Mirror illusion

Del sueño a la realidad

back to home pdf share

Eh, piensa, ¿qué fue eso? Pero no lo descubre. No era una voz con sonido y, sin embargo, era como si le hablara un conocido cercano. No tiene nada para entender qué sucedió, pero no puede dejar de pensar en ello. ¿Por qué, se pregunta, debería despertar? No estaba dormido, ¿verdad? Sin embargo, el mundo ya no es como antes, porque mira las cosas de manera diferente. La rutina se ha ido por completo; ahora su vida está llena de preguntas.

Tal experiencia es realmente posible. Es similar a lo que le sucede a Jim Carey, como Truman, en la película "El show de Truman"; él simplemente está viviendo su vida y de repente una bombilla cae del cielo. No hay nada que ver allá arriba y, sin embargo, cae una lámpara del cielo. A partir de ese momento, Truman ve que las mismas personas siguen diciéndole el mismo tipo de cosas, que el mundo que lo rodea resulta ser una obra de teatro y que él se ha salido de su personaje. Todo lo que le gustaba hasta ahora ya no es de su agrado y quiere salir.

Otro ejemplo: hay un documental alemán sobre un chico de unos diecisiete años que es encontrado un día en la playa con amnesia total. Sus amigos hicieron el documental. El niño estaba cerca de su casa y todos lo reconocieron, pero él no se reconoció. Miró al mar con ojos nuevos y dijo: "¡Qué energía!" Como sus amigos y familiares, sus compañeros y vecinos lo conocían bien, se dirigían a él como era, o al menos, como había sido. Pero era totalmente diferente. No le gustaban las cosas que antes le encantaban, como ir al café con sus amigos. Tenía gustos completamente diferentes, así que se estaba reinventando por completo. Podía pensar bien, pero todo era nuevo. No tenía discapacidades por el evento. Una nueva persona, pero ¿quién había sido antes? ¿Cuál fue su vida "anterior", un sueño?

Según Don Miguel Ruiz, un tolteca cuya familia, dice, ha conservado la antigua sabiduría tolteca para esta época, este es de hecho el caso. En su libro Los cuatro acuerdos [3], lo expresa de esta manera:

La gente sueña todo el tiempo. Pero antes de que naciéramos, las personas que nos precedieron ya habían creado un gran sueño, por así decirlo, para todos, al que llamaremos el sueño de la sociedad o el sueño del planeta. El sueño del planeta es el sueño colectivo de miles de millones de sueños personales más pequeños que juntos crean el sueño de una familia, el sueño de una comunidad, el sueño de una ciudad, el sueño de un país y, finalmente, el sueño de toda la humanidad. El sueño del planeta incluye todas las reglas de la sociedad, sus creencias, sus leyes, sus religiones, sus diferentes culturas y formas de ser, sus gobiernos, escuelas, eventos sociales y festivos.

Nacemos con la capacidad de aprender a soñar y las personas que nacieron antes que nosotros nos enseñan a soñar de acuerdo con el sueño de la sociedad.

Sin embargo, una vez que comenzamos a despertar, podemos elegir cómo proceder. Podemos cambiar tan completamente que somos verdaderamente nuevos. Entonces, ¿sigue siendo un sueño? Tal vez lo sea. Un grupo de indígenas de Malasia, los Senoi ("la gente de los sueños"), se hizo repentinamente famoso en la década de los setenta, especialmente en Estados Unidos. Los sueños ocupan un lugar importante en sus vidas. Siempre se interpretan positivamente. Por ejemplo, si un niño allí sueña que lo persigue un tigre (lo cual es para ellos un verdadero peligro), los ancianos le dicen que no tenga miedo al tigre y que la noche siguiente lo venza en su sueño con un palo o una lanza. Si no es lo suficientemente fuerte, debe llamar a un amigo en su ayuda. Si sueña con un incendio, escuchará que se puede apagar un fuego con agua. Los Senoi se destacan además por ser muy equilibrados y casi nunca agresivos.

Los psicólogos aprovecharon la oportunidad y comenzaron a enseñar a las personas a soñar "con lucidez" y a cambiar sus sueños. Como suele ser el caso, con las características naturales descubiertas de otros pueblos, se desarrolló un método y se desarrollaron todo tipo de intentos de control de los sueños que estaban muy alejados del original Senoi. La gente empezó a volar en sus sueños, proyectando todos sus propios deseos. Aprender a soñar con lucidez se convirtió en un deporte en el que podías satisfacer tus propios deseos de muchas maneras, incluso de noche. La pregunta sería aquí si toda esta manipulación no pasa por alto la función de la noche y del sueño. Mientras que la noche debe ser el dominio del alma por excelencia, superar los miedos es algo muy diferente a hacer viajes de placer llevando consigo la conciencia diurna.

El sueño del cuerpo es la lucidez del alma,

dice Hermes Trismegistos a su discípulo. También con la interpretación de los sueños se puede ir en todas las direcciones; se puede comenzar a buscar el significado de los símbolos, mientras que esos símbolos en el fondo de la conciencia quizás tendrían un efecto completamente diferente, si los dejara solos.

