Boy, existense

Existencia, ¿qué es eso?

back to home pdf share

En retrospectiva, creo que lo puse fácil. O cree o no cree. Pero si es así, ¿en qué cree? La respuesta a esto ya no es tan fácil. Entonces tiene que lidiar con milenios de historia teológica, mártires, guerras religiosas, persecuciones heréticas, escisiones de iglesias y nuevas divisiones… Y también: si no, ¿en qué no cree? Entonces toda la ciencia le invade con discursos sobre la (falta de) evidencia de la existencia de Dios. Interminable…

Déjelo todo, trate de formular solo aquello en lo que 'cree', piense para sí mismo. Fe es un término que en la opinión humana se asocia con instituciones en las que se profesa una fe. La gente se adhiere a reglas, leyes, reglamentos, a cierta forma de pensar y hablar de Dios, cierta forma de adoración, cierta forma de interacción con los 'no creyentes'. Todas las formas. ¿Y si no quiere todas esas formas? Entonces acaba creyendo puramente en 'algo más grande que usted', en lo que confía, a lo que quiere entregarse. Ahora que las iglesias en Occidente se están vaciando, esto se ha convertido en la tendencia: creer que 'hay algo'.

El tema de este LOGON es: las múltiples caras de Dios. Mire, eso es positivo. Es una reminiscencia de una declaración: Dios es todo en todos. Puede darle vueltas a eso por un tiempo. Si deja que penetre profundamente, se acerca a la grandeza de este pensamiento. Dios es aliento, es vida, es conciencia, es amor, está en cada átomo, es el creador de todo lo que es, está más cerca que las manos y los pies.

Empecemos por el principio. El milagro que es la vida aún no ha sido descifrado por la ciencia. Que un bebé, nada más nacer, empiece a usar sus pulmones, a respirar, a respirar hasta que muere, eso es Dios. Sí, todo en la Tierra respira. Las selvas son los pulmones del mundo. Qué maravilloso es que, los humanos usemos oxígeno y exhalamos dióxido de carbono y que los árboles y las plantas lo hagan al revés. Un ciclo perfecto, eso es Dios. ¿Y qué hace el hombre?

Cada 5, 6, 7 segundos, año tras año, se tala un 'campo de fútbol de árboles' y se obstruye el ciclo respiratorio. ¿Es de extrañar que la gente ya no pueda respirar debido a una pandemia? También el equilibrio del agua en la Tierra: la lluvia que fluye hacia los mares y se evapora en nubes que vuelven a caer en otros lugares como lluvia, es un ciclo perfecto. Eso es Dios. ¿Y qué hace el hombre? Construye presas inimaginablemente grandes: el embalse de la central eléctrica más grande de África en Etiopía, en el Nilo, finalmente se inundó después de seis años (!); ahora tiene 500 kilómetros de largo y 30 kilómetros de ancho. Todo por la electricidad. Los países que se encuentran río abajo, ahora reciben muy poca agua, el lodo ya no se deposita y ha sido reemplazado por fertilizantes artificiales. La tierra se saliniza y rinde mucho menos. Aquí, también, el ciclo respiratorio se ha detenido en gran medida. ¡No es de extrañar que haya una guerra por el agua! Dios tiene muchos más rostros. Lea (por ejemplo, en Peter Wohlleben, "La vida oculta de los árboles") sobre cómo los árboles en el bosque se comunican perfectamente bajo tierra entre sí, se protegen unos a otros y cómo los fuertes apoyan a los débiles. Cómo el agua es portadora de emociones. Cada vez se hacen más descubrimientos maravillosos de lo divino en todo.

Dios y el hombre. Parece que los múltiples rostros de Dios no son visibles para el hombre, que continúa trazando obstinadamente su propio plan, incluso cuando las cosas amenazan con salir mal. Todos los motores de combustión del mundo que utilizan combustibles fósiles, en tierra, mar y aire, todas las centrales eléctricas, parecen estar calentando demasiado la Tierra; ya han desaparecido islas en el océano, y se están tomando medidas. Pero mientras tanto, los centros de datos, los bitcoins, los algoritmos, las redes 5G, los teléfonos cada vez más sofisticados, la nube o como se llame, demandan cada vez más electricidad. El hambre de electricidad es insaciable. El hecho de que toda combustión también cuesta oxígeno se considera un factor inevitable. ¿Hay suficiente oxígeno en la Tierra? Y ponemos el CO2 bajo tierra. La sociedad en su conjunto continúa centrada en obtener cada vez más electricidad. Cada vez es más dependiente de la electricidad.

Que el hombre sea llamado al orden por lo que él mismo ha hecho es también un rostro de Dios. A través del amor de Dios la conciencia de la humanidad está siendo despertada mientras la Tierra se está convirtiendo en un planeta inhabitable.

Creer "que hay algo" es una formulación demasiado débil. Creer que "todo está ahí" porque Dios lo ha querido, que eso es así. Creer que la humanidad ha recibido la Tierra como escuela, que experimentar las contradicciones, la parcialidad y las limitaciones de este mundo material es necesario para este proceso de aprendizaje, eso es creer en Dios, en la intención divina. El amor de Dios le da oportunidades al ser humano, una y otra vez, para volverse a esa verdad. Creer en Dios es creer que se nos ha dado discernimiento: el discernimiento de que se trata de seguir el amor divino, para finalmente elevarnos por encima del mundo de las contradicciones, para volver al mundo de la unidad que una vez abandonamos voluntariamente. Es elegir una forma de electricidad infinitamente superior: el éter de fuego eléctrico, que puede llevarnos a un nuevo estado de conciencia. Si ese éter de fuego puede penetrar en nuestro ser, cambiaremos, el núcleo divino dentro de nosotros podrá desplegarse.

Entonces se produce un intenso conocimiento interior: Dios es todo en todo. Ya no hay necesidad de probar la existencia de Dios. En esencia no hay nada más que Dios. Y ese eres tú.

back to home pdf share