The path towards

¿Repetición o libertad? Hacia la atención consciente

back to home pdf share

Es posible que ni siquiera seamos conscientes de todas estas acciones familiares, cosas que hemos llegado a hacer a lo largo de nuestra vida, ya sea por elección consciente o automáticamente. Lo dice apropiadamente un texto del Talmud que probablemente haya leído:


Preste atención a sus pensamientos: se convierten en palabras.
Preste atención a sus palabras: se convierten en acciones.
Preste atención a sus acciones: se convierten en hábitos.
Preste atención a sus hábitos: se convierten en su conducta.
Preste atención a su conducta: se convierte en su destino.


Pero, ¿de qué se trata? Los hábitos nos permiten realizar acciones recurrentes con facilidad. Es posible que haya recorrido veinte kilómetros en su coche, por la autopista, por ejemplo, sin ser consciente de por dónde conducía ni de cuántos coches adelantaba. Por supuesto, esto asegura que utilice su atención de manera eficiente, que ya no tenga que procesar estímulos conscientemente y, por lo tanto, pueda pensar en ese problema difícil. No hay nada malo en ello; la vida en piloto automático permite que pueda concentrarse en lo que realmente le parece importante. Aun así, la segunda parte del poema se siente menos positiva. Porque el tema central es que mi hábito se convierte en mi destino. ¿Y, acaso, yo quiero eso?
¿Qué pasa con el hábito de juzgar a alguien que conozco, a la velocidad del rayo, basándome en las impresiones más repentinas? ¿Y hasta qué punto es realmente tan genuino mi hábito de sonreír a todos los que se me acercan? ¿No es más bien un hábito que, un día cuando estoy cansada, de repente parece una actitud que me pongo como una máscara? Una máscara amigable, pero no yo misma: increíblemente agotador. ¿Y qué dice acerca de mi destino? ¿Qué hay de verdadero, qué hay de real en mis pensamientos, mis hábitos, mi destino? Adquirir consciencia de esto puede ser impactante. ¿Qué pasa con el poder del hábito, que siempre habita en nuestro ser? ¿Y alguna vez lo elegimos conscientemente?
Actualmente, la vida diaria de casi todos ha sido sacudida. Lo que antes era normal, ahora funciona de otra manera. Los hábitos han cambiado, un ritmo diferente, para muchos cerca de casa. Las semanas parecen correr rápido, con nuevos hábitos, como una vida monástica moderna. Y en esta vida monástica moderna, me gustaría realmente que todos tomáramos consciencia de la fuerza y el poder de los hábitos.
El poder de un buen hábito es útil, como estar consciente y atento en el momento, y volver a experimentarlo al final del día para poder dejarlo ir de verdad.
El poder de los hábitos, que te permite no tener que elegir a cada momento, no tener que pensar y, por tanto, poder centrarte en otra cosa: contemplar lo esencial.
Diferente es el poder del hábito, cuando (ya) no se trata de una elección consciente, sino que el comportamiento en realidad no se ajusta (por más tiempo) a la realidad que busca. Y ya sabe, sus acciones se convierten en sus hábitos, estos se convierten en su conducta, y esta se convierte en su destino.
Deseo que todos aprovechemos este tiempo para prestar atención a lo que pensamos, a las palabras que usamos, a nuestros hábitos. Que tomemos conciencia de lo que nos mueve a todos. Entonces probablemente reconoceremos en el otro, al igual que en nosotros, el anhelo de una nueva dirección, lejos de los hábitos asfixiantes, lejos de las contradicciones, de regreso a la verdad, la libertad, el amor.
 

back to home pdf share