cellist

J - Mosaico de imágenes de un violonchelista - Parte 1

back to home pdf share

Las texturas íntimas y complejas de su vida, tan íntimamente capturadas en la película de Christopher Nupen [1], e inspiradas en sus entrevistas  y sus amigos músicos, forman una miríada de imágenes llenas de luz y color que el corazón comprende mejor. Su vida se describe como una metáfora de la unidad del alma y la personalidad, un instrumento de belleza inspirada.

Jacqueline du Pré, era una persona como ninguna otra. Incomparable como músico y violonchelista, le bastaba con su propia persona, única en la fuerza y la confianza de su propia individualidad. Lo que la hizo tan especial es difícil de expresar con palabras.

¡Parece como si hubiera nacido "completa"! Es una locura decirlo, pero incluso desde una edad temprana, su talento musical fue un don natural. Tocaba como por instinto y desde el corazón; y no usaba, necesariamente, un sistema musical formal. Era completamente natural, desinhibida, como si la música viniera tanto de su propio ser interior como del violonchelo mismo. Tocaba completamente en el momento, un canal donde todo confluía, la música, el instrumento y el arte, dejando al afortunado oyente asombrado y maravillado.

A pesar de la grandeza de Jacqueline como artista, era sencilla, amable, cariñosa y despreocupada, siempre dispuesta a sonreír. Sin ningún tipo de vanidad, siempre dio más de lo que recibió, de forma natural, abierta y plena. No le dio a la gente lo que esperaba, pero se dio a sí misma; la honestidad de sus pensamientos y sentimientos más íntimos. Y debido al nivel discernible de apertura y honestidad, la veracidad de quién era ella también era perceptible cuando tocaba. La música no miente.

Su majestuosa postura y presencia en el escenario expresaron una gracia y fuerza naturales, capturando la plena atención de todos los que la vieron. Su personalidad te abrazaba con un encanto fascinante, cautivando a quienes la rodeaban, atraídos por su belleza natural. Encantaba conocer a Jacqueline por primera vez, incluso antes de escucharla tocar, como si uno estuviese inmerso en una interpretación musical mágica. Cuando, en una orquesta, sus compañeros músicos la escuchaban tocar por primera vez, también caían bajo su hechizo, cautivados por la intensidad, el poder y la belleza del sonido; un logro notable teniendo en cuenta que estaba de espaldas a la mayoría de ellos.

Su personalidad llenaba el momento, llena de confianza en el completo dominio de su instrumento. Su destreza musical hizo que expresara sus ideas con un toque y ejecución perfectos, dando a sus piezas una fuerza emocional llena de significado.

Jacqueline era una personalidad única y multifacética, capaz de comunicarse eficazmente con músicos y no músicos por igual. Irradiaba tanto un aire de sofisticada 'dama inglesa' mezclándose cómodamente en la alta sociedad, como el de una 'gitana' de espíritu libre, moviéndose con facilidad en las profundidades de la naturaleza. Ella era más grande que la vida, con una exuberancia ilimitada. Cuando entraba en una habitación, todos los ojos se dirigían a ella y todos contenían la respiración con anticipación. En las conversaciones casuales, ella siempre era el centro de atención sin ser dominante. Ella era como el "hada" del jardín; hermosa, mágica y, sin embargo, siempre esquiva.

Jacqueline era una con su música, entregándose a su arte, tan completamente, que parecía no haber separación. Cada expresión era musical, cada palabra cantada, y cuando tocaba, todo su ser estaba tan inmerso en la música que era como si su alma estuviera ahí para que todos la vieran.

Su pasión te hacía sentir más grande que la vida, mientras que su música susurraba belleza, alegría y esperanza. Ella fue capaz de transportar a una audiencia, trayendo la belleza natural de un horizonte lejano completamente enfocada.

 

Jacqueline era excepcionalmente sensible con una profunda compresión instintiva de la música. Sus actuaciones musicales eran tan vívidas y vivas, que sentías que cada nota era nueva, totalmente improvisada en el momento, pero hermosamente melódica. Tenía el don de la genialidad. Tocaba desde una intuición inspirada, unida a cada nota, con un control natural sobre su instrumento. Ella era una Maestra y la música era su vehículo de expresión.

También era increíblemente genuina, reflexiva y empática, e irradiaba una calidez y una compasión naturales. Poseía una ingenuidad infantil, una inocencia que se podía sentir en la pureza y sencillez melódica de su música.

Desde una perspectiva, era una mujer sencilla y corriente, completamente abierta y confiada. Su sensibilidad a menudo la dejaba sintiéndose incomprendida, una carga que comparten muchas personas sensibles, incluso si no había verdad en el sentimiento.

Jacqueline, a menudo, se sentía inadecuada, creyendo que sabía menos que los demás. Cualquier superioridad en su arte siempre estaba templada con una modestia genuina. Sin embargo, la duda, especialmente hacia sus propias habilidades como violonchelista, siempre la acompañó durante toda su vida, pero también la impulsó a ser "mejor".

Todo en la vida le resultaba emocionante. Saboreó, disfrutó, vivió cada momento. Se sumergió en la vida, en su naturaleza, amando la fuente misma de la que emanaba su amada música.

La película de Christopher Nupen capturó la esencia misma de quién era ella. No solo reflejaba su maravillosa interpretación, sino también su capacidad para tocar e inspirar a su público a través de la química natural de su música. A nadie dejaron indiferente sus actuaciones.

Una vez fui testigo de esta extraordinaria habilidad cuando tocó una sola nota durante tal vez dos o tres minutos, dejando a la audiencia hechizada y totalmente perdida en ese momento. En esa única nota colocó todo su ser, llenándolo de color, tono y sentimiento, un logro que pocos otros músicos podrían lograr.

Entonces Jacqueline enfermó. Una vez me contó cómo empezó. Se había dado cuenta de que tenía la enfermedad mucho antes de que fuera diagnosticada, pero cuando los síntomas finalmente se manifestaron, estaba aterrorizada. Sin embargo, durante todo ese tiempo nunca se quejó, siempre sonriendo y bromeando. Si sentía miedo, lo ocultaba de la vista, pero al hacerlo, inadvertidamente construía un capullo a su alrededor, se escondía de la misma vida que amaba. Incluso con este acto, a su manera, trató de evitar a los demás el dolor de su enfermedad; la amamos aún más por esto.

Jacqueline nos dijo que no se sentía valiente, sin embargo, su naturaleza positiva se enfocaba continuamente en apreciar aquellas cosas que aún eran posibles. La amistad se había vuelto más valiosa para ella, menos fugaz que cuando estaba ocupada viajando por el mundo.

Continuará en la 2ª parte

Referencias:

[1] Jacqueline du Pré: entrevista íntima inédita - YouTube, Allegro Films.

back to home pdf share