Ocean

La puerta de salida

back to home pdf share

Me lavo los dientes y observo los pensamientos que fluyen por mi cabeza. Los miro como las olas embravecidas del mar.

Esta vez el fluir de los pensamientos es como agua turbia, plomiza, pesada y espesa. Veo que los proyectiles se forman de la materia mental principal. Los pensamientos se vuelven agresivos e irritantes. Giran como luchadores en torno al tema de una determinada relación y se preparan para disparar. Han localizado el objetivo, encontrado culpable y en cualquier momento habrá una ejecución mental: se disparará al enemigo con argumentos precisos y planificados. Miro todo esto, observo las trayectorias, los trillados caminos de la lógica, las órbitas magnéticas que, como pegajosas telarañas, atraen moscas negras de pensamientos presentes en la atmósfera terrestre. Pues se sienten atraídos por la matriz que existe a mi alrededor, la clave vibratoria y un cierto anhelo dentro de mí que exige el alimento adecuado.

Soy como una biblioteca viviente, llena de carpetas en las que se esconden diversas matrices y patrones de pensamiento. A partir de ellos, el escritor presente en mi sistema crea sus historias, fábulas, dramas, novelas de guerra, romances, moralidades... que interpreto en un extraño trance...

Mis pensamientos vuelven a mi cuerpo. Mi mano, como si estuviera programada, cepilla los dientes. Y la consciencia está viendo todo este espectáculo marcial desarrollándose en la cabeza. Hago todo lo posible por mantenerme atento. Sé que mi consciencia actual es como mantener el equilibrio sobre una cuerda tendida sobre un abismo. Un movimiento inadecuado y volveré a caer en el abismo de la inconsciencia, la hipnosis y el sueño. Y seguiré como una cobra sigue la flauta de un faquir, que interpreta una melodía de pensamientos que me seducirá y me llevará a actuar de acuerdo con una de las matrices proyectadas sobre mi personalidad.

Termino de cepillarme los dientes. Voy a la habitación, me siento en el sillón, cierro los ojos y me sumerjo en mi mundo interior. Con decisión, atravieso la puerta luminosa que conduce al reino de Poseidón. Poseidón fue tragado por Cronos, Señor del Tiempo y el Espacio. El tiempo y el espacio son el software principal de su reino. Los grandes cuerpos celestes y sus trayectorias tejen para él un macramé gigantesco y multidimensional de la realidad a partir de las multicolores energías planetarias y estelares.

Soy una de sus innumerables células. Tejida como un punto de macramé, sirvo para alimentar con mi energía a Cronos y sus guardias. Tengo algo que él no tiene. Tengo acceso a las Luces de los Mares Primordiales, a la energía que Cronos necesita tanto como el aire. Por lo tanto, soy una batería que lo alimenta a él y a su sistema. Un esclavo atrapado en la trampa del espacio-tiempo. Normalmente deambulo por laberintos del pasado o del futuro que capturan mi energía. A veces, sin embargo, consigo guardármela para mí mismo. Estos son los momentos en los que me sumerjo en el Ahora. El Ahora es la eternidad. Una eternidad que me ha sido robada a mí y a miles de millones de otras criaturas por la fábrica de sueños; la fábrica de ilusiones.

Regreso a mi cuerpo con cuidado, al momento presente. Lucho por estar sobrio.

La puerta a la eternidad es el corazón. Sumerjo mi consciencia en el mar luminoso del silencio. Fue Poseidón quien me tomó en sus brazos y me envolvió en su energía. Por su orden, las agitadas olas se aquietan. El agua se vuelve suave y receptiva. Delicada y sensible. Puede ser porque la protege en su propio campo de fuerza. Aparecen la paz mental y la comprensión. Paciencia y aceptación. Confianza.

