Heaven

Star Trek: Aspirando al Otro. Parte 1

back to home pdf share

 

“Estas son las aventuras de la nueva nave Enterprise, que viaja a muchos años luz de la Tierra para descubrir mundos alienígenas, formas de vida desconocidas y nuevas civilizaciones”.

- (De los créditos de Star Trek: La Próxima Generación)

“Y vi un nuevo cielo y una nueva Tierra”.

- (Apocalipsis de Juan)

 

Primera parte: El fenómeno

A finales de 2016, la saga de ciencia-ficción Star Trek  celebró su quincuagésimo aniversario. Fue concebida inicialmente por su creador y productor Gene Roddenberry  como una especie de "western espacial", claramente ligada a las series occidentales de los años cincuenta y sesenta . Siendo mucho más que una colección de series y películas utópicas de ciencia ficción, Star Trek representa uno de los impulsos culturales más potentes de las últimas décadas. El apasionado capitán James T Kirk, el primer oficial racional y analítico Spock, el brusco cirujano Leonard Pille Mccoy y muchos más son iconos de la cultura popular. Millones de aficionados de todo el mundo (ahora de tercera generación) y las camisetas con eslóganes como "todo lo que necesito saber sobre la vida, lo aprendí en Star Trek", hablan un lenguaje inequívoco.

Al principio no se previó que la serie original generaría tal impacto. Lanzada en 1966 con un presupuesto limitado (que se ve claramente en la escenografía, el maquillaje y los efectos especiales), la serie ganó rápidamente un grupo de admiradores pequeño, pero muy leal. Cuando, tras tres temporadas, se decidió que Star Trek debía ser clausurada debido a la baja cantidad de espectadores, la serie se convirtió en un fenómeno de culto en retransmisiones, convenciones y representaciones privadas de la misma. Tras una serie de dibujos animados de 1972/73 y de 1979 a 1991, se realizaron seis obras cinematográficas, a las que siguieron cuatro series más, entre 1987 y 2005, y otras cuatro en 2002. Desde 2009, con tres películas hasta la fecha, se ha lanzado una nueva edición completa. Esta se desarrolla en una línea temporal alternativa, que narra los orígenes con actores más jóvenes que retratan a los venerados personajes de antaño. Por último, la última serie derivada de la saga fue “Star Trek: Discovery”, lanzada en septiembre de 2017.

A menudo, la serie original ha sido y sigue siendo objeto de burla por sus escenarios baratos y sus rudimentarios maquillajes, que se supone que transforman a los actores en exóticos alienígenas. Sin embargo, esta crítica, complaciente con lo que se supone que es una farsa, pasa por alto el objetivo principal de la serie: la ambición de Star Trek nunca ha sido la presentación "más realista" de una sociedad del futuro tecnológicamente avanzada, sino que se limita a esbozar escenarios, personajes y disfraces en los que se enmarcan los hechos narrados y las cuestiones que se abordan.

Aunque Star Trek está claramente anclada en la ciencia ficción "dura" y científicamente plausible (a diferencia de la saga de Star Wars que tiene sus raíces en un arquetipo fabuloso), Star Trek se centra tanto en el corazón, -el idealismo y la empatía del público- como en la mente. Se le insinúa al espectador que se involucre en la emoción, el deseo y la esperanza, que perdone las lagunas lógicas, los fabulosos arreglos de eventos y, a veces, a los personajes involuntariamente extraños. El éxito de la saga, que ha durado 50 años, no demuestra, como afirman los cínicos, la "ingenuidad" del público, sino la profunda y humana búsqueda de un estado de vida libre de las imperfecciones de nuestra cotidianidad. No se trata de una huida de la realidad, sino de una visión de una realidad más adecuada.

Desde el apogeo de la Guerra Fría, Star Trek se caracterizó originalmente por la ambivalencia entre el presente tenso -el de entonces- y un futuro más esperanzador.

