the eye

El Ojo que Ve a Dios

back to home pdf share

 

 

No puedo decir con certeza lo que el Maestro Eckhart quiso expresar con este dicho bastante intrigante y misterioso. Lo que puedo decir es lo que significa para mí.

Los rosacruces clásicos usaron una fórmula espiritual para describir el camino de la liberación. Esta fórmula siempre actual tiene tres aspectos o fases:

  • De Dios nacemos,
  • en Jesús morimos,
  • a través del Espíritu Santo renacemos.  

Es una fórmula con una enorme profundidad, pero en los oídos de una persona moderna suena bastante anticuada, tal vez incluso dogmática. Es por eso por lo que voy a reformular esta fórmula espiritual de una manera que se adapte a este artículo, pero en esencia no hay diferencia. Las tres fases también podrían describirse como: 

  • Dios nos conoce a todos por nuestro nombre;
  • Dios nos ve;
  • Nosotros vemos a Dios.

Empecemos por el principio. Cada chispa espiritual, cada microcosmos, es una creación de Dios, es un hijo de Dios. Como creaciones del Espíritu, todos estamos afiliados en el Libro de la Vida y, por lo tanto, podemos decir que el Padre nos conoce a todos por nuestro nombre. La base es buena, pero nosotros, como personas físicas, ya no estamos en armonía con esta base espiritual. ¿Por qué no? Bueno, es una historia larga, pero en el fondo lo sabemos. Cuando nos miramos honestamente a nosotros mismos, cuando vemos el estado en el que se encuentra nuestro planeta, entonces lo sentimos; no debería ser así.

Es como si Dios hubiera desviado la cabeza y cerrado los ojos ante nosotros. ¿Abandonó entonces a sus propios hijos? No, por supuesto que no, solo parece así. Estamos pagando el precio de la libertad de elección. Debemos aprender a ser responsables de toda la creación, no solo de nosotros mismos. Cuando salimos de nuestro hogar paterno como adultos jóvenes, cerramos la puerta. Sí, libertad, ¡ahora puedo hacer lo que quiera! Olvidamos nuestra herencia, olvidamos que somos parte de un todo más grande, porque nos pesa.

La pregunta es entonces: ¿cómo podemos cambiar nuestra situación para que Dios comience a vernos de nuevo? Ahora estamos entrando en la segunda fase de la fórmula espiritual. ¿Por qué el Padre ya no nos ve? Bueno, porque le hemos cerrado la puerta. ¿Dónde está esta puerta que conduce a Dios? Es la puerta de nuestro corazón.

La chispa espiritual, nuestro verdadero nombre, nuestro nombre heredado, se encuentra como una piedra angular en el centro de nuestro microcosmos. Pero este verdadero nombre, el YO SOY, no puede entrar en nuestra personalidad física porque la puerta está cerrada. Significa que nuestro corazón, nuestro deseo, está dirigido al mundo fuera de nosotros y no a nuestro verdadero nombre. Visto desde una perspectiva espiritual, nuestro corazón está cerrado, contaminado, gobernado por las fuerzas de la materia. Ahora entendemos por qué los textos sagrados siempre enfatizan la importancia de la "pureza de corazón". Cuando purificamos nuestro corazón, lo limpiamos, volvemos su deseo a nuestro propio centro, entonces abrimos la puerta de nuevo. Dios nos abre los ojos y el agua de la Vida fluye a través de la puerta abierta en nuestra personalidad. Ahora Dios nos ve de nuevo, eso significa que puede tocarnos, alimentarnos y protegernos.

De hecho, el agua que les doy se convertirá en ellos en un manantial de agua que brotará hasta la vida eterna. 1

El hecho de que el Padre nos vea de nuevo, ya es una gran bendición. A través de su gracia nuestra relación con lo divino puede madurar. Aun así, la conexión es unilateral; Dios nos ve, pero nosotros no vemos a Dios. Tenemos la misma situación en la paternidad. Primero los padres conciben al niño, luego ven al niño y más tarde, cuando se desarrollan los ojos del recién nacido, el niño ve al padre y a la madre. Es debido al amor y cuidado de los padres por lo que el recién nacido abre los ojos.

 

Sabemos que nuestros ojos naturales son suficientes para ver a nuestros padres, pero para ver a Dios se quedan irremediablemente cortos. Los ojos físicos son un producto del mundo, del tiempo y el espacio y, por lo tanto, la infinitud de la eternidad escapa a su mirada. Son parte del plano horizontal de la vida y están orientados a las cosas de fuera de nosotros. Simbólicamente podemos representarlos como:

 

Cuando pensamos en la leyenda de Narciso, sabemos que vio su propio reflejo en el agua. Los elementos le mostraron su reflejo como imagen exterior. No se veía a sí mismo con la visión interna del autoconocimiento, no como un YO SOY, sino simplemente como un reflejo externo. Y se enamoró de esta imagen especular. De esta manera perdió su 'Primer amor' y la reemplazó por una imagen material.

