Crisis

Crisis en la brecha entre dos eras

back to home pdf share

El hombre es doble por naturaleza. En él cohabitan dos mundos: vive en el mundo del alma física y recibe impulsos del mundo del alma espiritual todos los días. Así, su vida transcurre en el área de tensión entre dos desarrollos que no podían ser más diferentes. Desde el momento del nacimiento, el cuerpo comienza a envejecer. Es un sistema vivo, auto-organizado, que existe en interacción con su entorno, recoge experiencias y disminuye lentamente en el aspecto energético. En el aspecto espiritual-emocional, el camino se extiende exactamente en la dirección opuesta. Si los impulsos de dicho aspecto son tomados e implementados, la persona se vuelve más joven en su condición interior. En la Biblia esto se describe con el dicho: "Si no os volvéis como niños, no podéis entrar en el reino de los cielos." Crisis, enfermedad y curación tienen significados muy diferentes dependiendo de cuál de los dos caminos consideremos.

"No hay vida sin crisis": esta es la experiencia normal para muchas personas. Las crisis se experimentan de manera muy diferente. Típicas de nuestro tiempo son crisis que afectan a gran parte de la humanidad, como resultado de un mundo fuertemente interconectado.  Los movimientos por la paz, el debate ecológico o el movimiento "Black Lives Matter" (La vida de los negros importa) los experimentamos como fenómenos mundiales que se expanden en muy poco tiempo.

La búsqueda constante de un nuevo equilibrio

Las crisis típicas son enfermedades del cuerpo. Hipócrates, un médico griego que vivió 400 años antes de Jesucristo y que todavía tiene una gran influencia en la medicina actual, reconoció cuán fuertemente fue influido por la superstición el conocimiento de las enfermedades y su curación en su tiempo.  Al observar sobriamente los síntomas, eliminó la enfermedad de la superstición y creó el comienzo de un arte de curación racional.

Para él, la enfermedad era el resultado de un desequilibrio. Vio en la sintomatología el intento del cuerpo de volver a equilibrar sus funciones. La enfermedad era una expresión de los poderes de auto-curación que necesitaban ser apoyados. Por lo tanto, si una peonza gira a alta velocidad, similar a un cuerpo que está en plena posesión de sus poderes, es difícil que pierda el equilibrio. Si la velocidad de rotación disminuye, comienza a caer y es más fácilmente arrojada fuera de su curso. Al igual que una peonza, el cuerpo siempre se esfuerza por un equilibrio armonioso. Es un complejo sistema de equilibrio. Muchas de sus reacciones auto-organizadas y auto-reguladas todavía son desconocidas actualmente.

Echemos un vistazo a sistemas de equilibrio muy simples. En química conocemos las llamadas estructuras amortiguadoras o disipadoras. Estas son soluciones de compuestos químicos que se intercambian entre sí y desarrollan patrones de reacción estables. Su equilibrio y, por lo tanto, su "salud", depende del intercambio con el medio ambiente. Por ejemplo, necesitan energía para mantenerse estables, y envejecen y migran, pasando por crisis, a nuevos estados de equilibrio.

Actualmente estamos experimentando que la humanidad, al igual que  las estructuras amortiguadoras, ha construido un patrón de reacción que cuesta más energía de la que la Tierra puede producir en un estado saludable. Esto da lugar a crisis en las que los patrones cambian y todo el sistema busca nuevos estados de equilibrio.

La vida significa auto-organización y adaptación a condiciones de vida en constante cambio. Crisis y nuevo equilibrio se reemplazan constantemente entre sí. Normalmente, el equilibrio es un estado estático sin cambios externos. Esto nunca se logra, excepto en el caso de una disolución completa de todas las partículas de materia involucradas. Todo lo que vive, desde organismos unicelulares hasta sistemas planetarios, sigue el proceso de adaptación constante. En el caso del universo, la mayoría de los científicos asumen que todo comenzó con un "big bang" y un día perecerá en la "muerte por calor", el equilibrio absoluto.

