seed

El poder de la pequeña semilla

back to home pdf share

Hay una antigua sabiduría india en los Upanishads, que dice:

"Tráeme de allí el fruto del árbol Nyagrodha". "Aquí hay uno, señor." "Rómpelo." "Está roto, señor." "¿Qué ves ahí?" "Estas semillas, casi infinitesimales". "Rompe una de ellas". “Está rota, señor.” “¿Qué ves allí?” “Nada, señor”.

El padre dijo: "Hijo mío, este gran árbol Nyagrodha viene en realidad de la verdadera esencia de la semilla que tú no puedes ver".

“Créeme, hijo mío. El Espíritu del universo entero es una esencia invisible y sutil. Esa es la realidad. Eso es Atmán. Tú, oh Svetaketu, eres eso". [1]

...

"Él es mi Ser que habita en el corazón, más pequeño que un grano de arroz, más pequeño que un grano de cebada, más pequeño que una semilla de mostaza, más pequeño que un grano de alpiste o el germen de un grano de alpiste. Él también es mi Ser dentro del corazón, más grande que la Tierra, más grande que el firmamento, más grande que el cielo, más grande que todos estos mundos ". [2]

Sí, la pequeña  cosa, que es invisible, es la fuerza motriz de todo. La pequeña cosa es eterna y trasciende las percepciones temporales de nuestra personalidad que determinan nuestra realidad cotidiana. Hay una fuerza nuclear dentro de esa pequeña cosa, que también puede dividirse y propagar ondas.

Cuando tocamos la pequeña cosa, o más bien cuando nos retiramos internamente y dejamos que la diminuta cosita nos toque, entonces el pequeño núcleo se activa e irradia una atmósfera a nuestro alrededor que afecta inmediatamente nuestro campo respiratorio y nos saca de nuestras preocupaciones, miedos y ansiedades, de nuestros deseos y demandas, de nuestros pensamientos habituales y nuestra forma habitual de pensar, simplemente de todas nuestras reacciones. El calentamiento de ese pequeño núcleo puede transformar gradualmente toda la esencia humana, en el nivel del espíritu, el alma y el cuerpo. De hecho, es una reacción nuclear, que implica fisión, ignición y propagación en ondas de frecuencia, gradualmente por todo el sistema. Es una cascada de choques electromagnéticos. Y a esto también se le llama el camino místicamente espiritual.

La pequeña cosa contiene un enorme poder y luz, porque es el poder del principio y la Luz que estaba en el principio (como en el Evangelio de Juan). Es, como está escrito en los Upanishads, el poder del que creció un enorme árbol gigante.

La imagen del árbol aparece a menudo en textos espirituales (también en la Biblia o en Comenius y otros) para representar la vida de una persona o comunidad o simplemente la vida misma como un orden y una matriz.

Jan van Rijckenborgh también escribe en el libro La Gnosis en su Manifestación Actual sobre la semilla perecedera e imperecedera:

 "La semilla incorruptible, la semilla que el hombre puede emplear en el nacimiento de la luz de Dios, es la semilla de la rosa del corazón. Es un erotismo totalmente nuevo. Es la erótica que Platón denomina Eros […] La semilla que puede ser empleada para este nacimiento es la rosa del corazón. Ella no se explica por esta naturaleza. Es imposible que la semilla de esta naturaleza pueda servir para el nacimiento de la luz de Dios. […] La Gnosis trabaja con otra fuerza, una fuerza creadora muy pura que usted podrá e incluso deberá liberar en el camino de regreso: el potencial de creación de la rosa. Para ello, debe realizar las bodas, sobre las que hemos hablado tan frecuentemente, las bodas entre el alma y la rosa del corazón. [3]

Un árbol enorme ha crecido a partir de un núcleo invisible. Este núcleo es el principio de la santa creación. Es posible que también se haya preguntado si existe un poder creativo puro. Es posible que se haya preguntado acerca de la fuerza creativa natural habitual, que tiene una variedad de formas y un tremendo impulso en el ser humano. A menudo se puede descubrir como un estímulo para muchas de nuestras actividades habituales. Y en una inspección más detallada, es posible que también haya visto que toda la vida natural habitual proviene de semillas naturales.

