Three waterfalls

El desarrollo espiritual del alma popular celta – Parte 5

back to home pdf share

(Regreso a la parte 4)

Tríada

La cultura celta se construyó sobre una trinidad, una tríada. Así que no asumieron una dualidad de luz y oscuridad, de blanco y negro, sino que 'el medio' era importante para ellos. El amanecer y el crepúsculo eran tiempos espirituales. Los numerosos 'dioses de la naturaleza', los seres elementales, aparecieron por triplicado. Sus adivinanzas, la forma en que se transmitía el conocimiento espiritual, siempre tenían una tríada.

Un poema en el que se expresa la tríada es el siguiente. Las tres alegrías de los bardos de Gran Bretaña son:

hablar con experiencia;

actúar con sabiduría;

traer paz y armonía.

Los druidas que dirigían a sus alumnos, transmitían sus conocimientos a través de tríadas. ¡Nada se puso por escrito! Todo se transmitía oralmente y, para facilitarlo, a menudo se realizaba en elocuentes tríadas poéticas transmitidas en miles de versos.

La trinidad también se expresa en su principio divino y los druidas proclamaban una enseñanza, según la cual, todo vuelve a Dios.

Uno es el número de la eterna inmutabilidad y está en todos, como todo está en Él. El dos es el número de la diversidad, de la inconstancia, porque todo a su vez emerge en su opuesto. El tres es el número perfecto, disuelve las contradicciones y da alivio.

Hay tres unidades originales para los druidas:

Un dios,

una verdad,

un punto de libertad.

Además, de estas unidades originales se desprenden tres cosas:

toda la vida,

todo lo bueno,

todo el poder.

A los discípulos de los druidas se les enseñó y animó a adquirir lo siguiente: alta moral, pureza de modales y costumbres, conducta impecable, gran libertad mental, independencia de criterio, principios elevados y deseo de espiritualidad.

Todo esto fue promovido por la siguiente tríada:

El culto a la deidad,

trabajar por el mundo y la humanidad,

soportar con valentía los golpes del destino.

La sociedad celta también se dividió en tres partes. Además de la gente común, se distinguieron tres clases: los guerreros con los reyes, los druidas con sus sacerdotes y jueces, y finalmente los bardos, entre los que se encontraban los cantores y los médicos. Esta división en tres también indicaba inmediatamente la situación en la que se encontraba el hombre: los no libres, los libres y los nobles.

Esto queda claro en un verso de la Edda, las historias míticas nórdicas. En el mito de 'La Canción de Rig', Rigspula es el dios de los Aesir. Cuando Rig viaja, conoce a tres padres sin hijos y engendra un hijo con las tres mujeres.

El poeta supo señalar las tres posiciones de una manera poética pero muy específica. Jan de Vries [2] estima que este poema data del siglo XII. He aquí algunos extractos.

Entre los no libres al hijo se le llama Siervo:

Ella dio a luz un hijo,

marrón de piel;

bautizaron al niño,

y Siervo era su nombre.

Entre los hombres libres, el hijo se llama Karl:

Ella dio a luz un hijo,

blanco de piel;

bautizaron al niño

y Karl era su nombre.

Finalmente, entre los nobles, la mujer da a luz un hijo llamado Jarl:

Un hijo dio a luz la Madre,

lo envolvieron en seda;

bautizaron al niño,

y Jarl era su nombre;

su cabello era pálido y sus mejillas blancas,

sus ojos eran resplandecientes como los de una serpiente.

Según Jan de Vries, entre los celtas había un gran grupo de jóvenes aristócratas que eran entrenados por los druidas como guerreros para defender a la tribu. Se les enseñó cómo debe comportarse un guerrero.

La siguiente tríada fue favorecida por estos jóvenes celtas:

Piedad,

rectitud,

coraje.

Por supuesto, esto no requería veinte años de aprendizaje; los que completaban este período de tiempo eran preparados para el sacerdocio.

Hay tres diferencias que distinguen a cualquier ser humano de otro:

Su mente original,

su memoria,

su capacidad de percepción.

Finalmente, otra tríada importante sobre las tres cosas necesarias para vencer al mal:

El sufrimiento,

soportar los golpes del destino en silencio,

libertad de elección, permitiéndole predeterminar su propio destino.

Mediante el uso de la libertad y la elección, el hombre desarrolla tres logros:

Conocimiento,

amor,

fuerza moral.

¡Lo anterior es, por supuesto, muy actual en todo momento!

 

(Continúa en la parte 6)

 

Fuentes:

[1] Atonin Gadal, Het Druïdisme [El druidismo], Rozekruis Pers, Haarlem 2019

[2] Jan de Vries, De Edda - Goden enheldenliederen uit de Germaanse oudheid [La Edda - Dioses y canciones heroicas de la antigüedad germánica], Ankhhermes 2012

back to home pdf share