Nosotros, como personas nacidas en la naturaleza, no diferimos mucho de Narciso. Además, nos proyectamos en los elementos y nuestro cuerpo físico es nuestro reflejo. Y de ese cuerpo, o del de otra persona, nos enamoramos. Por lo tanto, nos vendemos a los elementos, a las ondas que siempre se desvanecen en el agua. Nuestros ojos externos tratan de aferrarse a lo que perece y así nuestros ojos rompen nuestro corazón. Pero el sufrimiento y el dolor tienen un efecto purificador, y después de un viaje interminable a través de los elementos, llegamos a una revolución interior, nos damos la vuelta, nos convertimos.

Luego detenemos la adoración de la imagen exterior. Dejamos atrás el plano horizontal y alcanzamos la profundidad interior a través del autoconocimiento verdadero. Nuestro ojo interno se despliega. Hemos añadido un tercer ojo a los ya existentes. Simbólicamente podemos representar esta nueva situación como:

 

 

Este tercer ojo interno busca su 'Primer amor'. Encuentra a este ser querido en el centro, en el corazón de su ser. Debido a esto, lo que ya se había manifestado en el corazón ahora va a florecer en la cabeza. Es por eso por lo que al tercer ojo también se le llama el "corazón celestial". La cabeza y el corazón se convertirán en una imagen especular perfecta del otro.

El corazón celestial, el tercer ojo, es el ojo que ve a Dios. Dios es Amor, Dios es Luz, Dios es Vida. Para mí las palabras del Maestro Eckhart significan lo siguiente: el ojo que ve a Dios, que es el tercer ojo, el corazón celestial es, en esencia, el mismo ojo a través del cual Dios me ve, que es la puerta abierta del corazón puro. Y el Maestro Eckhart agregó:

Mi ojo y el ojo de Dios es un ojo, y una vista, y un conocimiento, y un amor. 2

Luego la "estrella de la mañana", o "la estrella brillante",  se eleva en la constelación humana. La cabeza se ha sometido al corazón (a Cristo) y es restaurada a su antigua gloria: el portador de la Luz. Es un estado de maravillosa armonía en el que la tensión de la mente experimental ha sido neutralizada. Es la entrada del alma en el corazón, la iluminación de la cabeza. Pero aún hay más: ¡se necesita una tercera victoria!

En nuestro viaje a través de los elementos, hemos descendido muy profundamente en la materia; hemos alcanzado el nadir de la materialidad. ¡Pero cuanto más profunda es la caída, más gloriosa es la resurrección! Fuimos expulsados del paraíso con prendas de piel, ¡ahora tenemos la posibilidad de regresar con ropa blanca! Durante la primera fase descubrimos en nuestro corazón, en nuestro centro, al dios del Amor (Cristo) y, en segundo lugar, transformamos nuestra cabeza en 'el dios resplandeciente'. Ahora necesitamos completar el tercer paso: transfigurar la vida que se manifiesta en la materia. Se trata de la vida que es inmanente e inherente a los átomos. Cuando completamos nuestra representación simbólica, obtenemos lo siguiente:

 

 

 

 

1. El tercer ojo, el ojo del alma.    2. Cristo, el ojo del        centro.   3. El ojo del átomo

La tercera fase tiene que ver con la vida que es inmanente en las partículas más pequeñas, en las piedras de construcción del universo. Se trata de átomos, moléculas y células. ¡Ahora el átomo debe abrir el ojo!

El latido del corazón de Dios resuena en cada átomo; cada átomo tiene su propia fuente de vida. El universo entero es una inmensa manifestación de la Vida vibrante. La transfiguración de la materia significa básicamente aumentar el latido del corazón de los átomos, la vibración de los elementos. También podríamos decir que se trata de elevar el nivel de conciencia de los átomos, de integrarlos, de sintonizarlos con la vida del alma. Cuando los átomos del cuerpo abren los ojos, cuando se activa su ardiente núcleo espiritual, se convierten en una expresión de la vida eterna que fluye del corazón de Dios, el centro de todas las cosas.

El propio Jesucristo confirmó este triple camino universal de resurrección cuando dijo:

Destruye este templo, y en tres días lo levantaré. 3

Sabemos que Él cumplió su promesa. Pero para los ojos materiales desconcertados, solo quedaba una tumba vacía. ¡Cuán diferente es la realidad al ojo que ve a Dios! Ahora, en la Era de Acuario, el Cristo vivo nos invita a hacer lo mismo: a abrir los tres ojos, a manifestar los tres círculos de la Vida eterna:

Espíritu – Alma – Cuerpo.

 

Citas

  1. Juan 4,14.
  2. Meister Eckhart: Sermones. Sermón IV: Audición verdadera.
  3. Juan 2,19.
back to home pdf share