Haarlen Bavo

Arnold Hendrik (Nol) de Hartog (1869-1938)

back to home pdf share

A Nol de Hartog, a veces, también se le llama “el cristiano resiliente”. Con sus ideas se salió del pensamiento ortodoxo común, lo que provocó la oposición de varios sectores de su entorno religioso.  Sus colegas cristianos y compañeros teólogos le reprocharon que se alejara demasiado de las enseñanzas oficiales. Tuvo que refutar estas acusaciones. Además, no rehuyó debatir con los dirigentes y representantes de los movimientos obreros. Y no solo con ellos.

Durante una reunión de protesta, en el antiguo edificio de la RAI, contra los emergentes nazis y los NSB, expuso su concepción de la vida. Su hijo, el conocido escritor Jan de Hartog, escribe sobre esto en su libro Memorias de mi madre:

Incluso ahora, después de tantos años, la gente todavía me habla de ello: “Una vez, hace mucho tiempo, antes de la guerra, escuché hablar a tu padre (…)” No puedo recordar ni una sola palabra de lo que dijo entonces. (…) Pero esa noche descubrí que su valentía era auténtica (…), me di cuenta de que él quería decir lo que decía: que ser cristiano en verdad significa ser un héroe. Al menos en su caso. (…) El hecho es que mi padre actuó conforme a sus convicciones y él mismo hizo lo que en sus sermones les decía a los demás que hicieran. [1]

Y por si esto no fuese suficiente: … Cuando se intentó probar científicamente que Dios no existe y se fundó la asociación “El Amanecer”, De Hartog fundó como contrapeso “La Cumbre del Mediodía”, en la que defendió el cristianismo y la iglesia.

De Hartog fue un hombre audaz, conmovido y también inspirador, que trató de comprender la vida y realmente se tomaba muy en serio sus responsabilidades. Se graduó en 1903, cum laude, como doctor en Teología, con la tesis "El problema del libre albedrío en Schopenhauer". Fue inusual para su época que se fijara en las relaciones entre filosofía, religión y ciencia, y que hiciera estudios comparativos entre religión y cultura en la Escuela Internacional de Filosofía[2]. Su versatilidad es evidente en la elección de la literatura, la poesía y la música que cita e integra en su obra. En 1915 publicó una antología de la obra del filósofo alemán Jakob Böhme (1575-1625), en la serie Horas con…. libros de sabiduría y belleza. En el prólogo cita las famosas palabras de Böhme:

Aquel para quien el tiempo se ha convertido en eternidad y la eternidad en tiempo, está libre de toda lucha. [3]

 

A.H. de Hartog

A.H. de Hartog

 

Al igual que Böehme, De Hartog encontró conflictos y oposición en su vida, y tal vez se reconoció a sí mismo en esas situaciones.  En su libro El significado de nuestra vida profundiza más en este tema. Escribe:

Tenemos que morir, pero el verdadero morir es la autoentrega al espíritu, de la que nace el misterio al que Böehme se refiere así: 'Quien muere antes de morir, no perecerá cuando muera'. [4]

De Hartog pone el espíritu, o Dios, frente a la naturaleza. Al hacerlo, no quiere decir que la naturaleza no se realice a través del espíritu divino, sino que un ser humano debe dejar atrás la realidad inferior para poder entrar en la realidad superior.

Por lo tanto,

Un ser humano es el punto de inflexión de todos los fenómenos. El orden natural de la autoconservación y egocentrismo debe cambiar al orden espiritual de entrega de uno mismo en el amor. Romper con el instinto natural significa nada menos que hacerse partícipes de la aptitud espiritual y, a través de esta, santificar el instinto natural. (…)

Así, el ser humano transita por el desierto de la naturaleza hacia la tierra prometida del espíritu y asciende desde los valles inferiores del espacio-tiempo, la agitación material, hacia las altas llanuras de lo eterno y espiritual, invulnerables. [5]

De Hartog escribió muchos libros, la mayoría de los cuales han sido olvidados. Pero su pensamiento fue reconocido por dos hermanos, Wim y Jan Leene. Hasta 1917, De Hartog fue predicador en la Iglesia Grande (Groote) o St. Bavo en Haarlem. Los hermanos participaron en cada uno de sus servicios. Pero estaba claro que De Hartog no deseaba tener seguidores; en su opinión, todo ser humano podía ser, según su propia visión, un cristiano independiente, fuerte, con una creencia firme y una persuasión razonable.

