the little prince

El Principito. La historia del regreso Parte 3

back to home pdf share

A la parte 2

La conversación entre los dos personajes -el Principito y la serpiente- revela un entendimiento mutuo y unísono. Cuando el Principito pregunta dónde está la gente, ya que se siente tan solo en el desierto, la serpiente responde: "También estás solo entre los hombres". No hay nada que decir a eso, ya que esto es exactamente lo que el hombrecito experimentó al conocer a los habitantes de los asteroides que visitó. Parece que la serpiente no solo afirma una verdad general, sino que de alguna manera ha sustraído su respuesta al peculiar visitante. Mientras la serpiente se enrosca en el tobillo del Principito, nota - de una manera bastante espeluznante - que puede enviar a cualquiera de vuelta a la Tierra con su toque (de colmillos). Pero el frágil hombrecito es tan puro que la serpiente le muestra misericordia. Se ofrece para ayudarle a volver a su planeta. El Principito no tiene dudas sobre la naturaleza de esta ayuda. La comprensión completa se revela mientras permanecen tan silenciosos como el desierto, el desierto del Principito que parpadea por encima.

Una "flor única" informa al protagonista de que nunca se sabe dónde encontrar a los hombres: "El viento los lleva lejos. No tienen raíces, y eso les hace su vida muy difícil". Ninguna respuesta viene del pequeño vagabundo, solo dice adiós. Debe ser extraño para él tener raíces que crecen hacia el cielo.

El Principito se encuentra con un camino que conduce a una rosaleda. En ella hay cinco mil flores y todas se parecen a su rosa, "única en su clase”, él pensaba que era única. Se angustia y estalla en lágrimas.

Y entonces aparece el zorro. No es casual que llegue justo ahí, entre las rosas. El zorro y las rosas -especialmente la rosa del Principito-, están unidos. Están conectados a través de su color ardiente, sus rasgos femeninos y su personalidad. Aparte de ellos y de la "flor única", todos los demás personajes de la historia son hombres o seres masculinos. La vida y el pensamiento de la rosa y el zorro representan la necesidad y la dificultad de la afiliación; el deseo de ser domesticado y, por otra parte, de llegar a estar completo.

Cuando el Principito se encuentra con el zorro solo oye un saludo, pero no ve a nadie. Se da la vuelta, pero aun así no puede ver al zorro, solo cuando la voz le dice "Estoy aquí, bajo el manzano". Todo ello pronostica que el encuentro con el zorro dará una vuelta, hará cambiar ("convertirá") la vida y el pensamiento del Principito, y lo llevará hacia la plenitud (el manzano).

El zorro le demuestra y le hace entender el valor de su rosa y la forma en que podría conectarse con ella. No es de extrañar que el zorro sepa todo esto: él representa la rosa, el reino interior de la rosa. Traduce la fragancia de la rosa en palabras.

Antes de regalar un secreto, el zorro aconseja al Principito que vuelva a las cinco mil rosas del jardín. El número cinco mil se remonta al número cinco, el pentagrama mágico, que es el símbolo del orden divino y del renacimiento. Las proporciones y la estructura de la rosa también están conectadas al número cinco.

Las palabras del Principito dirigidas a las cinco mil rosas parecen bastante hirientes. No se ha recuperado de su decepción por el hecho de que el valor de su rosa, "única en su clase", fuese (aparentemente) cuestionado por el jardín. Sin embargo, el discurso del protagonista no es egoísta, excluyente o degradante, sino un elogio de la única Rosa Eterna. Una en vez de muchas, interna en vez de externa: la rosa del corazón. Si puede unirse a ella, todas las rosas serán Una para él; será responsable de todas ellas.

Es solo después de esto cuando el Principito recibe las famosas palabras de iniciación del zorro:

"Solo con el corazón se puede ver correctamente; lo esencial es invisible a los ojos."

"Es el tiempo que has perdido por tu rosa lo que hace que tu rosa sea tan importante."

"Eres responsable de tu rosa..."

Aquí comienza la religión, y más específicamente la fase de la fe.

FE

Después del encuentro con el zorro, el Principito se encuentra con dos personas cuya ocupación y visión del mundo es similar a la de los que viven en los asteroides.

