construye" la forma externa de la planta a partir de estas sustancias.

Así, la forma externa no está  caracterizada por la información genética, como proclama la ciencia, sino por el arquetipo.

Por esta razón, está claro que el arquetipo de una planta medicinal, es decir, la esencia de esta especie vegetal, se expresa en su forma física, o sea, en su cualidad. Por lo tanto, es posible averiguar acerca del modo de acción del espíritu y del alma de una planta sobre la base de su cualidad vegetal.

En la segunda parte de este artículo describiremos un ejemplo de la conexión entre la esencia y la cualidad. De esta manera podremos reconocer la correlación con el espíritu humano correspondiente; y el efecto curativo de la planta sobre este se hará evidente.

 

(Continúa en Parte 2)

back to home pdf share