Su visión proporcionó una respuesta a los hermanos a la cuestión de la existencia, la relación entre el espíritu y la naturaleza, Dios y el hombre. A través de él encontraron la primera fuente de la que todo emana: el punto donde el espíritu divino toca al ser humano. La fuente que está en el ser más interior.

Los dos hermanos continuaron con el principio de Dios-en-el-ser-humano, que De Hartog les planteó de manera tan clara y realista, y también con la idea de la dualidad que está en todas partes, en el mundo, en el universo y dentro de la humanidad. Todo esto condujo a su concepto de los dos órdenes de la naturaleza.

Así podemos leer en La Gnosis Egipcia:

De todas las criaturas de la naturaleza, solo el hombre es doble, afirma Poimandres. El sistema humano comprende, por una parte, la semilla de la inmortalidad, la chispa de Espíritu, llamada también la Rosa del corazón; por otra parte, el ser humano mortal, la forma natural. No se encuentra ninguna otra criatura que tenga tal carácter doble. [6]

No importa qué idioma sagrado llegó a su conocimiento [7]. Ellos reconocieron este pensamiento básico y comenzaron a su vez a inspirar a la gente. Volvieron a conectar a la gente con las “enseñanzas universales” de todos los tiempos.

Cuán ciertas son las palabras de Arnold Hendrik de Hartog:

Esta es la grandeza de una vida humana: que es un mundo en sí mismo que, incluso cuando ha desaparecido, deja su riqueza como herencia para aquellos que como buscadores intentan encontrar el mismo conocimiento. [8]

 

Biografía

Arnold Hendrik de Hartog fue un teólogo, predicador y profesor reformado holandés.

En 1906 se casó con J.L.G. (Lucrecia) Meyjes. Esta escribió el libro Caminos ocultos y también tradujo del alemán otras obras. Se sintió conectada con las ideas de los cuáqueros.[9] Fue profesora en la Escuela Internacional de Filosofía de Amersfoort, fundada en 1916, entre otros por su marido. Desde 1926 hasta 1930, De Hartog fue profesor especial de Apología del Cristianismo en la Facultad de Teología de la Universidad de Utrecht. A finales de 1930 fue nombrado profesor de Filosofía en el departamento de Religión y Ética de la Universidad de Ámsterdam.

 

Citas

La unidad es la esencia de la vida y del espíritu. La vida y el espíritu significan algo más que la unión, pero se manifiestan en la unión conjunta. (…)

La muerte no vino al mundo por el pecado, en sentido exterior, sino en sentido interior: al rehuir la humanidad el espíritu de vida, que es de Dios.(…)

¡Así somos conducidos a la oscuridad, donde -todavía- habla el Eterno! ¡En el corazón! [10]

En el Movimiento eterno, el portador de la luz brilla en el tiempo, en el mundo y en la humanidad. Esta firmeza en el corazón de la eternidad, este "espíritu firme" de resplandor, es el bien incorruptible que reciben los que pasaron por la muerte, la muerte que apagó la luz terrenal para que resplandeciera la luz celestial. [11]

¡En la humanidad, la materia y el espíritu, la naturaleza superior y la inferior se casan, para que el hombre pueda encontrar entre ellas el tesoro del cielo en la vasija de barro! (…)

Como personalidad, el hombre trasciende la vida natural, instintiva, sin libertad y celebra la libertad del espíritu, donde rompe con el impulso natural, el instinto, la pasión,  y se eleva a sí mismo. (…)

