Garden

Mirando a Hieronymus Bosch, el Bosco, uno se mira a sí mismo - Parte 2

back to home pdf share

Volver a la Parte 1

La investigadora escocesa Lynda Harris[2] cree que es plausible que el Bosco haya sido fuertemente influido por las ideas de inspiración gnóstica y dualista de los bogomilos y cátaros. Sorprendentemente, existen pistas a este respecto.

- Tomemos, por ejemplo, La Muerte y el Avaro, una pintura que describe, ampliamente, la elección que el alma enfrenta.

Death Miser

 

En un estudio preliminar encontramos una cruz antropomorfa. Es una cruz que representa que el mal en el mundo será abrazado por el bien, con amor. En la versión final de la pintura, este detalle fue omitido.

-La Extracción de la Piedra de la Locura, también conocida como La Cura de la Locura, también ofrece pistas. Con Lubbert Das (Lubbert=nombre de la estupidez; Das=bola de grasa), se corta una piedra. ‘Cortar una piedra' era una costumbre medieval para, de nuevo, volverse completamente saludable. Lo que se corta es lo que los cristianos convencionales consideran una locura, una especie de exorcismo, algo para lo cual no hay lugar en la iglesia establecida - el potencial espiritual del ser humano. En la pintura no refleja una piedra en absoluto, sino una especie de capullo de loto, un antiguo símbolo de conciencia espiritual, del núcleo primario divino del ser humano.

Cutting the stone

 

El capullo todavía está bastante cerrado, y el estúpido Lubbert lo ha eliminado de los representantes de la iglesia. Digno de mención es el típico hábito cátaro de la mujer, con el evangelio de Juan en la cabeza que, por cierto, es completamente ignorada. Vemos una mesa redonda apoyada en una especie de hongo, muy similar a la piedra redonda y plana que se usaba en la ceremonia cátara del Consolamentum.

- En un estudio preliminar del tríptico de El carro de heno, vemos una cruz (tradicional),  muy lejos dentro del mundo del carro de heno. Pero justo afuera hay una cruz de Luz universal que representa un camino de salvación. Una cruz luminosa, casi idéntica, adorna las lápidas de los bogomilos en Sarajevo y en Radimlja, Bosnia. Estas lápidas de Bogomilos,  a menudo, se explican como la resurrección de lo imperecedero. No se puede descartar que el Bosco se refiera a esto con esta cruz de luz.

- En el hermoso cuadro San Cristóbal, el gigante Réprobo lleva a un niño (Jesús), al otro lado del agua turbulenta.

Christoforus

 

A mitad del vado, su tarea se vuelve mucho más liviana cuando descubre que es Jesús a quien lleva: el gigante Réprobo se convierte en el portador de Cristo = Cristóbal. Otra conexión entre dos mundos, con el Bosco. Aunque el niño proviene de un hermoso paisaje, lejos y casi invisible un pueblo está en llamas. Réprobo / Cristóbal lo lleva a un lugar seguro, apoyándose en su bastón (símbolo de su fe en ciernes, que es una fe viva, atestiguada por la vegetación verde de su bastón), y guiado por el pez sangrante sobre su bastón: pez= en griego ichtus, es un acrónimo, a menudo usado por los primeros cristianos como símbolo de Cristo. ICHTUS: para los primeros cristianos, este era el núcleo del mensaje bíblico. Iesous Christos Theou Huios Sooter - Jesús, Cristo, Dios, Hijo, Salvador. El tema de Cristóbal también se puede encontrar en las lápidas  bogomilas. En el simbolismo bíblico topográfico de los Bogomilos, el neófito tenía que cruzar con seguridad el siempre tormentoso lago de Galilea: el lago representaba la última turbulencia de la vida por superar. Solo entonces se podía llegar a Cafarnaúm, la ciudad del Consolador, al otro lado del lago. El Bosco, así como los Bogomilos, tenían que ocultar sus percepciones y darlas a conocer en símbolos que solo serían entendidos por espíritus afines.

El hecho de que el Bosco también ofreciera a la atormentada humanidad una visión no disimulada, puede verse mejor en el hermoso fragmento que representa el ascenso del alma purificada y personificada hacia la redentora luz insondable. A través de un tubo similar al eje, el alma es guiada al paraíso - en una pose de oración - por el ángel.

pilar of glory

 

Vemos la misma actitud de oración en San Jerónimo el Ermitaño, representado en el “pilar de gloria”, en el que el alma “trasciende” los diferentes niveles del universo para llegar a la puerta de entrada de la tierra de la Luz. Este proceso de ascensión del alma se describe en la Visión de Isaías, que se dice que fue escrita en un monasterio bogomilo, en Macedonia.

No es tan importante saber con seguridad si Hieronymus Bosch fue un cátaro tardío o un bogomilo. Es indiscutible que fue un iniciado. Ningún artista del pasado puede reclamar el título de mago o iniciado más que él. Pero su mayor mérito es que, incluso después de 500 años, sigue alentando la autorreflexión y el autoconocimiento. Y con eso nos conecta con una verdad clásica y universal:

“Quien se conoce a sí mismo, conoce el Todo.”

 

Referencias

[1] Este artículo se publicó, en parte, en Jeroen Bosch, wijsheid-schrijver met beelden (Jeroen Bosch, escritor de sabiduría plasmada en imágenes), Rozekruis Pers, Haarlem 2016

[2] Lynda Harris, Herejía Secreta de Hieronymus Bosch, Floris Books, 1995

back to home pdf share