Reflection

Star Trek: Aspirando al otro - parte 4

back to home pdf share

Etapas de la realización

Las aventuras, en el universo de Star Trek, pueden ser entendidas como encuentros de la consciencia humana con las innumerables fuerzas y cualidades creadas por las estructuras emocionales del ser humano. La Vía Láctea, con todos sus habitantes, es un reflejo del inmenso "espacio cósmico" en el que todos los seres humanos participan como "microcosmos". En el fondo del subconsciente viven antiguos recuerdos, tanto colectivamente como de forma individual, aspectos y características que pueden ser presentados como criaturas fantásticas, a menudo extrañas y, sin embargo, extrañamente familiares. Dentro del ser humano, lo cósmico y lo interno se encuentran, jugando un papel importante en nuestras vidas. Las fuerzas y los principios que emergen no son solo energías, sino que están activados e impregnados de contenido espiritual. Forman parte de un vasto espectro que afecta al ser humano, que él reconoce y quiere hacerlo realidad en él. Esto es el desencadenante de todas las batallas que tenemos que vivir, donde todo lo exterior es solo un espejo de nosotros mismos. Y, como resultado, debe surgir una consciencia como nunca soñamos – una vez que todo esté integrado en una entidad unificada llamada: "el ser humano".

En Star Trek, la Vía Láctea está dividida en cuatro cuadrantes: los territorios de las especies conocidas se encuentran en los cuadrantes Alfa y Beta, el territorio Borg se encuentra a decenas de miles de años luz del otro lado del cuadrante Delta. Aquí es donde Q/"Mephisto" animará a la Enterprise a demostrar al Capitán Picard que la tripulación del Enterprise (la consciencia) no está preparada para lo que le espera en la Vía Láctea (la extensión inexplorada del microcosmos).

Encuentro con el adversario en el Cuadrante Delta

Como hemos dicho, interpretamos a los Borg como una imitación megalómana y engañosa de lo divino por medios terrenales. Las naves Borg tienen forma de gigantescos cubos que representan una estructura mental que se ha perfeccionado en el plano material dentro de sus límites, pero que no quiere ni puede ir más allá de lo espiritual divino. El cubo representa una forma física muy exigente y problemática que no utiliza ninguna otra raza espacial. Esto demuestra la superioridad tecnológica de los Borg, así como la fría arrogancia con la que los Borg se encumbran sobre otras razas espaciales. En el primer contacto con los Borg, el Enterprise ha demostrado ser irremediablemente inferior, y la única forma de escapar fue que el Capitán Picard se tragase su orgullo y pidiese a Q que el Enterprise regresara al cuadrante Alfa. Pero ahora que los Borg conocen la existencia de la humanidad, no descansarán hasta que la hayan asimilado o los propios Borg hayan sido derrotados.

Debido a las enormes distancias interestelares, pasan años hasta que una flota Borg aparece en el territorio de la Federación (con la tecnología de la Federación hubiese tardado décadas). Los Borg se dirigen a la Tierra, dejando una estela de destrucción total. La Flota Estelar de la Federación trató de detener a los Borg - y, en parte debido a la ignorancia del Alto Mando, fue destruida casi por completo.

En plena batalla, el capitán Picard (ego y fuerza de voluntad, el núcleo de la personalidad) fue secuestrado y asimilado. Ahora los Borg saben todo sobre la Federación. Lo convierten en su portavoz, pero no pueden eliminar completamente su consciencia individual. Tiene dimensiones que los Borg no pueden ver y, finalmente, se produce un rescate dramático. A pesar de que el capitán Picard parece recuperarse completamente, la terrible experiencia lo deja profundamente traumatizado y lleno de odio hacia los Borg. A la inversa, como parte temporal del Colectivo Borg, él - y con él toda la Federación - también tiene un conocimiento profundo del enemigo. De este modo, la amenaza mortal puede ser evitada, aunque permanece por el momento.

Derrotado y herido - y con ello iniciado

Interpretación de lo que está sucediendo: las fuerzas que quieren mantener a la gente en el plano puramente material han oscurecido el principio rector de la consciencia y lo han dañado casi irreparablemente. Se ha producido una fusión temporal que ha grabado en la consciencia un profundo y vivo conocimiento de los antídotos. La experiencia traumática y humillante se convierte más adelante en una bendición, ya que, en principio, este conocimiento permite superar al adversario. El "viaje infernal" del héroe, la culminación de la segunda gran parte de su viaje, se convierte en parte de su iniciación. Mucho más tarde, al final de la cuarta serie de Star Trek (la Voyager), lo logra la capitán Kathryn Janeway (un principio de consciencia paralelo, personificado como femenino por su calidad vital, protectora, maternal y femenina), aprovechando las paradojas temporales (libertad relativa respecto de la consciencia de la época) logran confrontar a la reina Borg y neutralizar el colectivo Borg para siempre.

Espacio profundo Nueve: El otro lado - El cuadrante Gamma

En la transición entre Próxima Generación y la serie siguiente, Espacio Profundo Nueve, se descubre un agujero de gusano estable cerca del sistema Bajor, inicialmente ocupado por los cardassianos, que conecta con los cuadrantes Alfa y Gamma de la galaxia. De repente, el otro lado de la galaxia (el lado humano hasta ahora inexplorado) está al alcance de la mano. Después de que los cardassianos, presionados por la Federación, abandonaran la ocupación de Bajor, dejan abandonada una estación espacial, tomada por la Federación y rebautizada como Espacio Profundo Nueve. Esta estación espacial orbita alrededor de Bajor y se mueve fuera de órbita hacia el extremo del agujero de gusano. Tras la exploración, dos cosas se hacen obvias: en primer lugar, el agujero de gusano es el hogar de criaturas inmateriales e inteligentes a las que los bajoranos han venerado como Profetas durante miles de años. Y segundo, todo el cuadrante Gamma, más allá del agujero de gusano, está en manos de un misterioso bloque de poder llamado “el Dominio”.

