Kirche und Moschee

Islam y cristianismo: ¿dónde se encuentran?

back to home pdf share

El cristianismo y el islam comparten una historia accidentada. Proximidad y distancia, rivalidad y reconocimiento mutuo, guerra y paz: así se han considerado y se han relacionado a lo largo de los siglos. El islam ha arraigado durante mucho tiempo en Europa, pero ¿podría decirse que está aquí como en su propia casa? Uno piensa, por ejemplo, en la convivencia bajo el dominio de los musulmanes en España, un breve florecimiento y un intercambio pacífico entre judíos, cristianos y musulmanes que terminó con la reconquista en 1492, cuando los cristianos recuperaron completamente España. No obstante, el islam ha dejado sus huellas en Europa, y los frutos de los intensos intercambios entre sufíes, cabalistas y místicos cristianos, aún nos inspiran.

Hoy, la llamada Europa cristiana está expuesta a grandes tensiones. Una razón para ello radica en los conflictos que se desencadenan por la lucha, cada vez más dura, por la distribución de recursos y que, como tantas veces, se atribuye a los "extranjeros". “Nosotros” nos enfrentamos a la necesidad de una convivencia pacífica y de entendimiento, especialmente con respecto a las personas de fe musulmana que viven en Europa o que llegan aquí todos los días. Son grandes la ignorancia y la falta de familiaridad con el modo de vida y las creencias religiosas de los demás, y los cristianos también conocen, cada vez menos, sus propias raíces religiosas. Por lo tanto, explorar las profundidades de su propia religión, así como la de los demás, podrá ser muy beneficioso para todos.

El cristianismo y el islam, junto con el judaísmo, pertenecen a las religiones monoteístas, es decir, a quienes creen en un solo Dios. Esta es su afinidad y su mayor problema: la rivalidad.  ¿Cuál es la verdadera religión del único Dios verdadero?

Diferentes frutos de un mismo árbol

Desde el punto de vista de las religiones, Dios aparece como un legislador que promete felicidad eterna a quienes creen en Él, si siguen las reglas que Él ha dado. Las reglas y doctrinas, tomadas como una verdad del Evangelio, separan a las personas de diferentes creencias. Sin embargo, detrás de la llamada cultura cristiana y musulmana, no solo hay sociedades[1] que tienen diferentes “reglas” religiosas, sino que también mantienen diferentes formas de vida, más o menos patriarcales, en las que la familia tiene un papel más o menos importante.

Pero los cristianos y los musulmanes, a menudo, tienden a verse a través de gafas superficiales y prejuiciosas. Pero detenerse en este nivel externo hace imposible alcanzar un terreno de entendimiento. Para conocerse abiertamente se requiere un conocimiento mutuamente objetivo. Aquellos que adquieran este conocimiento encontrarán el amor a Dios y a la humanidad en todas las religiones; sin que realmente estén ocultos, sino solo un poco fuera de la vista. Cristianos y musulmanes están llamados a descubrir este amor en sus propios corazones.

Si se asume que todas las religiones provienen de una esfera divina y si se las compara con un árbol que crece del cielo a la tierra, entonces lo primero que vemos son los diferentes frutos. Este árbol parece dar frutos tan diferentes que uno puede dudar de su origen común. Los frutos pueden atestiguar, además de su diferente forma, del amor o de la discriminación, de la paz o de la violencia, de un camino hacia Dios o de la persistencia mezquina en las diferencias exteriores. Toda religión puede entenderse como un sistema de reglas, así como un camino interior. Quien prueba las frutas puede descubrir que las frutas con formas diferentes tienen sabores similares. Nuestro instrumento de conocimiento aquí es, expresado en las palabras del místico cristiano Maestro Eckhart, la chispa divina en el corazón[2], que es capaz de realizar la unidad más allá de todas las palabras. Depende de cada uno ver las cosas con esta luz interior y seguirla. Así que la práctica de vida individual de cada ser humano influye en las ideas que otros tienen de su propia religión, o del ser humano y de Dios. Y esto es cierto en un sentido mucho más amplio de lo que uno podría imaginar.

