violin

Los últimos años de Ludwig van Beethoven. Sobre el deber de ser "Yo". Parte 1

back to home pdf share

Alrededor de 30.000 personas asistieron al funeral de Beethoven, que tuvo lugar en la Iglesia de los Agustinos, en Viena. Se tocó el Réquiem de Wolfgang Amadeus Mozart. Ocho conocidos sostenían los extremos de su sudario. Treinta y seis portadores de antorchas acompañaron el ataúd. Una corona de capullos de rosa entrelazados rodeaba la cabeza de Beethoven, y un lirio yacía en su mano.

“Beethoven ya no existe; murió el 26 de marzo de 1827 entre las 5 y las 6 de la tarde, víctima de la peor de las dolencias y de terribles sufrimientos”. Esto es lo que Anton Schindler, amigo de Beethoven, escribió sobre la muerte del maestro.

Unos días antes, Beethoven, desahuciado, yacía en su lecho de enfermo, pensando: "Os quiero, seres humanos. Es difícil, por supuesto, dejaros tan pronto. Siento como si estuviera al principio. Aún queda mucho por hacer. ¿Quién será mi sucesor? ¡Me temo que no tengo!”

Según la leyenda, Anton Schindler lo despertó con un folleto de notas musicales en la mano: “Mi gran maestro, ¿te estoy interrumpiendo? Hoy te traigo algo hermoso: ¡música de Franz Schubert! ¿Tienes ganas de deslizarte por ella? ¡Veamos!" Leyó la primera canción. “¡Schindler, si tiene algo que hacer, puede dejarme solo! Me siento muy bien". Y así, ahora solo, Beethoven leyó de nuevo la música: “¡Schubert! ¿Quién eres? ¡Me perteneces! ¡Eres mi hermano! ¡Y no lo sabía! ¡Pero ahora te conozco, ahora que es demasiado tarde!", sollozó desconsoladamente. “Schubert, rico y gran artista, estás rebosante de música. Cuán verdadero y real es todo dentro de ti. Cómo fluye todo desde tu corazón".

"Mi gran maestro", escribió Schindler en Los cuadernos de conversaciones, "¿Te gustó la música?" Beethoven: “¡Hay una chispa divina en Schubert! Tráelo aquí, es urgente. ¡Quiero conocer a mi sucesor!

Schubert lo visitó con las rodillas temblorosas: su despedida fue desgarradora. Un año después, Franz Schubert también murió. Su último deseo fue escuchar el cuarteto de cuerdas de Beethoven op. 131 una vez más...

Misa Solemne op. 123

En la primera página de este manuscrito, Ludwig van Beethoven escribió la siguiente nota: "Que vuele de corazón a corazón".

Una carta documentada, cuyo principal objetivo era despertar sentimientos religiosos tanto en los cantantes como en los oyentes. Beethoven escribió al archiduque Rodolfo: "Dios conoce mi ser más íntimo, y Él sabe que yo,
como ser humano, cumplo con todos los deberes que la humanidad, Dios y la naturaleza me piden, de la manera más sagrada".

¿Cómo fue creada la Misa Solemne, esta obra tan inaudita? Para hacerlo, Beethoven debió haber conocido todas las composiciones importantes del texto católico original. Le llevó años dar a cada palabra, a cada aseveración, un nuevo valor, un nuevo sonido. El texto y las notas se forjaron en un yunque una y otra vez, se trabajaron con martillo hasta que finalmente quedó una sustancia minimalista.

Al escuchar el “Agnus Dei”, podemos experimentar un escalofrío que baja por la columna vertebral hasta los pies: "Cordero de Dios, tú que quitas los pecados del mundo, ¡danos paz!" Y probablemente no haya nadie que no pueda percibir los suaves tambores al final de la misa, después de una subida del contrabajo sobre todos los instrumentos de la orquesta hasta las regiones más altas que el oído humano pueda escuchar.

Para Johann Sebastian Bach, el ser humano todavía estaba protegido en un orden objetivo conectado a Dios. En la época de Wolfgang Amadeus Mozart, ya podían sentirse los impulsos individuales de paz y libertad en una armonía inocente y perfecta.