El diseño de la nave estelar Enterprise expone una relación de sus componentes con los centros energéticos humanos.  Las naves espaciales que los humanos han utilizado en Star Trek son de una gran variedad de tamaños, tipos y variantes, pero tienen una forma básica común a todos: un "casco secundario", relativamente pequeño, tiene en la parte superior un cuello corto en el que se encuentra la sección del platillo. Esta parte de la nave, en forma de disco, alberga, entre otras cosas, el puente (consciencia cerebral), los aposentos (alma), los sensores (percepción) y el armamento (voluntad).

Su forma discoidal recuerda la de los “platillos voladores”, cuyos avistamientos se han relacionado, desde los años 50, con la esperanza de una vida extraterrestre y una coexistencia pacífica y próspera: la proyección de la esperanza en “otro” modelo externo, para eliminar la propia imperfección.

El casco secundario no sólo tiene la función de unir la sección del platillo con el resto de la nave, sino que, además del espacio de máquinas y la zona técnica (consciencia del vientre), alberga el transbordador y el corazón de la nave: "El reactor de curvatura", que es el reactor principal y en cuyo núcleo se produce una reacción materia/antimateria, es mediado y regulado por cristales de delitio, un elemento ficticio . En esta reacción, la materia y la antimateria se neutralizan mutuamente, liberando la inimaginable cantidad de energía necesaria para la propulsión y el funcionamiento de otros aparatos tecnológicos esenciales. En consonancia con la observación de Isaac Asimov de que cualquier tecnología lo suficientemente avanzada ya no puede distinguirse de la magia, estas tecnologías exponen todas las limitaciones esenciales en la vida cotidiana del siglo XXIII. Ya en el siglo XXIV, las tecnologías increíbles son tres: propulsión warp (de curvatura), transportadores y replicadores.

En la parte delantera del casco secundario, en cierto modo a la altura del plexo solar, se encuentra el «deflector de navegación». Este elemento crea un campo de fuerza que elimina los obstáculos que se encuentren en la trayectoria de la nave.  Por supuesto, la nave tiene escudos que la rodean como campo de energía invisible y que evitan cualquier ataque externo - a menos que se acabe la energía, o que el atacante conozca la frecuencia de modulación del campo de fuerza de los escudos y se adapte a ella.

Desde el extremo posterior del casco secundario dos poderosas vigas se desplazan hacia arriba y hacia fuera, portando las «barquillas de curvatura». Estas constituyen el motor principal que permite a la nave atravesar distancias interestelares en cuestión de horas o días, siendo su forma básica cilíndrica, con un extremo frontal puntiagudo.

Se asemejaban a los misiles de la época, las armas balísticas de medio alcance, el mayor poder destructivo de la época, así como también a los potentes misiles de carga empleados en las misiones espaciales Mercurio y en los programas Géminis y Apolo, que llevaron a la Luna a seres humanos y representaron el pináculo del ingenio científico y del espíritu audaz y pionero.

En el diseño de la Enterprise (y de la mayor parte de las naves humanas en el universo de Star Trek), un símbolo de la búsqueda primordial del “otro” se une a la máxima expresión tecnológica de la creatividad humana y del poder destructivo, la ingeniosidad y la audacia. En este diseño se combinan los dos aspectos de la existencia humana (animal y espiritual).  Además, el principio básico del cosmos material por excelencia - el juego de los opuestos - es su fuente de energía. Al igual que los seres humanos, cada nave tiene tres centros de consciencia: el corazón (reactor), la cabeza (puente) y la pelvis (sala de máquinas). La estructura de la nave es un ejemplo completo del "ser humano microcósmico" - con una excepción, que veremos más adelante.

La Enterprise es el vehículo perfecto para seguir el lema de Star Trek: «Para ir audazmente a donde nadie ha ido antes».

Si extrapolamos el concepto de la Enterprise al contexto de filosofía espiritual, este audaz viaje se puede considerar una metáfora del viaje individual de los humanos a las dimensiones internas de lo divino infinito. Es lo que simboliza esta historia de viajes a la inmensidad del espacio exterior.
(Continuará)

 

back to home pdf share