El primero es un guardagujas del ferrocarril. Desde que conoció al zorro, la perspectiva y la vida del protagonista han cambiado - corre en nuevas "vías". La carrera y los "rugidos de trueno" de los trenes que cambian de una a otra plataforma son todo lo contrario del vacío y el lento silencio del desierto. El destino de los vehículos parece bastante inútil para el guardagujas del ferrocarril. Para él, el significado y el poder reside en su habilidad para enviar trenes a diferentes plataformas. Su tarea mecánica se asemeja a la del farolero, parece ser su equivalente en la Tierra. El guardagujas del ferrocarril también se asemeja al rey, ya que también comparte una perla de sabiduría en relación a los pasajeros: "Nadie está nunca satisfecho donde está". Estas palabras deben afectar profundamente al Principito, pero, según el relato, no reacciona ante ellas. Los refranes y máximas que tienen valor didáctico pueden provenir de fuentes imprevistas si uno es capaz de darse cuenta y prestarles atención.

El otro personaje es un comerciante que vende píldoras que pueden saciar la sed. Con una píldora se puede "ahorrar" una hora que de otra manera se habría gastado en beber. El vendedor de este producto aparentemente útil se parece al hombre de negocios y al científico de los asteroides.

Así, los tres últimos caracteres aparentemente útiles de los asteroides son evocados en estos dos individuos terrestres. La tercera persona con la que el Principito se encuentra en la Tierra es el piloto, que está tratando de arreglar el motor de su avión en el desierto, lejos de todos los demás. Es alguien que merece el tiempo y la amistad del protagonista. Prueba de ello es que cuando el Principito pide al piloto que le dibuje un cordero, el hombre lo intenta, pero solo cumple el deseo del protagonista en el cuarto intento, cuando utiliza una técnica poco convencional: dibuja una caja diciendo que el cordero está dentro. Esta fue una lección para el hombre: como un típico adulto solo buscaba eludir la tarea, pero gracias al Principito tuvo que enfrentar la brecha entre su yo infantil puro y su yo adulto, centrándose en los aspectos prácticos.

La amistad entre el protagonista y el piloto se profundiza; aprenden cada vez más el uno del otro. Tienen dos mundos separados, pero sus raíces son las mismas. Este fundamento compartido sale cada vez más a la luz y, aparte de algunos casos de imprudencia, desacuerdo e ira, conduce a la comprensión mutua y la solidaridad.

El comportamiento del Principito cuando el piloto se queda sin agua es el mejor ejemplo del hecho de que vienen de mundos diferentes. Por temor a morir, el piloto da una respuesta cruzada al Principito, a quien las necesidades físicas de comer y beber obviamente no afectan (pero sí el dormir). El protagonista comprende la gravedad (y el valor didáctico) de la situación, por lo que afirma tener sed también y sugiere encontrar un pozo. La idea le parece absurda al piloto, pero como no tiene un plan mejor se ponen en marcha. Después de horas de vagar, cae la noche. Los personajes se sientan a descansar bajo el cielo estrellado. Cuando el piloto se pregunta si el Principito está realmente sediento, el hombrecito dice: "El agua también puede ser buena para el corazón..."

El piloto no lo entiende, pero se revela que hay dos tipos de sed: una del cuerpo y otra del alma. Los dos personajes tienen sed de diferentes maneras: necesitan un pozo que pueda abastecer a ambos. Están fatigados. Antes de que el Principito se duerma, proclama dos pensamientos importantes:

                  "Las estrellas son hermosas, por una flor que no se puede ver".
                  "Lo que hace hermoso al desierto es que en algún lugar se esconde un pozo".

Dos nociones análogas. El segundo pensamiento toca al piloto y este expresa su acuerdo. Mientras observa con ternura el rostro del príncipe dormido - el espejo de su alma - entiende que "Lo más importante es invisible..."

Se da cuenta y comprende que lo que es diferente, lo que existe en un nivel superior - lo que no viene de este mundo - es invisible, pero brilla a través de lo visible y lo hace más hermoso. Mientras camina con el Principito dormido en sus brazos, encuentra el pozo al amanecer, cuando nace la luz. Aquí comienza la fase de la Fe para el piloto y de la Esperanza para el Principito.

(Continúa en la cuarta parte)

 

 

 

 

back to home pdf share