Caminos interiores en ambas religiones

Las profundidades comunes del islam y el cristianismo residen en la semilla divina de la que ambas brotaron. En ambas religiones siempre ha habido caminos interiores que fueron y son seguidos por místicos y gnósticos[3]. Mientras los místicos buscan al divino Amado principalmente con el corazón, los gnósticos intentan transformarse a través de la Gnosis. Ambos saben que pueden encontrar a Dios en sus vidas. En su camino también pueden encontrarse, con una comprensión cada vez mayor y, en última instancia, como amigos y compañeros.

¿Qué tienen en común las personas que recorren un camino interior en el Cristianismo o en el Islam? Sin generalizar, cuando una persona busca, encuentra y sigue la luz interior, no puede ser de otra manera, se revela un terreno común.

Donde no se considera a Dios como una persona, ni como un legislador, ni siquiera solo como un creador, la visión del misterio divino se abre. Dios, que es independiente de todos los mundos, está, sin embargo, en todas las personas, en todas las cosas y en toda actividad. Así lo explica Ibn Arabi (1165-1240), el mayor jeque de los sufíes. "Nosotros[4] estamos más cerca de Él que su propia vena yugular", dice el Corán[5]. Y: "Y allí donde dirijáis vuestro rostro, está el rostro de Dios"[6]. Pero, aunque Él es idéntico a las cosas, continúa Ibn Arabi, las cosas y la humanidad no son idénticas a Él[7]. Como ser material, pensamientos y sentimientos que se enfocan solo a lo material, el hombre aún no ha comenzado a realizar la humanidad que Dios le ha destinado. Porque debería convertirse en una persona perfecta, un “insan al kamil”. Dios ha incorporado sus rasgos en los 99 nombres más hermosos, y quien ama a Dios viaja a Él a través de Sus nombres. ¿Al final de este viaje, después de que el ego (fanâ'), se ha extinguido y restablecido en Dios (baqâ'), hay una unidad perfecta, especialmente porque Dios es el único ser verdadero? Que el siguiente verso hable por sí mismo. Dios dice: "Y cuando lo amo [al ser humano] soy su oído con el que oye, su vista con la que ve, su mano con la que él se prende, y su pie con el que él camina "[8].

Los místicos cristianos han desarrollado una visión similar. El Maestro Eckhart[9] (1260-1328), lo formula a grandes rasgos de la siguiente manera: Detrás del Dios creador de la Biblia se encuentra la Deidad, el ser más elevado, increado, la tierra el sin fundamento, Y lo más íntimo del alma humana donde resplandece la "chispa divina", es una con Ella. Dios es el ser de todas las criaturas, pero los seres humanos todavía tenemos que encontrar acceso a este estado de ser. Jesucristo es el modelo del ser humano perfecto, y toda persona puede llegar a ser Hijo de Dios mediante el amor. La forma de llegar a esta meta radica en amar y comprender, desde el fondo del alma. De esta manera, el amor ilumina al ser humano y salva al alma de la muerte. El Maestro Eckhart describe este estado de la siguiente manera: “El ojo en el que veo a Dios es el mismo ojo en el que Dios me ve a mí; mi ojo y el ojo de Dios son un ojo, uno que ve, uno que sabe y uno que ama”[10].

Después de todo: "Quien ama no tiene religión sino solo a Dios"[11].


[1] Uno tiene que considerar aquí que ni las comunidades cristianas ni las musulmanas son homogéneas: así como cada país cristiano en Europa tiene su propia forma de vida, también lo hacen los países musulmanes - muy diferente a la visión unidimensional que la opinión popular puede hacernos creer.

[2] En la cual, la capacidad del conocimiento no es nuestra, pero este conocimiento es un reino en el que podemos entrar.

[3] En el Islam, estos últimos son llamados ârifûn.

[4] Alá es el que habla aquí.

[5] 50:16

[6] Al-Báqara 2:115

[7] Futuhat al Makkiyah III 384.18.

[8] Hadith Qudsi

[9] Leyendo a Averroes (Ibn Rushd) y a Avicena (Ibn Sina) así como a Moisés Maimónides – se encuentran abundantes puntos comunes entre los sufíes, cabalistas y místicos cristianos.

[10] Del sermón: Quien me escucha no se avergonzará. Fuente: Internet

[11]Rumi, fuente exacta desconocida.

back to home pdf share