Inner Space

Espacio Interior

back to home pdf share

Así como existe un espacio físico, material, medible, lleno de objetos y seres vivos, colores y sonidos, también existe un espacio psíquico, inmaterial, lleno de imágenes, ideas, recuerdos, fantasías, proyectos. Este último no se mide en términos de distancia o peso, sino en términos de intensidad, fuerza y energía.

También hay un espacio espiritual, subyacente a los otros dos, que se distingue por el hecho de que no es perceptible por los sentidos ni por las facultades emocionales o mentales. Escapa a cualquier medida de forma o intensidad.

Estos tres "espacios" coexisten; se superponen y se interpenetran. Ser receptivo a uno de ellos más que a los demás depende de la calidad de la conciencia, de su afinidad con ese espacio en particular. Ese espacio se convierte en el hogar privilegiado de la conciencia, el lugar donde “mora” la mayor parte del tiempo.

El espacio espiritual del que hablamos aquí es diferente de los conocidos espacios materiales y psíquicos, de la misma manera que el tejido de un tapiz difiere de los patrones y colores que aparecen en el tapiz, aunque está íntimamente relacionado con ellos. El espacio espiritual es fundamental, esencial, preexistente a cualquier manifestación material o inmaterial. Es en este espacio donde se mueven los objetos y los seres, los pensamientos y las emociones, conscientemente o no, es también donde aparecen y luego desaparecen. Es el creador y destructor de todo.

¿Cómo podemos percibir lo fundamental, lo esencial? ¿Cómo podemos ponernos en contacto con lo que sentimos que es la esencia de la vida y la conciencia? Por cierto, ¿existe tal 'cosa', o es solo otra especulación, un puro ideal conceptual, un sueño inconsistente?

Imagina que entras en una vivienda en una segunda planta. El suelo está lleno de tantos objetos que ya no se puede ver ni pisar. Caminas lo mejor que puedes sobre el montón de objetos diversos; pasas de una habitación a otra, pero en todas partes es lo mismo, el mismo espectáculo, el mismo andar difícil e inestable. ¿Vas a dudar de la presencia de un suelo, de un piso, aunque sea invisible para ti? ¿Pensarás que la multitud de objetos acumulados se sostiene, como en un mágico estado de ingravidez que evitaría que se desplome sobre las cabezas de los vecinos de abajo? No, por supuesto que no: usted sabe que hay un suelo (una losa de hormigón o lo que sea); simplemente está muy desordenado.

Lo mismo ocurre con la conciencia: el fundamento de la conciencia, su esencia anterior a los pensamientos, conceptos, imágenes, palabras, no es evidente y claro para uno porque el espacio de la propia conciencia está abarrotado, saturado de recuerdos y afectos, acontecimientos felices. y traumas, opiniones e interpretaciones, certezas y dudas. Estos 'objetos' e imágenes conceptuales se han ido acumulando sin saberlo a lo largo de la vida, durante las experiencias placenteras o dolorosas. A esto se suman las impresiones, conceptos e imágenes de los antepasados, la cultura, la raza, una posible religión, todas esas cosas que se comparten con millones de otras personas que también las portan; todas esas cosas que tienen siglos, incluso milenios de antigüedad.

Entonces llega un momento crucial, un momento crítico, cuando toda esta basura psico-mental pesa sobre ti, sí, se vuelve insoportable; un momento de saturación en el que parece que ya no se puede respirar ni vivir con ello. Entonces surge para uno y dentro de uno la cuestión del "suelo" original, de la esencia misma de la conciencia. Surge acompañado de un inmenso e intenso deseo de liberación, de espacio.

¿Qué hacer entonces? Es simple, es obvio: Agarras uno por uno los objetos amontonados en la primera habitación y te deshaces de ellos, hasta que el suelo de todo el piso vuelva a ser visible, esté despejado. Al hacer esto, los primeros objetos que aparecerán a la vista son los más recientes traídos a ustedes por los eventos y situaciones de la vida, los que se encuentran en la parte superior del montón. Luego, poco a poco, a medida que despejas la habitación, saldrán a la luz objetos más antiguos, enterrados hace mucho tiempo bajo los trastos. A veces tendrás que desenredar varios de ellos, que están firmemente entrelazados. Para todo esto, necesitarás paciencia y perseverancia, y, sobre todo, necesitarás mantener viva e intacta la llama de ese poderoso deseo que te ha empujado a emprender este formidable trabajo interior. Este será tu "combustible" durante todo el proceso.

Este proceso de limpieza de recuerdos es también un gigantesco inventario; te lleva a descubrir muy conscientemente todos los residuos, los desechos que las experiencias vividas han depositado en ti. Ya no los sufres pasivamente: los captas, los reconoces, y así te deshaces de ellos con toda lucidez. Este proceso de "limpieza", de despejar, tiene un nombre: conocimiento de sí mismo. Sólo podemos eliminar de nuestro ser, de nuestra vida, aquello que hemos reconocido a plena luz de la conciencia. Lo que permanece oculto permanece en su lugar y actúa (¡o más bien, nos hace actuar!) sin nuestro conocimiento.

A medida que progresa este trabajo interno de reconocimiento y neutralización, el espacio dentro de uno se vuelve más grande, más libre, más brillante. Las cosas, los acontecimientos, las situaciones, se vuelven más claras, más simples, más serenas también. Su ardiente deseo, que ardía bajo las cenizas de la costumbre, brota como una llama de alegría y su fuerza aumenta.

Los últimos objetos que quedan en el suelo (o más bien, las primeras capas sedimentarias) son los más antiguos. Son pesados, están oxidados o carcomidos; su evacuación es lenta, delicada. Afortunadamente, su energía se libera a medida que el suelo aparece gradualmente. Algo emana de ella: una fuerza pura, una belleza indescriptible, la realización de tu más profundo deseo de vida y luz interior.

Gradualmente 'pierde', aunque voluntaria y conscientemente, todos esos objetos psico-mentales que constituían tu identidad, tu ego. Esta nueva situación es incómoda y desestabilizadora. Pero el espacio recuperado, y la libertad que conlleva, cubre esta incomodidad superficial con un manto de paz y compasión. El vacío se convierte gradualmente en su identidad, tanto nueva como original, su verdadera identidad, inmutable, sin cambios porque no tiene objetivo, ni color, ni sustancia.

Usted aún debe limpiar el suelo mismo, cubierto por una gruesa capa de polvo y suciedad. Con la alegría de sentirlo por fin bajo sus pies, sólido y estable, se pone manos a la obra. Y aparece la maravilla: de este suelo despejado y limpio irradia una luz intensa, una energía inconmensurable, hermosa, invencible, ilimitada. Lo envuelve todo, incluidas las paredes, el suelo, la vivienda, toda la casa y a usted mismo. El fin último de la vida, el mismo que despertó en usted el deseo de deshacerse de toda la basura inicial, está cumplido: ¡ya no eres, y lo eres todo!

back to home pdf share