Path to love

El Camino hacia el Amor

back to home pdf share

Desde siempre, las personas instintivamente se esfuerzan impulsados por el amor. Este sentimiento ha sido elogiado por trovadores, poetas y escritores, que describieron sacrificios conmovedores en nombre del amor. El amor es un sentimiento del corazón, y el ser humano está dispuesto a hacer mucho en nombre del amor, a veces incluso todo. Nosotros, como seres humanos, estamos familiarizados con muchos tipos de amor: por nuestra pareja, parientes, amigos, incluso por el mundo y la naturaleza que nos rodea. Pero, ¿de dónde viene el amor? ¿Y cómo sabemos si el amor que conocemos es el verdadero Amor?

Comencemos con uno de los tipos de amor que mejor conocemos: el amor romántico. Un trabajo de los psicólogos Clyde y Susan Hendrick describe seis estilos de amor romántico: eros, ludus, storge, pragma, manía y ágape. Cada uno de estos estilos de amor incluye un complejo de actitud/creencia con algún componente emocional. Y cada relación amorosa incluye una mezcla de diferentes estilos de amor dependiendo de los caracteres de la pareja y algunas otras variables.1.

A partir de este ejemplo, podemos entender que cada tipo de amor se puede caracterizar por diferentes elementos, dependiendo de la cosmovisión de la persona que lo describe. En todos los casos, sin embargo, hay una conexión energética entre el amante y el objeto de su sentimiento. Y, mientras la relación se alimente con energía, con sentimientos, cobra vida y el amor florece.

Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, las personas cambian y el amor también cambia y, a veces, disminuye e incluso desaparece. Además, en algunos casos, el amor puede incluso convertirse en su opuesto: el odio.  Estamos familiarizados con las frustraciones del amor no correspondido. Estas fluctuaciones de sentimientos nos dicen que el amor humano que conocemos no es, en absoluto, el Amor con mayúscula. Las Sagradas Escrituras hablan del Amor en un sentido muy diferente:

El amor es paciente, el amor es amable. No envidia, no se jacta, no se enorgullece. No deshonra a los demás, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no mantiene registro de los errores. El amor no se deleita en el mal, sino que se regocija con la verdad. Siempre protege, siempre confía, siempre espera, siempre persevera (1 Corintios 13:4-7).

De lo anterior, es fácil deducir que este Amor no tiene nada que ver con nuestros sentimientos familiares de amor, incluso en sus interpretaciones más elevadas. Pero, ¿cómo podemos amar verdaderamente de esta manera? Si lo intentamos, entenderemos que el verdadero Amor no puede ser entrenado y cultivado, sino que es una manifestación de algo mucho más profundo. Pero, ¿una manifestación de qué? Para entender esto, volvamos al Nuevo Testamento:

Quien no ama, no conoce a Dios, porque Dios es amor  (Juan, 1, 4-8).

Y también:

Nadie ha visto nunca a Dios; pero si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y su amor se completa en nosotros. Así sabemos que vivimos en Él y Él en nosotros: Él nos ha dado de su Espíritu (1 Juan 4, 12-13).

Esto deja muy claro que el Amor es una manifestación de Dios mismo, de su vida en nosotros. De hecho, el Amor es la esencia misma de Dios. Es obvio, sin embargo, que nosotros, como seres humanos nacidos en la naturaleza, no somos conscientes de Dios en nosotros, no estamos conscientemente conectados a Él; por lo tanto, no tenemos Amor verdadero. En la Biblia, Dios, el Reino de Dios, se compara con un grano de mostaza:

¿Cómo es el Reino de Dios? Es como un grano de mostaza, que un hombre tomó y plantó en su jardín. Creció y se convirtió en un árbol, y los pájaros se posaron en sus ramas (Lucas 13, 18-19).

A partir de esta parábola podríamos entender que Dios es un principio espiritual en el ser humano que al principio es como un grano de mostaza que, cuando se planta en un jardín (el propio ser humano) y se cuida, puede crecer en un árbol entero, el Árbol de la Vida. Es obvio, sin embargo, que Dios no puede manifestarse, sin más, en el individuo. Tampoco nuestros métodos religiosos familiares, como la oración, son suficientes para ayudarnos en este sentido. Porque hay cientos de millones de creyentes sinceros, pero Dios, Su esencia, sigue siendo un gran misterio. Quizás el más grande.

De hecho, las Sagradas Escrituras contienen amplias pistas del Camino del ser humano hacia Dios. El familiar Sermón de la Montaña (Mateo, 5-7)  resume los principios de este Camino, aunque los textos no siempre deben entenderse literalmente. Particularmente útil en este sentido es la sección sobre crítica:

No juzguéis para que no seáis juzgados. Porque de la misma manera que juzgáis a los demás, seréis juzgados, y con la medida que midáis, seréis medidos. ¿Por qué miras la mota de serrín en el ojo de tu hermano y no prestas atención a la viga en tu propio ojo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: 'Déjame quitarte la mota del ojo', cuando todo el tiempo hay una viga en tu propio ojo? Hipócrita, primero saca la viga de tu propio ojo, y luego verás claramente para eliminar la mota del ojo de tu hermano (Mateo 7, 1-5).

Aunque el Sermón de la Montaña es inequívoco en este sentido, toda la vida humana, toda nuestra educación, nuestros hábitos, incluso podríamos decir, todo nuestro Yo egocéntrico está construido sobre la base del automantenimiento y la evaluación subjetiva de los demás desde nuestra propia perspectiva limitada, que los sitúa dentro de nuestros propios límites.

El problema con la subjetividad es que no tenemos una visión clara de nosotros mismos ni de los demás; por lo tanto, cualquier evaluación es inexacta y, por lo tanto, falsa. Es por eso por lo que la crítica, que es una evaluación negativa, un juicio, es un aferramiento a las ideas equivocadas del individuo natural limitado y, al mismo tiempo, es un alejamiento del Dios interior. Por lo tanto, debido a la crítica, el individuo se culpa a sí mismo o a los demás y se cierra y se separa a través de muros internos. Y en esta separación y no aceptación, Dios simplemente no puede manifestarse en el ser humano; no hay lugar para Él y, por lo tanto, no hay lugar para el Amor verdadero.

Solo cuando realmente nos conozcamos a nosotros mismos nos daremos cuenta de que en nuestro núcleo no somos diferentes de los demás que criticamos. Todos nosotros tenemos nuestros propios defectos, que en realidad son muy similares a los defectos que criticamos de los demás. Al aceptarnos a nosotros mismos y a los demás con todos nuestros defectos, abriremos nuestro ser interior a todas las criaturas y al mundo que nos rodea, y así crearemos espacio para el crecimiento de Dios dentro de nosotros. En unión con otras personas de ideas afines, se creará un espacio de Amor en el que otros que buscan al Dios interior pueden ser aceptados en un proceso, un Camino hacia Dios. Así, el verdadero Amor, que es para todos y para todo, se manifestará gradualmente en el ser humano cada vez más notablemente como una bendición para muchos.

 

Bibliografía

 

  • 1.Hendrick, C.: Estilos de amor romántico. S. S. Hendrick (2019).
  • R. J. Sternberg & K. Sternberg (Eds.): La nueva psicología del amor (pp. 223-239). Cambridge University Press.
back to home pdf share