Su personalidad lo abarca todo en cuanto a naturaleza y lo conquista todo en cuanto al espíritu. [12]

Lo que inconscientemente sueña en la manifestación espacio-temporal -los secretos del reino mineral, el surgimiento jubiloso del aroma y color floral, de la planta, flor y fruto, la graciosa movilidad del reino animal-, todo esto llega a su consumación en la conciencia humana y allí se convierte en la alabanza del Eterno. El reino humano debe establecer el reino de la paz a través del descenso del amor divino”. [13]

En el nombre Jesucristo hay dos significados: la vuelta de Dios al hombre y la ascensión del hombre a Dios. (...)

El Cristo universal significa el espíritu vivificante, el principio divino del nuevo nacimiento, el descenso celestial, que desciende y procrea en el linaje de los hijos de los hombres. (…)

El Hijo de Dios se hizo Hijo del Hombre, para que el hombre se hiciese Hijo de Dios. (…)

La revelación de Cristo en Jesucristo, el ciclo de su nacimiento, muerte, resurrección, ascensión, se repite en sí mismo, se continúa, se lleva a cabo como fuerza motriz, como objetivo de la compasión, que brota del amor divino del padre en el hijo, del hijo en el espíritu, del espíritu en la humanidad renacida. Así cierra el anillo de bodas de la eternidad. [14]

La Escritura brilla desde el corazón eterno de la verdad hacia el corazón del ser humano que busca y encuentra a Dios. Las Escrituras contienen, como afirma la Sra. L. de Hartog-Meyjes en el prefacio de su diario 'Caminos Ocultos', la historia del corazón humano que encuentra a Dios. (…)

La palabra de Dios resplandece como lámpara eterna en el santuario secreto del corazón del hombre reconciliado, redimido y glorificado; y al mismo tiempo esta palabra resplandece sobre el ancho mar de la temporalidad como un destello de eternidad. [15]

 

Fuentes

[1] De Hartog, J.: Herinneringen aan mijn moeder [Recuerdos de mi madre], pág. 27-28, Atlas Contacto, Ámsterdam.

[9] Ibíd., pág. 113.

[2] De Hartog, A.H.: Uren entrevista a Jakob Böhme [Horas con Jakob Böhme, una selección de piezas de sus obras], pág. 7, Holanda, Baarn.

[3] Ibíd. pág. 7, Holanda, Baarn.

[4] Ibíd. pág. 46, Holanda, Ámsterdam.

[5] De Hartog, A.H. : De zin van ons leven [El sentido de nuestra vida], pág. 162 a 175, Holanda, Ámsterdam.

[6] Van Rijckenborgh, J.: De Egyptische Oergnosis [La Gnosis Egipcia Original], Tomo 1, pág. 68, Fundación Rosacruz, 50080 Zaragoza, España.

[7] Van Rijckenborgh, J.: La Gnosis Egipcia Original, La Gnosis China, el Nychtemeron de Apolonio de Tiana. Fundación Rosacruz, Zaragoza, España.

[8] Huijs, P,: Geroepen door het wereldhart [Llamados por el Corazón del Mundo], Cita de A.H. van den Brul: ‘J. van Rijckenborgh,  rosacruz moderno y gnóstico hermético’, en Pentagram, año 17e, nr. 2, Rozekruis Pers, Haarlem, 1995.

[9] De Hartog, J.: Herinneringen aan mijn moeder [Recuerdos de mi madre], pág. 113, Atlas, Ámsterdam.

[10] De Hartog, A.H.: De zin van den dood [El significado de la muerte], pág. 11,12,13. 1930.

[11] De Hartog, A.H.: De zin van ons leven [El significado de nuestra vida], pág. 56, Holanda, Ámsterdam.

[12] Ibíd. pág. 13 y 59.

[13] Ibíd. pág. 37 y 55.

[14] De Hartog, A.H.: Christendom, [Cristianismo] pág. 134, 137, 138, 172. 1922.

[15] Ibíd. pág. 66 y 67.

 

back to home pdf share