Healing

Curación espontánea. ¿Cómo es posible?

back to home pdf share

El Dr. Bernie Siegel, profesor de la Escuela de Medicina de Yale y cirujano en dos hospitales, se sintió extremadamente frustrado debido a la desesperanza de los pacientes con cáncer que operó y a la reiterada frase de que no se podía hacer nada más por un paciente. Después de un cambio interno radical, comenzó a estudiar a personas que "simplemente" se curaban, aun cuando científicamente fuese inexplicable. Según él, entre el 15 y el 20% de los pacientes se niegan a ser víctimas. Estas personas exigen dignidad y participación, cualquiera que sea el curso de la enfermedad. Siegel argumenta:

Un milagro, como puede ser la remisión permanente del cáncer, es raro; es un hecho valioso y no debe descartarse como un logro inesperado. Y si un paciente puede hacerlo, no hay razón por la que otros no puedan hacerlo. Me di cuenta de que la medicina estaba estudiando sus fracasos, mientras que debería haber aprendido de sus éxitos.

La investigadora bioquímica Caryle Hirshberg y el editor de la revista estadounidense Psychology Today, Marc Ian Barash, también abordaron este tema, estudiando los factores psicológicos y sociales involucrados en el desarrollo y la curación de enfermedades. El Helen Downing Institute, en los Países Bajos, también se ocupa de este tema en profundidad.

Lo que los investigadores antes mencionados concluyeron es que la fuente de curación reside ante todo en el paciente. Hay un cierto estado de ser que juega un papel en todos los casos estudiados de curación espontánea: se trata de personas que pueden aceptar el diagnóstico, pero no el pronóstico. Personas que asumen la responsabilidad de sus propias vidas, incluida su curación. Un cambio de vida como el que Siegel había experimentado en sí mismo es el resultado de esto mismo.  A menudo este cambio va precedido de un período violento, una catarsis; por ejemplo, en forma de una infección violenta con fiebre alta o un arrebato emocional, lo que no siempre hace a la gente 'más agradable'. Entonces establecen límites y, a menudo, toman decisiones de largo alcance con respecto a su vida privada o a su trabajo. Familiares demasiado tristes tienen que abandonar temporalmente el entorno familiar, o se dice adiós a una carrera llamativa porque no los hace felices. Más adelante, tal cambio da lugar a relaciones más cordiales.

No son las personas apacibles las que siempre hacen todo por todos, no son los dóciles los que tienen más posibilidades de una remisión espontánea, sino las personas que descubren su propia autonomía. Para el personal médico estas son, a menudo, clientes molestos que hacen preguntas, sobre todo, rechazan tratamientos, quieren mejorar su propio archivo médico o mostrar que ellos mismos ‘lo’ saben mejor. Y así son las cosas. Son, según Hirshberg y Barash, personas leales a sí mismas, o a su Ser, a menudo recién descubierto. Por otro lado, Siegel argumenta que hay personas que son tan obedientes que cuando el médico dice:

Aún te quedan dos meses de vida,

mueren al día siguiente de los dos meses. Por el contrario, esto no significa que las personas obedientes no tengan la oportunidad de sanar, ni que las personas problemáticas sanen. Estas son tendencias generales que son observadas por todos los investigadores. Pero hay más: un ambiente amoroso y solidario, por ejemplo. Las cosas obvias, como el ejercicio y la alimentación saludable, pueden desempeñar un papel, si eso es lo que la persona autónoma elige, pero también pueden optar por continuar con un estilo de vida poco saludable y seguir sanando.

Nadie puede aprender a ser así, porque la imitación no funciona; tiene que venir de dentro. Siegel decidió continuar su profesión, pero de una manera completamente diferente. Puso su escritorio contra la pared para encontrarse con pacientes en igualdad de condiciones, les permitió llamarlo por su nombre de pila y se dedicó por completo a fortalecer la autonomía y las posibilidades positivas de la persona enferma.

Hirshberg y Barash, en su libro Remarkable Recovery (Notable recuperación) expresan lo que las curaciones extraordinarias nos dicen acerca de recuperarse y mantenerse bien[1]:

Tal vez el sistema de curación no está regulado por nosotros mismos, sino que es, en el sentido más fundamental del término, nuestro yo, el impulso de la totalidad que surge del terreno más profundo de nuestro ser, nuestro anhelo de congruencia.

Siegel cita el libro de Platón Amor, Medicina y Milagros. Lecciones aprendidas sobre la auto-curación de la experiencia de un cirujano con pacientes excepcionales[2], del Libro IV de sus Leyes[3]:

¿Alguna vez te has dado cuenta de que hay dos clases de pacientes... esclavos y hombres libres? Y los médicos de los esclavos corren de un paciente a otro, recetando constantemente medicamentos. Este tipo de médicos nunca hablan con sus pacientes ni les dejan hablar de sus síntomas. El médico del esclavo prescribe lo que la experiencia enseña como si tuviera conocimiento exacto, y cuando ha dado sus órdenes, como un tirano, corre con la misma confianza en sí mismo al próximo siervo enfermo. (...) Pero el otro médico, que es un hombre libre, cuida y visita a personas libres; hace preguntas profundas, se remonta en el tiempo y busca la naturaleza del trastorno; entra en discusión con el paciente y sus amigos, inmediatamente recibe información del enfermo y, al mismo tiempo, le da instrucciones lo mejor que puede; y no le recetará nada hasta que lo haya convencido primero. (...) Si uno de los médicos que tratan a sus pacientes como esclavos se encontrara con uno de los médicos que se acercan al paciente como un ser humano y lo escuchara hablar con su paciente usando un lenguaje que a veces suena casi filosófico; si lo escuchara discutir el proceso de la enfermedad desde el principio y lo escuchara discutir la naturaleza total del cuerpo, entonces estallaría en una risa alegre. Él diría lo que la mayoría de los que se llaman médicos opinan: 'Hombre tonto, no curas al enfermo, le enseñas, y él no quiere ser médico, quiere curarse'.

