Cells

Star Trek: Aspirando al Otro - Parte 3

back to home pdf share

El viaje del héroe

El viaje del héroe narra, en imágenes universalmente arquetípicas, el proceso interno de la autorrealización humana. Es una parte integral de las culturas de todo el mundo, en todas las épocas, pero, en su esencia, con tan pocas variaciones que el erudito de la mitología Joseph Campbell acuñó el término «monomito». Ejemplos bien conocidos de la cultura contemporánea son: El Señor de los Anillos, Star Wars, Matrix, Harry Potter y Avatar. Los ejemplos clásicos son: la epopeya de Gilgamesh, la Kalevala, Parsifal o La flauta mágica de Mozart.

Los imperios fantásticos, las galaxias nativas o “muy, muy lejanas” a través de las que el héroe y sus compañeros viajan, simbolizan el reino interior del microcosmos, el sistema del "ser humano" en su totalidad. Esta etapa metafórica está poblada por  personificaciones de aspectos internos, algunas de las cuales se traducen en actos dramáticos que conducen a la completa liberación y renovación de todo el microcosmos. Lo que sigue después, en el mejor de los casos,  puede ser indicado con palabras, sonidos, imágenes en movimiento o inmóviles. Intuitivamente, creemos que se desarrolla en áreas y estados trascendentes, que pertenecen al "Otro", el inmortal dentro de nosotros. Por eso, los relatos del viaje del héroe tienen casi siempre un final banal o totalmente abierto. Y, de nuevo, nuestra intuición nos dice que el proceso continúa en otras esferas (o tal vez solo está empezando) que ya no están a nuestro alcance.

El marco arquetípico del viaje del héroe se puede esbozar con bastante rapidez: por lo general, la historia se desarrolla en una situación de desorden general y agitación, épocas después de la caída de la Edad de Oro (el estado original y, en principio, completo, pero no consciente). Fuerzas malvadas y hostiles gobiernan con mano de hierro, amenazando con erradicar los últimos focos de resistencia. Ahora aparece un principio joven, inicialmente ignorante y prácticamente indefenso, que ya deja clara su vocación, pero que primero rechaza su misión fatídica. Dramáticamente llevado a su destino, nuestro héroe se embarca en su viaje y se supera a sí mismo (con mucha ayuda de sus amigos), listo para sacrificarse y, después de recuperarse de una iniciación dramática y dolorosa, adquirida con alto costo,  derrota al malvado adversario. En Star Trek, las cosas son un poco diferentes: después de guerras devastadoras, la gran crisis existencial de la humanidad en todo el planeta se ha superado hace siglos. La Tierra está unida y las civilizaciones culturalmente maduras de la galaxia se han unido formando una alianza basada en la confianza y el respeto mutuos, el intercambio cultural y la cooperación científica. El deseo de autorrealización ha sustituido en gran medida a la autopreservación como motivación. Parece que la ciencia y la tecnología han puesto en marcha una nueva era dorada, en la que los recursos y la energía disponibles sin límites, han puesto fin a la pobreza y las guerras.

Pero el desarrollo del ser humano no ha terminado, aún no se ha completado en esta etapa, porque el camino hacia el ser interior aún no se ha recorrido en su totalidad. A partir de cierto punto, la conciencia interna, la "evolución espiritual" ya no es automática, dirigida desde “arriba”. No obstante, el ser humano está llamado a embarcarse, consciente y autónomamente, en una exploración interna “archivada”, por así decirlo, en el subconsciente colectivo de la humanidad bajo el nombre de “viaje del héroe”. Por su libre albedrío, él conquista las dimensiones espirituales con todas las acciones que tienen lugar en el universo interno del ser humano y de la humanidad.

En lugar de un héroe único y claramente centrado, en Star Trek aparecen varios, cuyas acciones y experiencias forman un todo intrincado.