Ludwig van Beethoven, sin embargo, estaba interiormente encantado. Buscaba la paz, la libertad, la grandeza y el amor de manera directa, aunque se vio sumido en una increíble soledad debido a su sordera. Extrajo altos valores humanos y éticos de esta terrible miseria y fue capaz de volver a forjar lo que estaba sintiendo como un ardor, en formas musicales indescriptiblemente eufóricas en el yunque de su maravillosa creatividad. La guerra, la lucha, el consuelo, la vida, el éxtasis y la gratitud golpean directamente al oyente y hay esperanza en abundancia en el contexto de su novena sinfonía:

"Überm Sternenzelt muss ein lieber Vater wohnen!" ("¡Sobre la bóveda estrellada debe vivir un Padre querido!").

Sin embargo, el ser humano debe asumir activamente su propia existencia. Entonces obtendrá una dignidad intangible. El deseo de paz está tan frustrado hoy en día como lo estaba entonces. La "Missa Solemnis" de Beethoven se convirtió en una "Missa Spiritualis", por su profunda penetración en el alma humana.

Recomendación: Karajan, Berliner Philharmoniker, Wiener Singverein, Janowitz, Ludwig, Wunderlich, Berry (Deutsche Grammophon)

Nikolaus Harnoncourt, Orquesta de Cámara de Europa, Arnold Schoenberg Chor (Teldec)

Fidelio

Lo que las Sagradas Escrituras son para una persona religiosa, la música de Beethoven puede ser para una persona ética y humanista.

"¿Acaso Ludwig van Beethoven escribió Fidelio, su única ópera, el año pasado?", podríamos preguntar. Ahí están los gritos de libertad de los presos en sus mazmorras oscuras, quienes sufren tortura, hambre, o se hallan en campos de concentración... Y luego está el amor, están los amantes y los seres queridos que luchan contra la represión y la tiranía con coraje y disposición al sacrificio.

"O welche Lust, in freier Luft, den Atem leicht zu heben, nur hier ist Leben, o welche Lust!"  (¡Oh, qué placer, una vez más, respirar libremente el aire fresco, solo aquí hay vida, oh placer!).

Florestan (preso):

“Gott, welch ein Dunkel hier: O grauenvolle Stille! Öd ist es um mich her. Nichts lebet außer mir. In des Lebens Frühlingstagen ist das Glück von mir geflohn! Wahrheit wagt ich kühn zu sagen, und die Ketten sind mein Lohn.“

(¡Dios, qué densa oscuridad! ¡Qué horrible quietud! ¡Aquí en esta tumba oscura no veo nada más que mi profunda angustia! ¡Oh, qué tortura más cruel! En la brillante mañana de la vida, mi libertad, ¡ay!, se perdió. Estas cadenas son la recompensa de una conversación abierta y sincera.)

Leonore a Florestan:

“Du sollst gerettet sein!

Die Liebe wird im Bunde mit Mute dich befrein.

O namenlose Freude!

O Gott, welch ein Augenblick!

O unaussprechlich süßes Glück!”

(¡Serás salvo! El amor y el coraje te liberarán. ¡Oh, alegría increíble! ¡Oh Dios, qué momento! ¡Oh inexpresable y dulce felicidad!)

Quienes escuchen esta música serán tocados inevitablemente. Percibirán el valor indescriptible de la libertad: ser por un instante libres de nuestras cadenas mentales y físicas, de Auschwitz, Gulags, de prisiones de cualquier tipo. ¡Y cuán rápidamente se pisotea esta libertad! Beethoven sondea con su música las profundidades abismales, el lado oscuro de la humanidad. Con amor y responsabilidad, con voluntad de sacrificio, busca y encuentra formas de liberación, de expresión de un alma grande.

La belleza de la música también puede percibirse e interpretarse en una dimensión espiritual: a través de la voluntad de experimentar el bien y el mal, a través del coraje y la búsqueda de la verdad, el ser humano experimenta las cadenas más profundas de la materia, donde la muerte lo amenaza. Al final está, sin embargo, el ascenso a la dicha y a las esferas del amor más elevadas. El egoísmo, la voluntad de sobrevivir y la determinación son parte de este camino. La ópera de Beethoven es una manifestación del futuro, un amanecer nuevo y resplandeciente. El esplendor del nuevo día se mantiene en alto ante la humanidad. El viejo mundo de la personalidad se transforma en el mundo de "nosotros", en medio de una gran alegría y una animación elevada.

Recomendación: Ferenc Fricsay, Bayerisches Staatsorchester, Leonie Rysanek, Dietrich Fischer-Dieskau u. A. (DG)

(Continuará Parte 2)

 

back to home pdf share