Mirando al ser humano, se podría comparar el nacimiento material con el "Big Bang" y la disolución final del cuerpo material con la muerte por calor. En medio, el hombre vive su vida entre la crisis y el equilibrio.

¿Quién crea las nuevas condiciones básicas?

Ilya Prigogine descubrió que las estructuras amortiguadoras cambian cuando se cambian sus condiciones básicas. ¿Quién cambia las condiciones para la humanidad? Hasta cierto punto, es la propia humanidad, con su espíritu inventivo y la necesidad de cubrir  sus necesidades. Se habla del comienzo del Antropoceno como un nuevo período en la historia de la Tierra. Pero el factor cambiante también puede ser esa fuerza misteriosa que en última instancia mueve todo el Cosmos.

El físico Max Planck resumió la conexión entre ciencia, filosofía y religión en estas palabras:

“Como físico que he dedicado toda mi vida a la ciencia sobria, al estudio de la materia, ciertamente estoy libre de la sospecha de ser tomado por un espíritu enjambre. Y así, después de mis exploraciones del átomo, digo esto: "No existe la materia como tal. Toda la materia se origina y existe solo en virtud de una fuerza que hace vibrar las partículas atómicas y las mantiene unidas para formar el sistema solar más pequeño del universo. Sin embargo, como no hay ni una fuerza inteligente ni una fuerza eterna en todo el universo, no es posible que la humanidad invente la tan anhelada máquina de movimiento perpetuo, por lo que debemos asumir la existencia de un espíritu inteligente y consciente detrás de esta fuerza. Este espíritu es la fuente de toda materia".

Y además:

"No es la materia visible y transitoria la materia real, verdadera y actual -porque sin el espíritu, la materia no existiría en absoluto- pero el espíritu invisible inmortal es lo verdadero. Esta realidad espiritual está en el comienzo de toda consideración en la filosofía o la religión. En el científico a menudo aparece al final de su investigación".

La teósofa y autora Alice Bailey, que fue contemporánea de Max Planck, pensó en la ciencia más desde la filosofía o la teosofía. En su Tratado sobre los Siete Rayos desarrolló un punto de vista con el que buscaba arrojar más luz sobre el funcionamiento de este espíritu invisible. De esta manera, describe cómo los patrones de radiación emergen de la fuente trascendental -la fuente primordial, como la llamó Max Planck- con la que se pueden explicar los cambios en el espíritu de los tiempos. Estos patrones no son estáticos, sino que cambian constantemente, creando continuamente una atmósfera diferente a la que la humanidad debe adaptarse. La adaptación suele producirse a través de las crisis.

Desde un punto de vista astrológico, la historia humana se divide en grandes períodos de tiempo durante los cuales un patrón básico de radiación permanece relativamente constante. Acabamos de dejar la Era de Piscis y ahora estamos bajo las primeras influencias de la Era de Acuario.

En la brecha entre dos eras

Es típico de nuestro tiempo que los viejos valores, que fueron decisivos para el desarrollo anterior, pierdan su poder y se desarrollen nuevos ensayos de valor. Vivimos durante un cierto tiempo como en una "brecha" entre dos eras, en la que nada realmente se sostiene. Las hojas "viejas" se esfuman y la "nueva" aún no está ahí. No es de extrañar que nuestro tiempo se vea sacudido por crisis y traiga consigo mucha inseguridad y miedo para una parte de la humanidad; y un fuego de artificio de nuevas ideas para la otra parte. Pero es emocionante vivir en un tiempo así. Muchos síntomas de esta crisis se perciben como una enfermedad para la que se debe encontrar una cura. En la prensa diaria aparece el término "sociedad enferma" una y otra vez. Un ejército de terapeutas está buscando posibilidades de curación en los campos físico, psicológico o social para enfermedades a menudo misteriosas.

El filósofo ruso Alexandre Kojève, que enseñó en París en la década de 1930, acuñó en sus estudios sobre Hegel el concepto del hombre como animal post-histórico, que vive en un "presente eterno", considerando este tipo de períodos. Habló de una "burbuja de eternidad" para caracterizar la atmósfera entre dos eras.