Hay sueños impresionantes, de los que al despertar uno se da cuenta de que le deparan algo muy especial, aunque realmente no sepa lo que significan. Muchos años después, tal significado puede volverse claro de repente, especialmente si usted no se inventa una explicación porque quiere saber.

Por supuesto, la pregunta es, si se ha 'despertado', ¿está realmente despierto, o hay otro nivel de despertar por encima de usted, y quizás otro más por encima de ese nivel y, de nuevo, por encima de ese? Bien puede ser, pero no tendría sentido tratar de forzar tal ascenso, porque, así como un bebé se convierte en un niño pequeño y un niño pequeño se convierte en un niño en edad preescolar, hay un crecimiento natural también de la conciencia. Aquellos que manipulan esto solo se hunden en un sueño aún más profundo.

De niña, la escritora Elisabeth Haich soñó que era hija de un faraón y que su tío era sumo sacerdote. Quería convertirse en sacerdotisa y en su libro Iniciación [1] describe una prueba a la que tuvo que someterse, yaciendo en un sarcófago, durante la cual aparecían imágenes ante su conciencia. Ella cedió a la tentación de un hombre y lo que sucedió fue que realmente tuvo que vivirlo. Así que puedes imaginar que estamos realmente en la Tierra para aprender a resistir todas esas tentaciones y empezar a vivir como queremos ser en lo más profundo de nuestro corazón: sacerdotes y sacerdotisas de la Luz, reyes-sacerdotes y reinas-sacerdotisas. Ahora bien, hay muchas tentaciones y "la carne" suele ser débil. Eso hace concebible que la verdadera esencia de un ser humano deba 'vivir' muchos sueños antes de que todos los aspectos se mantengan fuertes y firmes. Pero no tenemos que hacerlo solos. Todas las personas despiertas, de cualquier nivel, ayudan a los durmientes y soñadores con la intuición, si están abiertos a ella.

Y con fuerza. Con un poder que es más fuerte que la tentación, pero que solo se obtiene si se lo pide y que se desvanece en el fondo si no se usa.

Eso es algo muy diferente a tratar de mejorar tu personalidad, o tu posición, o ser más feliz, aunque esto último es una consecuencia natural de cada paso dado en ese camino verdaderamente beneficioso de la vida. Beneficioso, no solo para el que lo recorre, sino para todo y todos los que pasan. Son tocados por el resplandor de la luz que puede habitar en tal persona. Cuanto más avanza, viviendo de acuerdo con sus percepciones, más poderoso es el resplandor. Y así como el Sol no es una esfera que podemos ver a lo lejos con unas gafas especiales, sino un núcleo de luz que también nos toca, en el que por tanto estamos, así la radiación de una persona iluminada llega cada vez más lejos, infinitamente lejos, para iluminar a todos aquellos cuyo corazón está abierto, aunque sea un poco.

Para el soñador, el sueño es real en ese momento. Y aquello de lo que él es consciente, puede actuar. Entonces se acerca al despertar y solo puede volver a hacer lo mismo, siempre tratando de actuar correctamente, de acuerdo con las percepciones que tiene. Eso es crecimiento, y eso es realidad.

Un estracto del Evangelio de la Verdad, de Valentín [2]

¡Alegría para el hombre que se reencuentra a sí mismo y despierta!

De este modo eran ignorantes del Padre, a quien no veían. Puesto que existía terror, turbación, inestabilidad, incertidumbre y división, eran muchas las ilusiones por causa de aquellas y las vacuas ficciones, como si estuvieran sumergidos en el sueño y se encontraran en sueños inquietantes. Bien huían a algún lugar, bien se daban vuelta extenuados después de perseguir a otros, bien daban golpes, bien los recibían, bien caían desde grandes alturas, o bien volaban por el aire, aunque sin poseer alas. A veces les sucede (como) si alguien fuese a matarlos, aunque nadie los persiga, o bien como si ellos mismos mataran a sus vecinos, porque se encontraron manchados con su sangre. Una vez que los que pasan por estas cosas se despiertan, nada ven, aunque estaban en medio de todas estas confusiones, puesto que nada son. Semejante es el modo de los que han rechazado la ignorancia lejos de sí como sueño, no considerándola como nada,  ni teniendo en ninguna consideración sus obras como algo sólido, sino que las abandonan como un sueño en la noche. El Conocimiento del Padre lo aprecian como el amanecer. De esta manera han actuado cada uno de ellos, como si hubieran estado dormidos mientras eran ignorantes. Y éste es el modo como ha <llegado al Conocimiento>, como si se despertara. ¡Feliz el hombre que se vuelva (hacia sí) y despierte!

Fragmentos de Los Cuatro Acuerdos [3]

Nacemos con la capacidad de aprender a soñar, y los seres humanos que nos han precedido nos enseñan a soñar de la forma en que lo hace la sociedad. Este sueño externo tiene tantas reglas que, cuando nace un niño, captamos su atención para introducir estas reglas en su mente. El sueño externo utiliza a mamá y papá, la escuela y la religión para enseñarnos a soñar.

