Celtic cirkel

El desarrollo espiritual del alma popular celta – Parte 8

back to home pdf share

(Regreso a la parte 7)

Righ nan Dul

Los iniciados de los celtas llamaban al Cristo Righ nan Dul, Rey de los Elementos. Sabían que todo en la naturaleza se ha corrompido, es decir, todo lo que es natural, las plantas, los animales y el hombre, han llegado a un nivel inferior. Antes, la planta podía producir una nueva planta por sí sola, mientras que ahora necesita la fertilización.

Los druidas, como líderes espirituales de los antiguos celtas que vivieron en gran parte de Europa occidental mucho antes de Cristo, fueron los astrónomos de la época.

El corazón de la cultura druídica era el Sol en conjunción con la Luna y la duodécupla estructura zodiacal. El Sol era el elemento central de los antiguos celtas, y los druidas sabían que su influencia, junto con la de todo el cosmos, se ejercía sobre la humanidad.

El funcionamiento del Sol, de la Luna y los planetas se relaciona con la expansión y la contracción. Por medio de esta contracción y expansión se replican estos ritmos macrocósmicos en el microcosmos humano.

De hecho, el alma del ser humano se condensa en el mundo material al nacer y se encoge, por así decirlo; y, al morir, su alma se libera nuevamente y se esparce en los espacios celestiales, expandiéndose así nuevamente. Lo mismo le sucede mientras duerme. Cuando duerme, su alma está despierta y experimenta un mundo intensamente diferente a cuando está despierto y regresa de nuevo, "se contrae", en su cuerpo.

"Ver el Sol a medianoche" es, por lo tanto, una expresión que significa experimentar los poderes "espirituales" del Sol o, en otras palabras, "ver el Sol detrás del Sol".

Esta sabiduría la conocía plenamente el faraón egipcio Akhenatón o Amenhotep IV. Sabía que la clarividencia atávica estaba a punto de desaparecer y, bajo su reinado, hubo una transición de la adoración al "sol espiritual" a la adoración del "sol físico" como dador de vida. Cambió el culto dedicado a Amón-Ra, al dios Atón.

Curiosamente, esta sabiduría solar no desapareció en Occidente hasta mil años después y, por lo tanto, el antiguo conocimiento clarividente druídico pudo conservarse hasta los primeros tiempos del cristianismo.

El sol era, por tanto, un elemento central para los druidas.

En los Misterios de Hibernia, los discípulos de los druidas se colocaban ante dos imágenes que representaban el Sol y la Luna.

Dejados solos en la oscuridad, los discípulos, alternativamente, se expandían fuera de sí mismos y luego eran apretados nuevamente en su cuerpo. En otras palabras, su conciencia se expandió por todo el cosmos como en el sueño, y se contrajo de nuevo en su propio cuerpo material como en la vigilia. Aquí también vemos los efectos de expansión y contracción. En esta experiencia, los alumnos sintieron que su propia personalidad disminuía, casi desaparecía. ¡Esta experiencia fue muy importante y podría provocar la iniciación!

Los Misterios Druídicos se corresponden con los Misterios Egipcios, concernientes al principio universal de las doce constelaciones zodiacales, que influyen en el  hombre en todos los niveles.

Hay algo peculiar en el principio de los doce: implica una plenitud, una plenitud que anhela algo nuevo. En muchas historias y cuentos de hadas podemos leer acerca de doce hermanos o doce cisnes, que anhelan una nueva experiencia o con quienes algo nuevo va a suceder.

Los doce son el arquetipo sobre el cual se construirá la Nueva Jerusalén.

Es el anhelo y la búsqueda de algo totalmente nuevo que se manifiesta como una decimotercera fuerza, la luz de Cristo.

Como humanidad, como grupo, debemos formar la unidad de los doce para que el decimotercero, el Cristo, pueda manifestarse en medio de nosotros.

Es la ley hermética de "como es arriba, es abajo". Así como el Sol está en medio de los doce planetas, así los discípulos del grupo de los doce son elevados por encima de sí mismos por la decimotercera fuerza, que es la luz de Cristo.

En principio, en el estado paradisíaco, el ser humano era inmortal, pero ahora lleva consigo la muerte. Y uno podría preguntarse por qué. Aquí debemos buscar la falta en el ser humano, porque no pudo resistir la tentación luciferina. Con su caída, el hombre ha atraído consigo a toda la naturaleza a un oportuno plano inferior.

Ahora bien, se relata que, en Irlanda, los iniciados todavía podían ver una impresión del paraíso antes de la caída, de un estado en el que la naturaleza existía en otro plano. Esta imagen descendía como un panorama en el alma de los iniciados. Los druidas experimentaron un profundo dolor por esta imagen y se cree que esta experiencia es uno de los principales problemas de los Misterios Hibernianos.

