Ätherisches Doppel

Donación de órganos - ¿un acto de caridad? Parte 2

back to home pdf share

A la parte 1

Siete centros de energía

El cuerpo material y el cuerpo sutil humanos son séptuples. Siete centros de energía ubicados en los cuerpos sutiles, suministran al cuerpo material todas las energías y cualidades necesarias. Se les llama chakras.

El séptimo chakra, el centro de energía superior, está conectado con:

(7) la epífisis (la glándula pineal) que controla el biorritmo y es un transductor neuroendocrino,

(6) la hipófisis (glándula pituitaria), que coordina los circuitos hormonales y estimula la armonía,

(5) la glándula tiroides, asociada a la actividad tiroidea y a las funciones del habla,

(4) el corazón, que controla la función cardiaca, la función respiratoria y el timo.

(3) el plexo solar, que controla la energía de este centro y los órganos abdominales superiores,

(2) las glándulas digestivas, que facilitan la digestión y la transformación de alimentos,

(1) las glándulas sexuales, que dirigen la esfera sexual y la excreción.

Los tres centros de energía inferiores han llevado con éxito a nuestro ser biológico a través de la vida durante largos períodos de evolución. Están conectados con el modo de supervivencia y todos sus múltiples requisitos, y en el centro está el chakra del corazón que, por así decirlo, media entre el ser humano inferior y el superior. Representa el umbral en el que se encuentran el ser biológico y el aspecto espiritual del ser humano. Este es el lugar donde el egoísmo de la lucha por la supervivencia puede convertirse en un fructífero altruismo. Los tres chakras superiores pueden tener acceso a los aspectos superiores de nuestro ser. El chakra de la laringe, dependiendo de nuestro estado de consciencia, puede pronunciar una palabra inspirada o destructiva. La pituitaria es la glándula maestra que guía toda la regulación hormonal y estimula la armonía. Aquí se decide si los seres humanos son impulsados por estímulos superiores o se quedan atrapados en los más bajos instintos animales inferiores. Después de todo, la epífisis es como un dispositivo de iluminación que nos permite absorber no solo la luz visible, sino también los impulsos de luz espiritual. A través de este séptuple sistema de chacras, el ser humano es capaz de percibir experiencias lúcidas de dimensiones cósmicas superiores, además de la experiencia sensorial normal de la luz.

Revisión y asimilación de la vida pasada

Al morir, estos potenciales energéticos que permiten que la energía cósmica entre en el cuerpo, se liberan lentamente del anclaje físico y dejan el cuerpo material. Cuando se produce la muerte cerebral, y con ella una ligera relajación del potencial energético sutil, se produce un importante proceso de revisión. Con esta revisión, el sistema de vida comienza a integrar la información esencial de la vida pasada en el ser del alma espiritual, para que pueda ser utilizada en el desarrollo futuro.

Ahora bien, en esta fase, cuando se produce la muerte cerebral, el procedimiento de extracción de órganos bajo anestesia, ventilación artificial y mantenimiento artificial de la función cardiovascular, puede mantenerse durante muchas horas. Por lo tanto, es difícil de imaginar que el procedimiento esencial de la lenta salida de la persona de esta esfera terrenal pueda producirse de manera imperturbable.

Cuando se han realizado todas las extracciones útiles de órganos, el mantenimiento artificial de la vida se interrumpirá abruptamente. Las experiencias cercanas a la muerte confirman que la consciencia no está ligada al cerebro, sigue existiendo fuera del organismo y puede percibir las manipulaciones que se realizan en su cuerpo. La medida en que pueda hacerlo depende del nivel de desarrollo de nuestra consciencia.

Todos los fluidos de vida innatos, individuales, almacenados en la memoria de cada célula, se dividen entonces en muchos recipientes de órganos que, en el momento del trasplante, son transportados a un receptor que es un extraño, ajeno a cada célula. Su consciencia es completamente diferente. Los éteres de vida del órgano donado son trasplantados y siguen vibrando de acuerdo a su propia clave vibratoria original, incluso si ahora están bajo la influencia de la nueva individualidad.

El cuerpo etérico, el propio cuerpo vital, que nos mantiene vivos en la materia, es un organismo holístico y coherente, al igual que nuestro cuerpo físico. Al morir, se separa completamente del cuerpo material como un todo y entra en el mundo sutil del más allá para desvanecerse lentamente. A lo largo de este proceso, los resultados de la vida pasada se transmiten a la estructura anímico-espiritual. En el tiempo inmediatamente posterior a la muerte, los éteres todavía están activos en la vivificación del cuerpo material, incluyendo todos los órganos – de lo contrario, los órganos estarían muertos y, por lo tanto, no serían trasplantables. Por lo tanto, mediante la extirpación de un órgano, se produce una fragmentación artificial del doble etérico de la persona afectada. La pregunta es cómo puede encajar armoniosamente en el mundo sutil con esta "túnica perforada y fragmentada", para afrontar el procesamiento de su biografía personal y la lenta disolución de sus antiguas vestimentas, preparando así una nueva encarnación que, enriquecida por la experiencia de la vida pasada, permita un nuevo desarrollo ascendente.

Relación entre el donante y el receptor de órganos

Hay otro aspecto más. Para algunas almas excarnadas que han tenido órganos trasplantados, puede ser difícil caminar hacia los niveles más altos de vibración de la luz después de abandonar su cuerpo, porque una parte de su cuerpo etérico, que es una imagen fiel del cuerpo físico, se ha quedado atrás en un ser humano que aún vive en el plano físico. De este modo, la consecuencia puede ser una vinculación artificial con esferas terrestres y con otro ser humano (el receptor del órgano).

En función de las diferencias en la calidad de vibración del doble etérico del donante de órganos y del receptor, el órgano implantado se soportará mejor o peor.

El comportamiento natural para el organismo receptor sería resistir cualquier invasión, por lo que tendería a rechazar cualquier órgano extraño.

Un moribundo no es un almacén de repuestos. Su aspecto divino-espiritual, que penetra en el cuerpo natural, hace de cada ser humano una individualidad única e inconfundible. Solo con la farmacoterapia moderna es posible suprimir el rechazo, de modo que el órgano implantado realice su función fisiológica en la matriz ajena. Sin embargo, la propia vibración etérea del órgano del donante sigue funcionando durante algún tiempo.

Por ello, especialmente después de un trasplante de corazón, se observan con frecuencia claras reacciones perturbadoras en el comportamiento de las personas afectadas, lo que demuestra que los impulsos de la matriz de información del donante aún se transmiten en el receptor.

Tratemos de examinar este tema al nivel más profundo de las enseñanzas de la sabiduría tradicional, de la que extrae toda la sabiduría que ha sido recibida o testimoniada por la experiencia.

Sin embargo, aparece un aspecto completamente nuevo en nuestro conocimiento de sí mismo y también en la cuestión del significado de nuestra vida. En efecto, en estas situaciones existenciales, todo depende de que adoptemos nuestras decisiones con el máximo grado de autonomía interior.

 

A la parte 3

back to home pdf share