La atención es la capacidad que tenemos de discernir y centrarnos en aquello que queremos percibir. Percibimos millones de cosas simultáneamente, pero utilizamos nuestra atención para retener en el primer plano de nuestra mente lo que nos interesa. Los adultos que nos rodeaban captaron nuestra atención y, por medio de la repetición, introdujeron información en nuestra mente. Así es como aprendimos todo lo que sabemos.

Utilizando nuestra atención aprendimos una realidad completa, un sueño completo. Aprendimos cómo comportarnos en sociedad: qué creer y qué no creer; qué es aceptable y qué no lo es; qué es bueno y qué es malo; qué es bello y qué es feo; qué es correcto y qué es incorrecto. Ya estaba todo allí. Todo el conocimiento, todos los conceptos y todas las reglas sobre la manera de comportarse en el mundo. (…)

El sueño externo capta nuestra atención y nos enseña qué creer. (…) Tú no escogiste tu lengua, ni tu religión ni tus valores morales: ya estaban ahí antes de que nacieras. Nunca tuvimos la oportunidad de elegir qué creer y qué no creer. Nunca escogimos ni el más insignificante de estos acuerdos. Ni siquiera elegimos nuestro propio nombre.

De niños no tuvimos la oportunidad de escoger nuestras creencias, pero estuvimos de acuerdo con la información que otros seres humanos nos transmitieron del sueño del planeta. (…) Tan pronto como estamos de acuerdo con algo, nos lo creemos, y a eso lo llamamos “fe”. Tener fe es creer incondicionalmente.

Así es como aprendimos cuando éramos niños. Los niños creen todo lo que dicen los adultos. Estábamos de acuerdo con ellos, y nuestra fe era tan fuerte, que el sistema de creencias que se nos había transmitido controlaba totalmente el sueño de nuestra vida.(…)

Llamo a este proceso “la domesticación de los seres humanos”. (…) El sueño externo nos enseña cómo ser seres humanos. (…)

En el proceso de domesticación, perdimos todas nuestras tendencias naturales. (…) La domesticación es tan poderosa que, en un determinado momento de nuestra vida, ya no necesitamos que nadie nos domestique. No necesitamos que mamá o papá, la escuela o la iglesia nos domestiquen. Estamos tan bien entrenados que somos nuestro propio domador. Somos un animal auto domesticado (…)

Todos nacemos con una determinada cantidad de poder personal que se renueva cada día con el descanso. Desgraciadamente, gastamos todo nuestro poder personal primero en crear esos acuerdos, y después en mantenerlos. Los acuerdos a los que hemos llegado consumen nuestro poder personal, y el resultado es que nos sentimos impotentes. Sólo nos queda el poder justo para sobrevivir cada día, porque utilizamos la mayor parte de él en mantener los acuerdos que nos atrapan en el sueño del planeta. ¿Cómo podemos cambiar todo el sueño de nuestra vida cuando ni siquiera tenemos poder para cambiar hasta el acuerdo más insignificante?

Si somos capaces de reconocer que nuestra vida está gobernada por nuestros acuerdos y el sueño de nuestra vida no nos gusta, necesitamos cambiar los acuerdos. Cuando finalmente estemos dispuestos a cambiarlos, habrá cuatro acuerdos muy poderosos que nos ayudarán a romper aquellos otros que surgen del miedo y agotan nuestra energía. Cada vez que rompes un acuerdo, que cambias una percepción, todo el poder que se empleó para crearlo vuelve a ti. Si adoptas estos cuatro nuevos acuerdos, crearán suficiente poder personal para que puedas cambiar todo el sistema de sus antiguos acuerdos. (...)

Necesitas una gran voluntad para adoptar los Cuatro Acuerdos, pero si eres capaz de empezar a vivir con ellos, tu vida se transformará de una manera asombrosa. Verás cómo el drama del infierno desaparece delante de tus mismos ojos. En lugar de vivir en el sueño del infierno, crearás un nuevo sueño: tu sueño personal del cielo.

 

Referencias

[1] Elisabeth Haich, Iniciación: novela místico-biográfica. Origo, Zúrich 1954; Edición húngara: Beavatás: óegyiptomi misztériumok. 2 vols. Édesvíz K., Budapest 2004

[2] El Evangelio de la Verdad. Las Escrituras de Nag Hammadi: la traducción revisada y actualizada de los textos sagrados gnósticos completa por H.T. Elpizein, agosto 2015    Actualizado en julio 2019  https://escritosdelcristianismoprimitivo.com/El-Evangelio-de-la-Verdad/#:~:text=El%20Evangelio%20de%20la%20Verdad%20es%20uno%20de,p%C3%A1ginas%2016-43%2C%20de%20los%20Manuscritos%20de%20Nag%20Hammadi.

[3] Don Miguel Ruiz, Los Cuatro Acuerdos, Guía Práctica para la Libertad Personal, capítulo 1: La Domesticación y el Sueño del Planeta, 1997 file:///C:/Users/Antonio/Downloads/Miguel%20Ruiz%20-%20Los%20Cuatro%20Acuerdos.pdf

back to home pdf share