Nuevos desarrollos, nuevos protagonistas

En los “buenos tiempos” del Capitán Kirk (un estado mental anterior, casi inocentemente lúdico, en comparación), las cosas estaban claras: la Federación Unida de Planetas estaba formada por humanos, vulcanos, andorianos y tellaritas. Había humanoides esclavistas de piel verde de la constelación de Orión, los gorn, de aspecto reptiloide y algunas otras razas alienígenas que eran bastante intercambiables como “alienígena de la semana”, pero que nunca tuvieron mucho peso. Y luego estaban los autoritarios y astutos romulanos - y, por supuesto, los agresivos y amenazantes klingons, cuya aparición garantizaba una ira tangible. Mientras tanto, la Federación y el Imperio klingon han logrado una especie de paz burguesa - el lado agresivo y salvaje y el lado cultivado y adaptativo de la conciencia se han acercado y se han reconciliado en la medida de lo posible. Ahora, las intrigas internas y las luchas por el poder en el Imperio Klingon se están volviendo cada vez más importantes para la acción y si bien básicamente está integrado, este lado de la consciencia, del funcionamiento interno del ser humano, todavía no se ha calmado, no ha encontrado la paz.

Se ha establecido una zona neutral entre el territorio romulano y el de la Federación, aunque los propios romulanos (astucia, engaños insidiosos) no han oído hablar de ella en décadas. Cuando resurgen con una explosión, la Zona Neutral se convierte en un campo de constantes luchas por el poder y puñaladas provocativas. Interpretación: La consciencia madura se ha distanciado por su propio descuido interno, fingiendo la sofisticación, para luego atacar brutalmente y sin escrúpulos. Sin embargo, aunque invisible, siempre está presente y al acecho. Las naves romulanas tienen dispositivos de camuflaje que las hacen invisibles hasta el último momento.

Los Trill son de particular importancia: una especie doble simbiótica que comprende un huésped humanoide unido con un simbionte parecido a una larva. El simbionte se implanta permanentemente en la cavidad corporal del huésped - y se trasplanta en la siguiente al final de la vida útil del huésped actual. Un gran honor por el cual los posibles anfitriones son entrenados extensivamente y con la máxima disciplina desde la infancia. La unión de huésped y simbionte no es sólo física sino que incluye mente, personalidad y recuerdos. En cada trill, las características y recuerdos de cada antiguo anfitrión siguen vivos. Adopta la idea de la reencarnación que es tan típica de Star Trek.

Sigue la aparición de los avariciosos ferengis, cuya cultura se basa en el afán de lucro, los militaristas cardassianos que, durante décadas, han estado oprimiendo brutalmente a los fundamentalistas bajoranos. Ambas razas, juegan papeles importantes en Star Trek: Espacio Profundo Nueve), que al principio reprimieron brutalmente a los primitivos pero astutos Pakleds y a muchos otros. Los enemigos verdaderamente poderosos y temibles son los Q y los Borg antes mencionados.

Principales adversarios

"Q" es el nombre de una raza, el nombre de cada uno de sus miembros - y el nombre de un ejemplar muy específico que aparece en la película piloto de Next Generation (Próxima Generación) y que sigue acosando a la tripulación del Enterprise hasta el último episodio. El Continuum Q se ha desarrollado, hace siglos, más allá de su estado físico de existencia, convirtiéndose en seres prácticamente omnipotentes, inmortales y omniscientes de energía pura. En una zona desierta llena de realidades de reemplazo auto-generadas, vegetan en una parálisis agonizante y el aburrimiento, en un aburrido y turbio ámbito lleno de realidades burlonas, o comenzando disputas por nimiedades. Parece que ya no tienen nada que aprender ni posibilidades de desarrollo. En principio, podrían gobernar el universo y hacer que todo lo que vive les venere como dioses - pero incluso eso les aburre desde hace eones. Puesto que su ilimitado egocentrismo les hace imposible “rebajarse”, son incapaces (y en su mente no se les ocurre siquiera la idea) de encariñarse con formas de vida "menores", conscientemente se quedaron en la cumbre solitaria de su supuesta perfección. ¿Estamos ante una descripción de las antiguas, cuasi divinas jerarquías de gobernantes y administradores que se describen en Efesios 6:12 como «potencias y poderes bajo el cielo»?

