lightning

Noche del alma

back to home pdf share

A plena luz del día, de repente, me sentí abrumado por la oscuridad. No la vi venir en absoluto, pero repentinamente todo pareció volverse en mi contra. Algunos me acusaban de algo y me hacían la vida difícil, al menos eso era lo que sospechaba. La vida misma se había vuelto contra mí y ni siquiera sabía por qué.

Y luego, de nuevo, me acechó una abrumadora duda y fui asaltado por pensamientos oscuros. Mis certezas adquiridas pacientemente se destruyeron una tras otra. El significado profundo de las cosas es ahora un misterio para mí, y sin fundamento me encontré a  mí mismo precipitado en las profundidades de la existencia y a merced de las fuerzas oscuras del destino. Me pregunté, ¿qué debía hacer?

¿Pero no es en eso donde se esconde el peligro? Tuve la tentación de reaccionar rápidamente para contrarrestar inmediatamente las inminentes adversidades y defenderme con todas mis fuerzas de las calamidades que se acercaban, afrontar resueltamente las causas y combatirlas enérgicamente.

Pero al hacerlo, solo estaba empeorando las cosas. De esta manera, fortalecí los poderes oscuros que se alimentan de la energía de mi oposición. Y todos mis pensamientos involuntarios formaron una red en la que me enredé cada vez más, hasta que finalmente el pánico me paralizó por completo. Estaba completamente bloqueado, no podía ver nada, y tenía miedo, estaba dando vueltas en la oscuridad.

En este estado, me resultaba imposible darme cuenta de que cada intento que hacía para liberarme me encerraba aún más. Al final, no tuve más opción que abandonar toda mi resistencia y mi lucha guiada por el instinto de supervivencia, manteniéndome como una caña flexible a merced del viento. Todo lo que tenía que hacer era permanecer tranquilo hasta que la tormenta se alejase, impotente contra todos estos casos de fuerza mayor que me impedían ejercer cualquier influencia significativa en mi vida. Esperar pacientemente, con la mirada dirigida hacia "las montañas de las que vendrá la ayuda", como se dice en el Salmo 121.

Sé que esta ayuda siempre llega inesperadamente, pero tengo que confiar en ella. Al principio, la ayuda puede llegar en forma de una rendición de sí mismo que me permitirá soportar las circunstancias y afrontarlas. Entonces, de repente, tuve una visión de lo que me pasó y la consciencia de haberlo creado yo mismo. Y finalmente, me llegó la fuerza espiritual del centro que llena mi ser-alma y me eleva por encima de la lucha por la supervivencia. Esta fuerza me mostró definitivamente el camino para ser libre de mí mismo, allí donde ya no hay prosperidad o adversidad, ya no alguien que amenaza ni nadie que puede ser amenazado. La noche ha pasado y por fin ha llegado la mañana.

 

back to home pdf share