Las polaridades típicas de nuestro mundo anterior se debilitan o desaparecen por completo. En la polarización del hombre y de la mujer aparece el concepto de género. En muchos lugares, nuestra sociedad adquiere un carácter andrógino.

Las polaridades políticas también están experimentando cambios rápidos. La idea de Kojève de la "burbuja de eternidad" deja claro que, en una fase de transición como esta, en la que las personas ya no están plenamente en las garras de los patrones colectivos de comportamiento, la eternidad puede tener más fácilmente un efecto en ellos. El sueño de un “desarrollo eterno de gloria en gloria” se eleva. En la materia surgirá lo que solo es posible en el reino del espíritu. La burbuja de la eternidad de Kojève es la realidad entre dos eras, que poco a poco está llegando a su fin, ya que la naturaleza del alma espiritual no se puede realizar en el mundo material.

Una polaridad milenaria

La dualidad del ser humano se hace particularmente clara en una época como la nuestra. Es una de las antiguas polaridades que se revelan en tiempos como los nuestros. Experimentamos especialmente clara la enorme tensión entre el alma espiritual y el alma material en nuestro ser interior. ¿Cómo podemos usar esta tensión de forma constructiva?

El aspecto del alma material del ser humano parece estar debilitado; su intensa influencia en la materia está inhibida. La materia, en su peculiaridad, entra en la conciencia sin historia. Quien no llega a acallarla, quien sigue tratando de hacer su vida lo más agradable y cómoda posible y mantenerla al nivel que una vez alcanzó, entrará en crisis. Tal vez, inconscientemente, el polo espiritual-emocional del ser humano es la causa final de todo esto, porque, aunque tiene un fuerte efecto a través del espíritu actual de la época, realmente no alcanza la conciencia mientras esté atrapado en el mundo material. Trata de sacar al hombre del envejecimiento del alma material para que pueda bañarse en la Fuente espiritual de la Juventud.

Por lo tanto, hay dos desarrollos que van en direcciones opuestas. El mundo material sigue la ley de la entropía y las edades. Siempre está buscando un nuevo equilibrio bajo la influencia de fuerzas energéticas decrecientes.

Desde un punto de vista espiritual, el desarrollo es contrario a la entropía y permite que la persona que se esfuerza espiritualmente se vuelva más joven en su condición interior. Experimenta el espíritu como una fuente de juventud.

En ambos sentidos hay un cambio constante entre la crisis y el equilibrio. Paso a paso se debe desarrollar un nuevo equilibrio, y las crisis intermedias se entenderán como fases de curación y cognición. En el lado material, esto conduce a la constatación de la fugacidad de toda vida y, en la estructura espiritual, lleva al hombre a la conciencia de unidad con todo lo que existe y no existe.

Sanar en el sentido físico significa permanecer flexible y adaptable y fortalecer la tonicidad, una y otra vez, a través de una actitud sabia hacia la vida. El envejecimiento y la muerte son una parte integral de la vida. Espiritualmente, significa vivir la tonicidad que conduce a la unidad con lo Divino-Espiritual y, así, a la unidad con todos los sistemas vivos.

Por lo tanto, la curación siempre significa algo diferente dependiendo del punto de vista y de la condición de uno. Según su esencia más profunda, es el desarrollo de una tonicidad lo que permite a la conciencia mediar libremente entre los dos polos de la humanidad para expresar todo el potencial de las ideas divinas.

 

Fuentes:

Biblia: Mateo 18,3.

https://berühmte-zitate.de (Max Planck)

Erich Jantsch: The self-organisation of the universe: From the Big Bang to the human spirit (La auto-organización del universo: Del Big Bang al espíritu humano), 1979.

Alice Bailey: Tratado sobre los siete rayos, Editorial Sirio, 1990.

Ilya Prigogine: From being to becoming (Del ser al devenir), 1992.

https://www.nzz.ch/meinung/nach-corona-das-ende-der-geschichte-ist-zu-ende-ld.1556521

back to home pdf share