Y solo por el "fruto" podemos distinguir bien dos órdenes naturales diferentes, el divino y el natural. Ninguno de los dos es malo. Después de todo, el amor humano y la vida humana son grandes regalos. Desde el punto de vista del orden divino y permanentemente eterno, la emergencia temporalmente humana es una herramienta muy importante, pero ningún cultivo de semilla natural dará lugar a una rosa divina.

Y si estamos demasiado cubiertos de frutos comunes del ámbito natural, no olvidemos nunca, ya sea que experimentemos algo agradable o viceversa, que detrás de todo se esconde la pequeña, invisible y a menudo olvidada semilla de la eternidad, que incluye todas nuestras vidas y encarnaciones del microcosmos, porque este árbol es enorme. Entonces podemos experimentar alivio, como en la Biblia, donde Jesús nos dice que vayamos a él cuando estemos agobiados, porque su carga no es pesada sino liviana. Este árbol divino de la creación tiene una gran cantidad de ramas y moradas, por lo que no pueden estar solas o sin alimento.

Y al final, a partir de esta pequeña semilla, uno tiene el potencial de construir un templo y una escuela espiritual en su propio cuerpo y microcosmos. Por supuesto, no solo, porque además del potencial de la semilla espiritual, posee fuerzas únicas y Fraternidad.

Jan van Rijckenborgh afirma en el libro La Fraternidad de Shambahla:

"La actividad de la Fraternidad en el santuario del corazón se llama desarrollo místico, y en el santuario de la cabeza se llama desarrollo mágico. La ciencia con la que son desarrolladas estas actividades se llama el arte real y la fuerza con la que se ejerce este arte es la sabiduría divina, el fruto del árbol de la vida. Esta gracia divina está aquí para todos los que, pasando por la destrucción del yo, desean abandonar "el pilón lleno de comida de cerdos" y encontrar la patria perdida. […] Haga de su cuerpo, de su personalidad, un templo en su propio microcosmos, erija una iglesia en la realidad propia de su ser […] Cuando el alumno que busca se ha vuelto un verdadero miembro de la Iglesia Universal y un verdadero alumno de la Fraternidad Universal, obtiene en un momento dado la unión directa con el Arte Real, es decir, que penetra hasta la ciencia del ritmo del árbol de la vida. ¡Quien tenga oídos para oír, que oiga!

En este ritmo se vuelve un brote del árbol de la vida, se sumerge en el abismo del conocimiento y toma su lugar entre los que están en el camino del servicio". [4]

Sí, de esta manera también reconocemos que como personas naturales vivimos del árbol del conocimiento del bien y del mal, el orden dialéctico. Si encuentras en ti la minúscula semilla de la eternidad, como una constante inmutable, en el creciente deseo de liberación esta semilla comenzará a germinar, creciendo desde el agua y el espíritu hasta la rama del árbol de la Vida.

A medida que la semilla crece así, comienza la siguiente etapa de su trabajo y acción.

Que la obra en la viña de Dios se renueve constantemente de esta manera.

 

Referencias

[1] Müller, F. Max (traducción): Los libros sagrados de Oriente, vol. I, Los Upanishads, 1879, Chandogya Upanishad VI, 12.

[2] Ibidem, Chandogya Upanishad III, 14.3.

[3] Rijckenborgh, Jan van: La Gnosis en la manifestación actual, p. 268. Fundación Rosacruz, Zaragoza, 1ª edición, 1989,

[4] Rijckenborgh, Jan van; Petri, Catharose de: La Fraternidad de Shambahla. Fundación Rosacruz, Zaragoza, 2ª edición, 1990.

 

back to home pdf share