zen

Cuatro entrevistas sobre el verdadero yo - Parte 2: Abad Muho (Budista Zen, Japón)

back to home pdf share

LOGON: El camino espiritual conduce al verdadero yo. ¿Qué significa para usted el verdadero yo?

Muho: El cuestionario comienza con una afirmación audaz: el camino conduce al verdadero yo. Aquí uno podría haber dicho con la misma facilidad: el camino viene del verdadero yo. O: el verdadero yo recorre el camino. En el Zen, se habla del anillo del camino. El verdadero yo es el principio y el final de este camino. Cuando me pregunto cuál es mi verdadero yo, el verdadero yo se mira a sí mismo a los ojos.

¿Quién es el hombre antes de que el verdadero yo se realice?

El hombre nunca fue  estuvo separado del verdadero yo. Probablemente, alrededor del segundo año de vida, poco a poco, aprende a identificarse con el papel que el juego de la vida le tiene reservado. Aprende a decir "yo" y "tú". Luego, unos años más tarde, se pregunta: "¿Por qué soy "yo"? ¿Por qué no alguien más? ¿Por qué estoy en el mundo? ¿Y quién plantea esta pregunta?" Muchas personas hacen tales preguntas incluso cuando son niños. El verdadero yo resuena en tales preguntas, un recordatorio de la condición antes de que uno se hubiera identificado con su papel como ser humano.

¿Quién es uno después? ¿Se trata de despertar o de una transformación del ser, o...?

Antes y después, uno es el verdadero yo. Y nótese bien: incluso después, uno sigue siendo un ser humano. Se trata de vivir enteramente como ser humano sin olvidar el verdadero yo, que está antes de la identificación. Uno juega el juego de nuevo, pero ahora uno sabe que es solo un juego.

¿Se puede decir algo acerca de quién recorre realmente el camino?

El hombre no caminaría por el camino si el verdadero yo no lo hubiera enviado por él. El verdadero yo no podría recorrer el camino a menos que el hombre le diera los pies.

¿Cómo valoras la importancia de la realización del yo para la vida diaria? ¿Y para la humanidad en general?

Cuando observa el juego desde fuera, el ser humano reconoce que ganar y perder no tienen sentido. Ahora puede jugar con nuevas reglas. Estas son las reglas de un Bodisatva: dar, hablar palabras de amor, estar allí para los demás, no hacer distinciones.

Con estas nuevas reglas, el juego es más divertido. La esperanza de uno es abrir también los ojos de los otros jugadores. Ayudarlos a recordar su verdadero yo, para regresar al estado anterior  a que fuera, simplemente, una cuestión de ganar o perder.

Gracias, Sr. Muho, por esta entrevista.

 

Abad Muho

Muhô nació en Berlín, Alemania, en 1968 con el nombre de Olaf Nölke. Estudió filosofía, japonés y física. Durante sus estudios visitó Japón durante un año, seis meses de los cuales los pasó en el monasterio zen de Antaiji, donde fue ordenado, más tarde, monje. En 2002 sucedió a su maestro como abad del monasterio. Escribe ensayos, libros, y hace traducciones, incluyendo los escritos de Kôdô Sawaki, el predecesor de su predecesor.

 

back to home pdf share