Un ejemplo de Amor, Medicina y Milagros:

En su adolescencia, Louise tuvo cáncer de ovarios con metástasis en el abdomen y los pulmones. Su oncólogo le 'dio' de seis a doce meses de vida con quimioterapia. Ella le dijo que solo Dios sabía cuándo había terminado su tiempo y tomó su vida con sus propias manos. Se fue de casa debido a dificultades, buscó un apartamento y gastó sus últimos diez dólares colocando un anuncio en el que se ofreció a ayudar a otros pacientes con cáncer. En un momento dado, su oncóloga había rechazado un tratamiento adicional porque ya se había ido "demasiado lejos", pero seis meses después de haber seguido su propio camino, todos sus tumores habían desaparecido. Su médico estaba tan conmovido que no podía decírselo en voz alta, pero con lágrimas en los ojos le acercó una receta de prescripción, en la que había escrito: "Tu cáncer se ha curado". El día que debería haber muerto, Louise le escribió una nota alegre con la pregunta: '¿Dónde debo enviar el ataúd?'

En Notable Recovery está la extensa historia de la muy saludable vida de  Suzanna McDougal, en la que se encontró un tumor ovárico del tamaño de un feto de cuatro meses de edad. La paciente no tenía en absoluto objeciones a la medicina convencional, pero se negó a que le extirparan el útero. Se le extirpó un quiste, además de un ovario.

“No veo un hospital como un hogar de convalecencia, así que me fui a casa tres días después de esa gran operación abdominal”, dice orgullosa. Tres días más tarde, le dijeron por teléfono que era una forma agresiva de cáncer y de rápido progreso y que tenía que volver inmediatamente para que le extirparan el útero. Ella se lo pensó y en su lugar decidió vivir una vida extremadamente saludable, haciendo, entre otras cosas, lo que todo el mundo siempre la había desaconsejado: cantar. El pronóstico aún resultó ser muy sombrío: un nuevo tumor en el ovario que le quedaba. McDougal duplicó sus esfuerzos y comenzó a visualizar vívidamente, entre otras cosas, que estaba montando a caballo. En su próxima visita al especialista, no había rastro de su tumor. Su médico escribió: "Esta paciente es sabia, inteligente y decidida a probar remedios alternativos y no convencionales para su cáncer de ovario tratado. Hasta ahora, ella ha tenido éxito, ya que no hay evidencia de que el tumor esté regresando. Está dispuesta a aceptar los riesgos y reconozco que tiene derecho a decidir su propio destino.

También conocemos curaciones espontáneas de cerca: un amigo sufría de epilepsia cuando era niño. Cuando tenía dieciséis años, esta dolencia se manifestó de forma violenta. Tomó medicación durante dos años y luego conoció a una mujer cuya influencia lo puso en el camino de la espiritualidad. Empezó a pensar diferente y le preguntó a su médico, una mujer normalmente agradable, si podía reducir la medicación y podía curarse con homeopatía.

En ese momento, el médico rompió mi tarjeta de datos y me dijo que ya no tenía acceso a ser atendido, y que esto significaría mi muerte. Después de eso nunca tuve más convulsiones, solo la ausencia ocasional y la sensación de perder el control de mí mismo. Dejé que fluyese y desapareció lentamente.

Su hija tenía una forma aun más severa de epilepsia, en la que caía casi a diario, incluso en mitad del tráfico. Los médicos querían operar su amígdala (parte del sistema límbico en el cerebro). Ella rechazó la operación y a los pocos meses aprendió con biorretroalimentación a prevenir sus convulsiones. Lo que le queda es que, de vez en cuando, se ve o se ríe de forma un poco extraña, pero ya no tiene convulsiones.

Además, el siguiente testimonio sobre la capacidad de autocuración del cuerpo nos llegó de cerca:

Después de mi ataque al corazón, había decidido seguir los consejos de los cardiólogos para que me hicieran dos baipases y me operaran. Dos vasos estaban demasiado obstruidos y/o calcificados. El día antes de la cirugía me quedó claro que el primer baipás se estaba haciendo en el propio corazón, mediante el uso de material del corazón, pero que para el segundo baipás tenía que utilizarse un vaso sanguíneo de otra parte de mi cuerpo. Para ello se dibujó una línea fuerte en mi pantorrilla derecha. Al día siguiente de la operación, el cirujano vino a decirme que el segundo desvío no se había realizado, porque el propio corazón había hecho una nueva conexión para el flujo sanguíneo y él mismo vino a mostrarme la ubicación de esa nueva conexión.

El equipo quirúrgico respondió feliz y con asombro ante este desarrollo.

 


 

[1] C. Hirshberg y M.I. Barash: Remarkable Recovery (Notable Recuperación): Lo que las curaciones extraordinarias nos dicen acerca de recuperarse y mantenerse bien, Riverhead Books, 1996.

[2] B. Siegel: Love, Medicine and Miracles (Amor, Medicina y Milagros). Lecciones aprendidas sobre la auto-curación de la experiencia de un cirujano con pacientes excepcionales, William Morrow & Company, 1998.

[3] Platón: Leyes, Volumen I: Libros 1-6, Biblioteca Clásica 187, Harvard University Press, Cambridge,1926.

back to home pdf share