Head

La Decapitación de Juan en la visión de Oscar Wilde

back to home pdf share

Muchos escritos rosacruces contemporáneos a menudo se refieren a la consciencia juanista o a la fase "Juan". Podemos ver esa fase como la manifestación de una consciencia en el plano terrenal que proporciona información sobre el propósito del ser humano. Sin embargo, no se trata de permanecer en ese nivel de consciencia sin más cambios; sino que es importante vivir de él, porque vivir de él traerá el cambio en el que eventualmente "Juan" se encontrará con "Jesús".

Ese es el nacimiento de la consciencia superior. Juan ha completado entonces su tarea. La Biblia nos da un extenso relato del bautismo de Jesús por Juan. Sin embargo, la muerte de Juan solo se menciona de pasada, ya que fue decapitado a petición de la hijastra del rey como agradecimiento por un baile con siete velos.

A pesar de la aparente mención casual y la descripción bíblica bastante espeluznante, hay un significado espiritual más profundo detrás de todo este evento. Oscar Wilde (1854-1900) escribió la obra de teatro Salomé 1 sobre ese tema en 1891, cuyo hilo nos gustaría seguir a continuación.

Herodes Filipo está casado con Herodías. Tienen una hija, Salomé. Antipas Herodes, su hermano o hermanastro según algunas fuentes, tienta a Herodías a dejar a Filipo e irse con él. Herodías convive entonces con Herodes Antipas. Salomé crece y se convierte en una hermosa joven.

Mientras tanto, Juan predica en el desierto. Antipas quiere mantenerse informado sobre lo que está sucediendo en sus tierras e invita a Juan a su palacio. Antipas respeta la sabiduría del predicador del desierto. Sin embargo, Juan lo culpa por su forma de vida adúltera, y está resentido con Herodías, que teme ser rechazada, lo que la impulsa a deshacerse de Juan. Aprovecha la oportunidad cuando Antipas le pide a su hija que baile la danza de los siete velos en su fiesta de cumpleaños. Antipas jura a Salomé que le concederá lo que quiera si el baile tiene éxito. Salomé consulta a su madre, que se las arregla para pedir la cabeza de Juan para evitar ser rechazada.

Antipas se enfurece cuando tiene que satisfacer la demanda de Salomé, pero hace lo que ella le pide debido a su juramento y su posible desprestigio. Le trae la cabeza de Juan en bandeja de plata, un símbolo de pureza, una consciencia limpia, buenas intenciones y bondad. Con esto quiere indicar que ha matado a un inocente.

Para comprender el significado más profundo de esta historia, podemos comenzar por acercarnos a los significados ocultos de los nombres de los personajes.

El nombre Juan significa "el que es dotado por Dios"; Filipo significa "amante de los caballos"; Salomé "la pacífica"; Antipas "como un padre"; mientras que Herodías y Herodes significan "intrépidos y valientes".
Cuando abordamos la historia desde esta perspectiva, adquiere un giro sorprendente. De repente nos encontramos con algunas contradicciones, ya que los nombres de los protagonistas ya no parecen coincidir con sus roles en la historia.

Por ejemplo, ¿cómo puede Salomé, que en hebreo significa "el reino de la paz", reconciliarse con su demanda de la cabeza de Juan, que no es exactamente un acto pacífico? ¿Cómo puede Herodías, cuyo nombre significa "valiente", ser vista como valiente, después del acto traicionero y cobarde de manipular a su propia hija para pedir la cabeza del predicador?

Antipas, cuyo apellido es Herodes, muestra una dicotomía de carácter y, por lo tanto, una doble contradicción. Por un lado, su apellido, Herodes, significa valiente, pero se esconde detrás de la decapitación para no desprestigiarse, mientras que su primer nombre, Antipas, que se supone que encarna una figura paterna, anima a Salomé a bailar la danza de los siete velos, que apunta más a un acto de perversión que de amor paterno.

¿Cómo podemos conciliar la contradicción de la cabeza de Juan presentada en bandeja de plata, cuando sabemos que la plata representa pureza, una conciencia limpia, buenas intenciones y bondad? ¿Cuál es el significado de todo esto?

El elevado significado de una historia cruel

¿Debe haber un significado oculto detrás de esta cruel historia? Oscar Wilde afirma en su obra que Salomé tiene 15 años, 1 y 5. Ella baila la danza de los 7 velos. Aquí vemos la combinación de los números 1, 5 y 7, que indican el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Está claro que, sobre esta base, estamos tratando algo especial, así que continuemos con nuestro análisis más profundo.

Cuando observamos el simbolismo de los siete velos, vemos que este puede referirse a las siete cavidades cerebrales, o las siete cámaras del corazón. Sin embargo, esto último no está representado aquí, ya que se trata de la "cabeza" de Juan.