Esta caída no solo se experimentó desde un punto de vista humano, sino que, durante miles de años, también fue la tristeza primordial de los dioses por la caída de la humanidad y su mundo.

Debido a la composición geológica de la Tierra, el hombre experimentó esta caída mucho más intensamente.

Los druidas de Hibernia esperaban ansiosamente la redención y la llegada de Righ nan Dul, Rey de los Elementos. Solo él fue capaz de revertir los efectos de esta caída.

El espíritu popular de los celtas estaba fuertemente vinculado con los poderes cósmicos de Cristo que se activaron.

He aquí un antiguo poema irlandés en el que Cristo es el Logos resplandeciente en el mundo, e ilumina la oscuridad:

En el tiempo antes de la llegada del Hijo de Dios,

la Tierra era un pantano negro,

sin estrellas, sin Sol, sin Luna,

sin cuerpo, sin corazón, sin forma.

Las llanuras y las colinas se iluminaron,

el gran mar verde se convirtió en luz,

toda la Tierra comenzó a brillar,

cuando el Hijo de Dios vino a la Tierra.

Cuando se comprende el intenso anhelo por Cristo, se puede comprender la profundidad del cristianismo de los celtas en Irlanda y lo que tenían que defender allí.

La venida de Cristo trajo consigo a occidente algo muy diferente que a oriente. En occidente penetró en la naturaleza, la animó y la llenó de espíritu.

En oriente nació en un hombre, en Jesús de Nazaret. En su crucifixión, los druidas de occidente vieron cómo su espíritu vital impregnaba toda la naturaleza. Después del misterio del Gólgota, los druidas clarividentes pudieron ver a Cristo en los cambios de la naturaleza, en el viento, en las olas, en el aire, en la luz, en las plantas y en las piedras. Este flujo fue desde el oeste, a través de Gales, hacia el este.

En Oriente, donde Cristo había vivido, había entrado en los corazones y en las almas de los seres humanos. Este impulso penetró en occidente a través de Grecia, el norte de África, Italia y España. Las dos corrientes se encontraron.

La corriente occidental llevaba la imagen etérea de Cristo, la imagen del héroe solar luchando contra los demonios. Esta imagen ha tenido una gran influencia en la cultura occidental y vivió en el alma de los celtas, pero también en la de los sajones. En el antiguo evangelio sajón de 'Heliand', podemos leer cómo Cristo es representado como un rey con sirvientes. En cierto modo, se refleja aquí la historia celta del rey Arturo con sus doce caballeros que tienen que vencer a sus (propios) demonios. En cualquier caso, es un hecho celta muy especial: señor y siervo van juntos, al igual que el líder y el seguidor. Dio forma a la estructura organizada y aristocrática de la sociedad celta. Esta organización se podía ver incluso en los clanes más pequeños.

Los celtas, por lo tanto, no necesitaron convertirse, porque experimentaron al Cristo clarividentemente en su sistema; entonces, no hubo necesidad alguna de  tradición externa. Además, ¡habían estado buscando al Cristo durante siglos!

En el siguiente poema celta, leemos cómo el entrelazamiento de elementos de la naturaleza está conectado con el espíritu. Este verso es típico del cristianismo celta:

Como era

Así es

Así que está destinado a ser en la eternidad-

¡Oh Tú, Trinidad de la gracia!

Por el flujo y el reflujo.

¡Oh Tú, Trinidad de la gracia!

Con el flujo y el reflujo.

Lo que los celtas irlandeses sabían sobre Righ nan Dul y sobre la vida de Cristo en la Tierra, se puede resumir de la siguiente manera: Cristo descendió de la esfera solar a la Tierra, se incorporó a Jesús de treinta años y después de tres años murió en la Cruz. Como resultado, su Espíritu de Vida ha sido derramado sobre la Tierra y se hizo visible en el mundo de los elementos.

Esta es la imagen que los iniciados irlandeses pudieron percibir hasta el siglo IX. Estaba relacionado con la redención en la naturaleza, mientras que la redención del ser humano por Cristo vivía en las almas como esperanza, llevando el misterio del Gólgota de oriente a occidente.

(Continúa en la parte 9)

 

Fuentes:

[1] Jakob Streit, Sonne und Kreuz [Sol y cruz], Freies Geistesleben, Stuttgart 1977

[2] Hans Gsänger, Irlanda. Insel des Abel. Die irischen Hochkreuze [Isla de Abel. Las altas cruces irlandesas], Verlag Die Kommenden, 1969

back to home pdf share