Gate/door

Herencia

back to home pdf share

A veces suceden cosas que deseas ocultar a otros, debido a su importancia o por el misterio que encierran. Sabes que, si lo revelas, parecerás lamentable a los ojos de los demás. También notas una sensación de advertencia sobre si se te permitirá contarlo. De todos modos, ahora he decidido dar a conocer mi secreto, aunque pueda haber solo unos pocos que lo crean.

Todo comenzó hace unos siete años cuando una carta de la notaría apareció en el felpudo. En ella se me invitaba a una reunión con mis hermanos y hermanas, en la notaría, por asunto de una herencia. Mi hermano mayor, con quien no había hablado ni había visto por lo menos desde hacía cuarenta años, había muerto. Para ser honesto, la existencia de este hermano, Hans, era tan poco importante para mí que nunca pensé en él, y mucho menos esperaba ser su heredero. No tenía ni idea de lo que ese hombre hacía ni de cómo vivía. Mis otros hermanos y hermanas tampoco se habían mantenido en contacto con él.

Durante todo el día estuve dando vueltas, reflexionando si debía ir. No necesitaba nada de Hans, pero la carta me produjo una gran curiosidad. Decidí llamar a mi hermana menor. Parecía estar pensando lo mismo.  Fue divertido, porque casi nunca hablaba con ella, solo en los cumpleaños, en los que manteníamos las típicas conversaciones de cumpleaños. Ambos decidimos ir.

Mi otro hermano y hermana también fueron. El notario tomó asiento detrás de su escritorio y explicó que Hans había llegado a un acuerdo práctico. Durante la lectura de su última voluntad, aumentó mi tensión. Mi hermano heredó todo el dinero que Hans había dejado, una buena suma. Mi hermana mayor consiguió la casa, que también valía mucho. Mi hermana menor consiguió los muebles, un regalo agradable. Y todavía no era mi turno. ¿Qué sería? Recibí su loro.

Mi hermana mayor comenzó a reírse y la más joven la reprendió. Puso su mano en mi brazo por un momento y, en cuanto a mi otro hermano, estaba allí sentado, sorprendido, con la boca abierta. Fui presa al mismo tiempo de todo tipo de sentimientos. Decepción... ciertamente. Habría sido agradable obtener algo de valor.

Repugnancia también, porque nunca me habían gustado las mascotas y no sabía qué hacer con un pájaro. Humillación... ¡Hans no parecía tener mucha estima por mí!

Bueno, me corregí a mí mismo, por qué debería tenerla. No le había dado nada en toda mi vida, ni siquiera atención. Enderecé mis hombros, felicité a los demás, agradecí al notario y comencé a prepararme para irme. El notario me detuvo, porque había una condición ligada a la herencia. Cada uno de nosotros sólo tendría derecho a la herencia si todos individualmente prometíamos cuidar bien lo que habíamos recibido.

¡Ay... acababa de decidir deshacerme del loro de inmediato! ¡Pero al hacerlo estaría negando a los otros su herencia! Todos me miraron, sabiendo que sería el único que lucharía con la promesa. Así que firmé la declaración.

Había una nota adjunta a la jaula con pautas para el cuidado. ¡El pájaro, de todos los nombres posibles, había recibido el nombre de Hermes! Lo renombré Pájaro. Por supuesto que lo cuidaba bien; le ponía comida y agua, le limpiaba la jaula y, de vez en cuando, le acariciaba la cabeza con el dedo. Pájaro no dijo ni una palabra, y yo no me molesté en decir palabras tontas de loro para hacerlo hablar.

Así que era un huésped tranquilo en la casa, y pronto me acostumbré a tener que atenderlo, aunque nunca se convirtió en un algo agradable. La gente que pasaba trataba de hacer hablar a Pájaro, pero la criatura los miraba con un ojo o les daba la espalda.

Un día en que estaba de mal humor, me senté junto a la jaula y, por capricho, pregunté, con una voz como la que se usa a veces para hablar con animales o bebés: “¿Quién eres entonces?” Para mi consternación, el loro comenzó a hablar y dijo con una especie de voz fría: “Sé quién soy. ¿Sabes tú quién eres?” Completamente disgustado, desde mi silla, miré al animal desde lejos y dije: “Quién... qué...” Tartamudeé, pero el loro continuó diciendo: “Vale la pena pensarlo. ¿Cómo te presentas normalmente? ¿Y cómo te gustaría ser? ¿Por qué no coincide? ¿Son importantes las cosas que te importan? ¿Y para quién? ¿Para ti o para la humanidad, para el mundo, para el cosmos? “

No solo me quedé sin palabras, sino también sin pensamientos. No podía hacer nada en absoluto. Miré fijamente a Pájaro. Preguntó, sin hostilidad: “¿Vives solo en el exterior? Entonces heredas un loro. Echa un buen vistazo al interior. Puedes empezar con esa nota de allá”. El loro en realidad miró la nota de mantenimiento que estaba pegada a la jaula en una bolsa de plástico.

“¿Cómo puede ser esto? -pensé-, parece real, pero no puede ser”. Pájaro me miró y mantuvo el pico cerrado. Me sumergí en mi silla y pensé horrorizado si estaba borracho. No estaba dormido, estaba seguro, y tampoco había bebido. ¿Fue una alucinación? Muchas veces intenté que Pájaro volviera a hablar, pero solo me miró con un ojo impenetrable.

El comentario sobre esa nota todavía sonaba en mi cabeza, pero estaba demasiado ocupado con el fenómeno en sí mismo y no tenía ningún deseo de aceptar el consejo. ¿Consejo? ¡De un pájaro, un loro!

No sé cómo, pero reflexioné.  Naturalmente no pude averiguar lo que había pasado y cómo podría haber sucedido. Pero, de repente pensé, la nota... Al menos podría echar un vistazo a la nota. La había leído una vez en el camino y solo decía cosas obvias sobre el cuidado. Sin embargo, la saqué de la bolsa, con manos temblorosas, y la miré de nuevo a fondo. El papel era delgado y estaba doblado, ahora lo vi. Lo abrí y, para mi asombro, encontré algunas palabras más en el interior:

“En algún lugar del país del mañana hay un gran tesoro escondido.”

Eso era todo, ninguna explicación más. Era la prueba de que no estaba alucinando. Pájaro había hablado. Nadie me creería, pero era verdad. Y a través de Pájaro mi hermano Hans había hablado. Aparentemente mi legado valía mucho más de lo que pensaba. Y Hans, ¿qué clase de persona era? Busqué en Internet durante horas, pero no pude encontrar nada sobre él, como si no hubiera existido.

El asunto me mantuvo ocupado día y noche. Cuando no estaba caminando, sentado o acostado pensando, tenía sueños extraños, sobre puertas, alas y cartas. Leí y releí el texto de la nota y realmente empecé a mirar lo que estaba pasando, conmigo y con mi vida.

Solo puedo asegurar que el tesoro realmente existe, y que se me revela en episodios. Aunque algunos dirán que he experimentado un milagro, preferiría decir que he descubierto el milagro. La maravilla de la vida.

 

back to home pdf share