Mientras Salomé baila su danza, los siete velos caen uno tras otro, lo que indica que el hombre juanista verá gradualmente a través de la verdadera naturaleza del pensamiento, paso a paso. Cuando los velos que envuelven el santuario de la cabeza caen uno tras otro, se produce como "recompensa" la decapitación, y la mente se calma. La paz entra en la facultad del pensamiento y Salomé, la pacífica, se acaba.

Como vimos antes, Oscar Wilde afirma que Salomé tiene 15 años. El número 1 también puede representar la unidad o un enfoque único, y el 5 puede representar la nueva alma. Entonces vemos que Salomé, como la nueva alma, realiza el trabajo. La personalidad debe tener el coraje de hacer que esto suceda, el coraje de soltar los siete velos, el coraje y la valentía de Herodías.

Salomé es la hija de Herodías. La paz es la hija, el resultado de la valentía. Se necesita mucho coraje para observar cuidadosamente el propio pensamiento y la acción resultante, y sacar conclusiones de ello. Todo esto solo puede suceder si va acompañado de pureza, buenas intenciones y bondad de corazón. El buen corazón también debe aplicarse a uno mismo.

A medida que los velos caen, los dos aspectos de nuestro ser se manifiestan, porque tanto el bien como el mal son aspectos que mantienen nuestra antigua vida terrenal. Ver y vivir el proceso de levantar los velos requiere bondad hacia uno mismo, y no permitirse caer en la autocompasión o la culpabilidad de sí mismo.

Si abordamos esta historia desde este punto de vista, podemos ver que cada personaje puede considerarse como un aspecto separado del ser humano en el camino, que representa un nivel diferente de consciencia.

Comenzamos con Filipo, el "jinete", un símbolo de la mente terrenal. Él es perfectamente feliz en este mundo. Desde un punto de vista gnóstico, podemos decir que este personaje representa el apego a lo material: "las personas con caballos tienen el cielo en la tierra, pero cuando mueren, hay poco que heredar". Filipo es la persona que está completamente enfocada en los asuntos terrenales, una persona que no está en absoluto preocupada por las cuestiones más profundas de la vida. Sin duda, deja que la vida continúe y deja que "el agua de Dios corra sobre el campo de Dios", como dice el refrán. Él desaparece rápidamente de la historia porque surgen otros aspectos de la consciencia.

Herodías, su esposa, su polo opuesto, anhela un propósito superior en la vida. La Chispa de Espíritu irradia un anhelo de unidad con el Espíritu, un anhelo que es una expresión rudimentaria de una consciencia superior, y que no permite que el hombre nacido en la naturaleza, Filipo, encuentre la paz en su vida. Como resultado, Filipo debe desaparecer de la escena y Antipas debe aparecer en primer plano. Filipo, por así decirlo, se transforma en Antipas.

Antipas asume ahora un papel completamente diferente. Él reconoce a Salomé como la nueva alma y le pide que se revele, que retire los velos que encierran la nueva facultad de pensamiento, la nueva consciencia.

Sin embargo, Salomé no puede ayudar, sino que pide la cabeza de Juan. Salomé, la nueva alma, no puede revelarse hasta que se quiten los velos que cubren el santuario de la cabeza. Mientras el viejo pensamiento no se vea como un factor limitante en el camino espiritual, no importa cuán necesario sea, no se puede obtener una verdadera comprensión.

Cuando tal visión ha crecido a través de la danza de Salomé, Juan se da cuenta de que su papel se ha cumplido. Él entiende que tiene que desaparecer para darle a Salomé, el alma nueva, todas las oportunidades para seguir creciendo. Interiormente reconoce y da testimonio de la presencia del alma nueva, y se sacrifica por su propia voluntad.

Entonces, lo que parece ser una historia cruel y sedienta de sangre, de repente adquiere un significado espiritual muy elevado. La consciencia terrenal, Juan, que ha alcanzado los límites de su potencial, voluntariamente da paso a la nueva consciencia, la nueva consciencia del alma.

En resumen, podemos decir que la puerta a la nueva consciencia del alma permanecerá cerrada mientras vivamos de la vieja consciencia terrenal, siempre y cuando seamos guiados solo por lo que se 'conoce'. Porque lo "conocido" es el velo, la puerta, que nos oculta lo desconocido de nosotros. Cuando, a través de la comprensión, hemos quitado los siete velos y "decapitado" nuestro viejo pensamiento, se abrirá una puerta, una puerta a la nueva consciencia del alma, llena de nuevas perspectivas gloriosas.

1Oscar Wilde: Salomé, tragedia en un acto, 1894

 

back to home pdf share