Seeking, Longing.

Búsqueda

back to home pdf share

Se podría argumentar que la búsqueda es una expresión fundamental de la existencia humana. Pero si es así, ¿qué estamos buscando exactamente como seres humanos? ¿Es estatus social, riqueza, fama, poder, longevidad, etc.? ¿Y sigue nuestra búsqueda  ciegamente las normas de este mundo, sus expectativas? ¿Nos vemos impulsados a seguir tales objetivos indefectiblemente, basando nuestras acciones en el dicho popular "el fin justifica los medios"? Por supuesto que cada uno de nosotros debe responder a estas preguntas por sí mismo, y este “en sí mismo” es un tema que debe considerarse seriamente.

Para algunos de nosotros existe un tipo diferente de búsqueda. Comienza con la sensación de un vago anhelo, una constante insatisfacción con la vida en general, una angustia silenciosa no buscada, un recuerdo lejano de algo perdido. Impulsados por tal anhelo, buscamos valores más allá de los elementos superficiales, y buscamos la Verdad, la Sabiduría, la Justicia, el Amor. Y, por supuesto, hacemos todo lo posible por encontrarlos.  Buscamos entonces a través de esos caminos que nos introducirán en lo que no pertenece inmediatamente a este mundo: exploramos filosofías religiosas, podemos seguir por un tiempo a líderes espirituales, nos asociamos con movimientos esotéricos. Estos profundizan en los misterios de este mundo y nos sentimos atraídos por la promesa de la vida eterna,  seguimos las actividades religiosas que nos prometen un estado superior de existencia, una vida que se eleva por encima de la fugacidad y el vacío de este mundo.

No cabe duda de que estas búsquedas pueden desarrollar un cierto estado moral y racional elevado, pero ¿nos sacan de nuestra situación actual, nos hacen mejores personas? ¿Los valores eternos que anhelamos son realmente alcanzados a través de tales esfuerzos? Por supuesto, todos tenemos una opinión al respecto.

Hay muchos movimientos espirituales que nos prometen el desarrollo de nuestras facultades superiores, nuestras habilidades superiores; el dominio de la mente, por ejemplo, a través de prácticas meditativas, o el logro de la conciencia cósmica, etc. Incluso puede suceder que el individuo que sigue ese camino experimente momentos de 'iluminación', experiencias fuera del cuerpo o alguna forma de conciencia elevada, etc. Pero el buscador también se dará cuenta de que él/ella sigue siendo mortal, la vida no se ha vuelto eterna, sino que sigue siendo transitoria y todas las experiencias se desvanecerán gradualmente en el olvido. La naturaleza, en constante cambio, siempre se impondrá. Los fugaces momentos de satisfacción que podamos sentir pasarán, pero el vago anhelo del corazón permanece. Entonces, ¿cuál es la solución a este dilema interno?

Muchos de nosotros nos encontramos en una encrucijada. A través de nuestra búsqueda, con los medios y oportunidades que ofrece este mundo, hemos sido llevados a una barrera, una frontera, y este camino ha perdido su promesa, su atractivo. La experiencia nos muestra que este mundo no puede satisfacer nuestro más profundo anhelo. Todas las autoridades externas han perdido su poder sobre nosotros, pero seguimos insatisfechos. Sin embargo, no todo en este camino es una pérdida, porque también ha surgido una percepción más profunda, una percepción que nos lleva hacia adelante a través del laberinto de engaños de este mundo. En algún momento se responde al anhelo de nuestro torturado corazón y nos encontramos ante algo inesperado, algo completamente diferente a lo que habíamos imaginado.

Hay una enseñanza que nos dice que nuestro guía está dentro de nosotros mismos, que una escuela espiritual existe para ofrecer principalmente dirección y apoyo espiritual, y que cada uno debe hacer su propio camino, a su propio ritmo, con plena conciencia de sí mismo. Este camino interior conduce al despertar de un nuevo ser dentro de nosotros, un alma espiritual procedente de una realidad superior;  si deseamos progresar en este camino, como individuos de esta naturaleza, debemos entregarnos a este ser superior y fusionarnos con él.

Puede ser que esta realidad sea tan diferente de nuestras expectativas que podamos sentir como si algo dentro de nosotros se rebelara contra ella, se negara a aceptarla. Podríamos pasar muchos años evitando la realidad de este camino debido a esta resistencia interna. Puede ser que nos encontremos acercándonos al final de nuestra vida y veamos que no hemos aprovechado las oportunidades que se nos han brindado, y veamos este camino como si aún estuviera por llegar, como una vaga promesa.

Sin embargo, mientras luchamos contra esta resistencia, ese anhelo no nos deja descansar, sino que nos empuja a dar el siguiente paso. ¿Estará en un camino ofrecido por una escuela espiritual? ¿Y de dónde viene esa silenciosa voz que nos guía, ese vago anhelo que nos impulsa a través de la vida? Todos debemos responder estas preguntas por nosotros mismos y seguir nuestro corazón en este viaje de toda la vida.

back to home pdf share