Art Richard Serra

La profundidad que conduce hacia la altura

back to home pdf share

A pesar de sus muchas toneladas de peso, la obra de arte, da la impresión de ser muy ligera, como si las placas se hubieran colocado sin esfuerzo. El material realmente inflexible se ve incomprensiblemente ligero y elegante. Parece como si las planchas de acero, fueran tan flexibles como papel de 150 gramos y hubieran sido modeladas sin esfuerzo de forma ondulante por las manos del artista.

Las elegantes líneas del frente sugieren la proa de un barco; sin embargo, puedo entrar ahí.

A la izquierda y a la derecha se alzan altos muros de acero bruto. Entre ambos se forma un camino estrecho. Camino y miro hacia arriba. La luz de arriba me acompaña. Una pared se inclina un poco sobre mí; Me siento absorvido por la obra de arte.

Es una experiencia vertiginosa. No más líneas rectas, el horizonte ha desaparecido. Los pasillos estrechos e inclinados y la curvatura de las paredes presentan una experiencia distintiva del espacio. Al mismo tiempo, qué extraño, experimento un tiempo diferente, ya no lineal. No, siento como si estuviera dando vueltas en las curvas, pasillo tras pasillo, de forma cíclica, continuando para siempre. Solo la luz, entre esos altos espacios, ofrece un mandato.

El camino gira en una curva cerrada. El sonido de mis pasos cambia. Luego doy vuelta en otra esquina y de repente me encuentro en el centro, el corazón de la obra de arte. Es espacioso e iluminado. Tiene forma de un ojo.

¡Entré por un lado y ahora veo que puedo salir por el otro!

Ahora entiendo el título: 'Open Ended (Abierto)'. No hay un punto final. Nadie necesita volver por el mismo camino como en un laberinto. El camino continúa.

Se me ocurre que se trata de una obra de arte con muchas contradicciones. El enorme peso que da la impresión de ingravidez. El acero, fabricado por el hombre, versus las formas orgánicas de círculos, elipses y espirales, lo natural.

Dos espirales entrelazadas. Dos pasillos: uno hacia el corazón y otro desde el corazón. Paredes huecas y curvadas, situadas unas dentro de otras y enfrentadas en el centro. Allí, juntas forman el ojo, el espacio abierto e iluminado.

El hueco estará lleno, el vacío lleno.

¿Son estas las palabras del Tao Te King?

Y en el centro encontramos la esencia espiritual de Tao, me habla de:

Recibirlo todo, entregarlo todo.

No es un laberinto en el que te puedas perder. No es un laberinto en el que solo puedes ir en una dirección. ¡Es un pasaje! Un movimiento de fusión y de paso hacia el otro:

Involución y evolución. Profundidad y altura. Tiempo y eternidad.

Entre los opuestos, hay un camino de vida, ¡mi vida!

Dirigido hacia el centro: el corazón, el alma, el espíritu.

No sé adónde me llevará la siguiente curva, ni cuándo se acerca precisamente la salida. El camino se vuelve tan estrecho que puedo mirar las paredes de cerca. El efecto del tiempo les da una piel corroída en la que puedo ver la estructura de las flores y los soles.

Delante de mí, el camino se ilumina, el pasillo recibe más luz, y entonces salgo de la obra de arte, "al aire libre": un gran campo de luz impresionante. Tiene vistas a un colorido jardín.

Cuando hagas que los dos sean uno, cuando hagas lo interior semejante a lo exterior, y lo exterior como lo interior, y lo de arriba como lo de abajo, lo exterior como lo más interior, entonces entrarás en el reino y te convertirás en un hijo de hombre. [I]

 

Sobre el artista:

Richard Serra es un artista de metal estadounidense, nacido el 2 de noviembre de 1939 en San Francisco.

A menudo utiliza grandes placas de acero de formas simples, cuya construcción también es engañosamente simple. Para Serra se trata de la relación entre la obra de arte y el espacio circundante. No importa si sus placas de acero se abren paso a través de un paisaje montañoso, la sala de un museo o una concurrida plaza de la ciudad: las placas interactúan con su entorno. A través de su ubicación precisa cambian la perspectiva espacial del espectador.

Su obra se ha comparado con la arquitectura y se construye en astilleros. En esta labor colabora un unido equipo de ingenieros, siderúrgicos y transportistas. Sin embargo, no es el resultado final, sino el proceso de construcción el punto de partida para Serra. Cuando habla de eso, no dice 'yo', sino siempre 'nosotros'.

Algunas de sus obras son:

Curvas de Berlín, 1986, Berlín.

Rey de Nueva York, 2008, Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Cuestión de tiempo, 2005 Museo Guggenheim, Bilbao.

Este-Oeste/Oeste-Este, hito en el desierto, 2014, Qatar.

En los Paises Bajos:

Abierto, Museo Voorlinden, Wassenaar.

Uno, 1988 Museo Kröller-Müller, Otterloo.

Nivel del mar, 1989-1996, Zeewolde.

Arcos crecientes, 1980, Museo Boijmans Van Beuningen, Rotterdam.

Las horas del día, 1990, Bonnefantenmuseum, Maastricht.

 

Referencias

[i] Evangelio de Tomás

back to home pdf share