El único camino que conduce a la liberación de la boca de Cronos está lleno de amor consciente, fortificado por un lado con sabiduría y, por otro, con poder. Es el sagrado tridente de Poseidón, el sagrado rastrillo cósmico con el que marca las direcciones y caminos del fluir de las aguas de las que él es regente.

Quiero salir del cautiverio de Cronos, ese poderoso Leviatán, la Ballena, que se tragó una parte de las aguas sagradas y lo llamó su mundo. Quiero salir de los grilletes de mi cuerpo que se aprietan como mandíbulas a mi alrededor. El cuerpo me aturde, me hipnotiza con el poder de sus instintos animales, deseos, anhelos y sueños, con el poder de sus matrices pesadas e inmundas. ¡Quiero volver a casa! ¡Lo llevo dentro de mí! Cada momento de atención plena, observación silenciosa y consciencia de dónde estoy y de lo que me está pasando, cuáles son mis pensamientos y sentimientos, y si pertenecen a Cronos o Poseidón, es otro paso que me acerca a la Fuente.

Reconozco programas hipnóticos. En el mundo de Cronos, la materia es sagrada.

Cuerpo, dinero y objetos están hechos de ella. El cuerpo anhela el placer y el lujo. Está controlado por matrices y sentidos que no conocen la Luz pura; conocen la luz reflejada y proyectada en las paredes del abdomen de la ballena. Un ser humano atrapa estas gotas como un tonto, fluyen a través de sus dedos y se le escapan de las manos. Intenta atrapar el amor y se aferra a otro ser humano como una polilla. Pero este ofrece solo luz imperfecta reflejada, deformada por matrices. Intenta captar la sabiduría y devora libros llenos de programas y patrones de Cronos. La "sabiduría" de este mundo: una colección tóxica e indigesta de instrucciones para generar sufrimiento a todos los niveles de la vida. Él se enferma por ella, la vomita. Intenta tomar el poder y comienza a imitar a Leviatán, destruyendo y devorando a los que se interponen en su camino.

Intenta atrapar la riqueza y destruye la naturaleza para crearla. Pero la riqueza que este mundo tiene para ofrecer lleva consigo la semilla de la muerte y lo que emergió de la destrucción está marcado para siempre por ella. La riqueza pierde gradualmente su brillo y sufre corrosión, degeneración, oxidación y muerte lenta. El ser humano cae en un círculo vicioso de comprar y tirar. Se rodea de materia fría y su corazón se vuelve cada vez más pétreo por la falta de calor.

Finalmente, después de millones de intentos infructuosos por capturar la felicidad, uno cae en la desesperación y la depresión. Se siente vacío y agotado. Ve que sus manos están tan vacías como estaban. ¿Dónde estoy? ¿Quién soy? ¿En qué tipo de mundo vivo? ¡Vanidad, todo es vanidad!

¡Sé que hay un mundo diferente en otro lugar!  Libre de lucha, pérdida, muerte y sufrimiento. Libre de engullir y digerir. Lleno de felicidad y silencio. Un mundo en el que todos son felices. La puerta de entrada es el corazón. ¡Hay en él una gota luminosa de las aguas de Poseidón! Cuando la ves y le prestas atención, cuando uno sigue su voz, comienza a perforar a través de la roca, abriéndose camino para salir del mundo de las sombras.

La gota crece constantemente, hay cada vez más Luz en mí y menos sombra. ¡Debo estar constantemente atento y vigilante para distinguir la luz de las sombras en todo momento! Para no dejarme engañar por falsos susurros, para seguir lo Esencial. Sé que la clave es el anhelo de libertad, SOBRE TODO en este mundo. La vibración de este deseo, de este anhelo, debe ser tan fuerte que rompa los muros de la prisión. Me mantengo alerta para resistir las tentaciones que intentan volver a hipnotizarme.

Permanezco atento y satisfago la Necesidad que el momento presente trae consigo. Lo saturaré con mi consciencia. Estoy en el Ahora, paso a paso estoy recuperando la eternidad perdida.

 

back to home pdf share