Uno de ellos que (suponiendo que por pura desesperación, comienza a mostrar una nueva apertura), está desarrollando una fascinación infantil y lúcida por la tripulación del Enterprise (más o menos como un niño fascinado por un hormiguero), los coloca una y otra vez en situaciones desesperadas, abrumadoramente amenazadoras, en la mayoría de los casos como manipulador malicioso o maestro de la esclavitud. La irreductible dignidad, el apego a los principios, la sinceridad y la lealtad de estos seres tan frágiles y efímeros ante el más alto peligro no le dejan descansar. Le muestran su propia imperfección cuidadosamente reprimida. Su aparente omnipotencia se tambalea sobre sus límites tan pronto como intenta seducir a estas insignificantes criaturas mortales para que traicionen sus valores. Q puede interpretarse como el símbolo de Mephisto, el espíritu que «niega siempre», el adversario y seductor cósmico, atrapado en la negación perpetua, que no puede ser derrotado, sino solo burlado o - claramente - desafiado por las posibles consecuencias - rechazado. Q es también responsable de que la Federación se reúna con los Borg antes mencionados, como Guinan Anmen, que ya tiene experiencia en esta raza.

Los Borg son una raza humanoide muy avanzada tecnológicamente - o mejor, una mezcolanza de razas humanoides - que mejoran sus cuerpos mediante implantes cibernéticos hasta quedar irreconocibles. No tienen una consciencia individual, sino que están unidos en un colectivo en el que cada dron borg escucha constantemente los pensamientos de todos los demás. Los Borg se consideran a sí mismos el Pináculo de la Creación, todas las demás razas son inferiores, y su mensaje es: ¡La resistencia es inútil! Otras razas, cuando están en contacto, son «asimiladas», es decir, despojadas de su voluntad, también desfiguradas con implantes cibernéticos e integradas en el colectivo.

Los Borg simbolizan la fuerza antagonista cósmica que,  a nivel material, imitan la unidad universal con medios profanos. Es un principio diabólico que provoca en el ser humano delirios de grandeza y de implacabilidad, intolerancia, opresión, explotación y destrucción. Evolucionan constantemente a través de las propiedades y los logros absorbidos de las razas asimiladas (y aniquiladas en el proceso), son colectivamente invencibles y casi inmortales. Abusan de la tecnología (que llamamos inteligencia aplicada y creativa) para manipular su propio estado de vida, habiéndose convertido en híbridos repugnantes. No siendo máquinas, ni tampoco seres vivos de verdad, destruyen la vida, la diversidad, la individualidad, la identidad, la libertad y la sensibilidad, con la reflexiva obviedad con la que se encuentran. Quieren subyugar la vida misma, que no entienden y, por lo tanto, desprecian por completo. En su fría y destructiva obsesión, encarnan la antítesis exacta de lo que creen ser.

Sin embargo, los Borg no son la invencible máquina de asimilación que ellos creen ser; los Q podrían sacar a los Borg del universo con un pensamiento efímero si pudieran interesarse lo suficiente en ello. Y mucho más tarde, durante el transcurso de Star Trek, cuando en la serie Voyager los Borg se encuentran con la especie ultra-exótica 8472, completamente alienígena, de una dimensión tan extraña, los Borg se topan con un adversario que no pueden asimilar, pero que es tan agresivo y destructivo como ellos.

Curiosamente, un solo borg, a quien la tripulación del Enterprise llama Hugh y (con mucha mayor profundidad y detalle en el transcurso de Star Trek: Voyager) Espacio Profundo Nueve ejemplifica cómo algunos drones Borg pueden volverse individuos si logran separarlos completamente del colectivo. A medida que avanzamos, conocemos que el colectivo Borg no opera desde la consciencia colectiva, sino que está dirigido por una reina como una colmena. Y hacia el final de Star Trek: La Voyager conduce a una mutación que permite que una pequeña parte de los drones Borg en la Unimatrix - una especie de mundo de ensueño - se encuentren separados del imperativo totalitario del colectivo como individuos, como los individuos que solían ser antes de la asimilación.

(continuará)

back to home pdf share