Shiva und Parvati

Poder y conciencia en las relaciones. De lo Creativo y lo Neo-creativo. Parte 1

back to home pdf share

La pareja divina Shiva-Shakti, personajes-dioses del hinduismo, se nos revela, en un sentido esotérico,  como símbolo de diversos procesos del camino espiritual.  Ambos seres necesitaron un largo y doloroso proceso para reunir en una conciencia madura los polos extremos del ascetismo y del éxtasis, de la independencia y la fusión simbiótica, de la aversión al mundo y del devoto "cuidado del mundo". Shiva y Shakti crecen en una danza creativa en la fuerza y el poder en varias etapas de madurez.

La historia de amor de Shiva y Shakti comienza con un problema. Un poderoso demonio, el gran Asura Taraka, amenaza los reinos de los dioses y de los hombres. Un sabio vidente profetiza que solo un hijo de Shiva y Shakti tendrá la fuerza para detener al invasor.

Nómbrame una mujer en todo el universo

Los dioses se vuelven entonces hacia Shiva, que se encuentra una vez más en la gélida soledad de la contemplación, en olvido del mundo. Solo a regañadientes sale de su meditación. "Nómbrame una mujer en todo el universo que pueda soportar el fuego consumidor de mi ascetismo sin quemarse, ¡y me casaré con ella!", dice finalmente Shiva.

Los dioses se vuelven hacia Shakti y le piden que se encarne en forma de mujer para que, junto con Shiva, puedan engendrar al hijo que traerá la liberación del demonio Taraka.  Shakti acepta sacar al solitario Shiva de su estado trascendente  y llevarlo al reino terrenal.  Poco después nace como hija de un rey. Su nombre es Sati, y crece hasta convertirse en una mujer de extraordinaria belleza.

Sati

Cuando llega a la edad de casarse, su padre invita a muchos príncipes apuestos y Sati debe elegir un novio. Pero Sati no quiere elegir a ninguno de los pretendientes. Al anochecer, cuando un mendigo desnudo aparece frente a la ventana de su palacio -es Shiva en una forma terrenal- sus ojos quedan absortos el uno en el otro. Shiva comienza a bailar con poderosos pasos. Al ver sus gráciles movimientos, el corazón de Sati se inflama repentinamente de amor. Aunque el rey se resiste a casar a su hija con el monje mendicante, Sati se impone con firmeza. El ritual del matrimonio puede tener lugar. El insólito novio aparece el día de la boda montando un toro, su piel embadurnada con las cenizas de las incineraciones  y serpientes enrolladas alrededor de sus brazos y cuello. Un rayo de luz ardiente emerge de su tercer ojo abierto. Es Shiva, quien ahora da siete vueltas al fuego nupcial junto a Shakti, y luego se instala con ella en la poderosa montaña Kailash.

Una vez allí, la envuelve en sus brazos y la calienta con su fuego.  Entonces, corazón a corazón, se hunde con ella en la inmensidad sin límites de un amor que engendra mundos.

Comienza el juego conjunto de la creación. Y es ella quien lo conduce. Él la sigue con profunda devoción y se deja moldear por ella en miríadas de formas creativas. Habiéndose hecho uno con su voluntad, disfruta tanto de sus juguetones caprichos como de lo sublime de su poder materno. En el dinamismo de su juego, al que él se entrega voluntariamente, ella da a luz al mundo: el tiempo, el espacio, el sol, la tierra, la naturaleza, nacen.

Y todo lo que ella crea, él lo llena con su conciencia.

El juego creativo llega a su fin

Pero este juego de amor creativo llega a un final abrupto. El padre de Sati ha invitado a familiares y amigos a un ritual sagrado de sacrificio. Solo Shiva y Sati están excluidos. Cuando Sati se entera de ello, cabalga enfadada hacia el lugar del sacrificio y se enfrenta a su padre. Su padre le explica que no quiere que Sati y Shiva estén aquí porque ninguno de los dos es lo suficientemente puro para este ritual sagrado. Esto hace que Sati se enfade aún más y, siguiendo un impulso salvaje, se arroja al fuego sacrificial. Su último pensamiento es que quiere reunirse con Shiva en otra vida.

Cuando Shiva se entera de la muerte de Sati, se siente abrumado por el dolor de la pérdida. Herido por la pena, camina hacia el altar del fuego sagrado y levanta el cadáver carbonizado de Sati de las cenizas aún calientes. Sosteniendo el cuerpo sin vida en sus brazos, baila alrededor de la tierra con fuertes pisadas para expresar su dolor. Las montañas tiemblan, los mares se desbordan, el universo tiembla, el Sol se oscurece y todos los seres en todos los niveles se congelan, paralizados por el miedo.

Solo Vishnu, el guardián del mundo, puede detener a Shiva en su poderosa danza de destrucción. Shiva recupera el sentido, reconoce instantáneamente que su inmenso dolor se basa en el apego e inmediatamente regresa a la cima de Kailash. Todo contacto entre él y las formas del mundo se disuelve de nuevo, toda su conciencia fluye de regreso a su elevado terreno del ser. Shiva descansa de nuevo en la inmensidad de una autoconciencia trascendente.

Parvati

Una vez más los dioses le piden a Shakti que encarne en la Tierra para que a través de ella tome forma el salvador de los mundos. Esta vez nace como la hija de Himavan, la personificación de los Himalayas, y su esposa Menaka;  recibe el nombre de Parvati. De sus virtudes destaca en particular su firme voluntad. Cuando Parvati llega a la edad de casarse, Shiva sigue sentado en completo aislamiento en Kailash. Por tanto, Parvati va a las áridas alturas de los Himalayas y allí pasa sus días en devoción ritual y entrega silenciosa, directamente ante el gran Shiva. Una y otra vez ruega al gran dios, cuyo fuego siente, que repare en ella  solo una vez. Parvati desarrolla así una inmensa paciencia y devoción. No deja de adorarlo en toda forma de devoción ritual.  Tiene que demostrar que su omnipotencia es igual a la omniconsciencia de él, incluso en las prácticas del ascetismo. Debe aprender a dirigir su poder completamente hacia él y olvidarse del mundo y de sí misma, con concentración y devoción.

La palabra de la fuerza espiritual en constante maduración de Parvati se extiende por la región montañosa. Un día, un anciano asceta errante llega a la casa de Parvati y le pregunta por qué está asumiendo todas esas dificultades. Ella le explica que su alma ha elegido a Shiva como su esposo, y que lo ganará a través de su vinculación pura. "¡Mi alma anhela lo imposible!" El vagabundo le ruega que desista de su petición después de todo. Él le advierte: "Un gran peligro emana de él. ¡Él es la forma sin forma ante la cual perecen todas las cosas y todas las aguas!" Pero Parvati se mantiene firme y no se deja disuadir de su empeño. Entonces la apariencia del asceta errante cambia. El gran Shiva se encuentra ante Parvati. Él le confiesa que ya no puede resistir su enorme fuerza y le pide que se case con él una vez más. Entonces la voluntad y la conciencia del gran Shiva descienden en ella. Él y ella se penetran una vez más, y ella lo lleva con la fuerza del poder purificado a todos los planos de la existencia universal.

 

(Continúa en la Parte 2)

 

back to home pdf share