beach

Diario

back to home pdf share

   
Diario 1

Nada funciona de momento.

Solo los pájaros se atreven

en este escaparate de mudos.

¿Es o no un silencio?

Ya era hora, dice la tierra,

de que os callarais un poco,

de que por un instante palpéis

el hilo que nos une:

la música de los cómicos ambulantes,

las diminutas voces del cielo,

la rosa de nadie,

el bullir eterno de las criaturas del aire.

Todo ha dejado de funcionar

para que todo funcione.


Diario 30

Paseo en bicicleta con Antonio Vivaldi.

Ya no distingo entre los pájaros del auricular

y los pájaros de verdad.

Aunque el día es gris y solo brillan los charcos,

quién diría que no es primavera.

Pedaleo en el circuito breve que conceden

los tiempos, y pronto aflora la armonía

en las músicas cruzadas de afuera y adentro;

también en los pensamientos que se enredan

y se desenredan como el jazmín y la madreselva.

El amarillo persigue al rojo, el rojo al verde,

al violeta, al gris del cielo…


Diario 35

Me gustan todos los momentos del día.

Son testigos inocentes de la luz y son su cuerpo.

Si hubiera algo fuera de lugar, buscaría

su corrección inmediata y volvería a su cauce.

Todo fluye, pero en una mano se detiene el agua,

en una piedra.

Tú te detienes unos instantes a soñar,

y vuelves con otros sueños a rodar otra escena,

bajo el árbol de siempre.

Hay un final feliz en el acontecer de todos
los días.

Diríamos que la luz llega a todas partes
y se detiene especialmente en cada cosa.

La llama por su nombre.
   

back to home pdf share