La otra mitad desconocida de la galaxia (compuesta por los cuadrantes Gamma y Delta), simboliza una parte oculta del interior humano - y de la creación en su conjunto. En muchas historias, este "imperio detrás del velo" entrará a través de un portal (un espejo, una madriguera, un armario, un andén, una "grieta" en la estructura espacio-tiempo, como un agujero de gusano). Por lo general, gobiernan jerarquías cuyo poder se basa en el engaño, la imitación y la manipulación. Para mantener su existencia, influyen en la consciencia de los que viven en este lado del velo actuando, por ejemplo, como dioses, arcángeles, etc.

Con los Profetas y sus adversarios igualmente inmateriales, los Pah-wraiths, el Espacio Profundo Nueve ha dado un giro de 180 grados con respecto a la visión científica y racional original de Star Trek, introduciendo entidades que ya no pueden distinguirse de las entidades sobrenaturales. La forma y el alcance de su influencia en las "vidas de los mortales" van mucho más allá de lo que han sido hasta entonces - resultando que los Profetas incluso facilitaron la encarnación de su emisario: Benjamin Sisko, el oficial de la Flota Estelar que toma el mando de la estación espacial.

En el proyecto piloto de Star Trek, Espacio Profundo Nueve, lo encontramos como comandante de la nave durante la batalla contra los Borg. Su nave es destruida y su esposa muere en la batalla, dejándole como un hombre roto y un padre viudo. Como tal, obedece las órdenes de tomar el mando de la estación Espacio Profundo Nueve. Es una orden que le dio el capitán Picard, al que conoció trágicamente como un testaferro de los Borg en la batalla, considerándole responsable de la muerte de su esposa. Los orígenes de Benjamin Sisko, su papel único como "emisario" de los casi divinos Profetas y su eventual ascensión a lo inmaterial, lo convierten en una especie de mesías. La serie adopta - más allá de los numerosos heroísmos - motivos universales de las religiones del mundo hacia las que, hasta entonces, mostraba cierto desprecio.

El Dominio es un sistema de castas autoritario gobernado por misteriosos Fundadores, una raza de “cambia formas”. Los Fundadores pueden adoptar o imitar cualquier forma imaginable, pero en su mundo natal existen en un estado líquido de unión colectiva, el Gran Vínculo. Originalmente, los investigadores y exploradores tenían tanta suspicacia, prejuicios y enemistad hacia los sólidos" (seres unidos por una sola forma) que, en una sobrerreacción sin precedentes, han puesto bajo su control todo el cuadrante Gamma mediante la ayuda de razas creadas genéticamente: los Karemma son los comerciantes, los Vortas los administradores y los Jem'Hadar, que por diseño dependen de una droga de control, los guerreros. Todas estas razas están genéticamente programadas para adorar a los Fundadores como dioses.

Los Borg, antes mencionados, controlan el Cuadrante Delta imitando a toda la humanidad con medios tecnológicos y asimilando todo lo que encuentran. El Dominio va mucho más lejos: los Fundadores crearon artificialmente poblaciones enteras para que les sirvieran, protegieran, temieran y adoraran. Y los mismos Fundadores, sin forma, que desafiaron descaradamente el término "mutantes", básicamente imitan todo - su contraparte, lo divino, el propio plan de creación.

Pronto quedará claro que el gruñón jefe de seguridad de la estación espacial, Odo, también es un Fundador - pero sin conexión con su pueblo ni conocimiento de su origen. Resulta que fue uno de los cientos de Fundadores enviados al espacio como recién nacidos, como sondas vivientes, para volver con información sobre el universo.

Ahora sabemos que Odo también está en un viaje heroico para regresar a sí mismo y a la unidad con su origen. A este respecto, desempeñará un papel muy importante para el conjunto de los acontecimientos.

Sin embargo, en primer lugar, el Dominio considera que los avances de la Federación en el cuadrante Gamma son actos de agresión, rechaza todos los esfuerzos diplomáticos y toma la ofensiva, no abiertamente, sino mediante artimañas, engaños y manipulaciones: los Vorta fingen una apertura diplomática, los Jem'Hadar hacen un despliegue intimidante de fuerza militar y destreza en la batalla, y los propios Fundadores, que pueden tomar cualquier forma, se infiltraron en los pueblos de este lado del agujero de gusano reemplazando figuras clave en las estructuras jerárquicas de sus adversarios, saboteando y sembrando la discordia de forma inteligente por medio de mutantes.

Durante la mayor parte del conflicto del Dominio, Odo está en contacto con el Fundador que coordina las actividades del Dominio en el cuadrante Alfa. Esta inmersión, en su estado original, está provocando que Odo se entusiasme hasta el punto de alienar temporalmente a sus antiguos compañeros.

Lo que nadie sabe en este momento es que la Sección 31, una división autónoma y secreta de la Flota Estelar, ha infectado a Odo con un virus creado artificialmente que ahora, sin saberlo, transmite a los Fundadores. Una y otra vez, la jerarquía de la Flota Estelar se revela como un principio súper unido y autoritario que sigue obstinadamente la letra muerta de la ley y que, cuando es oportuno, ignora sin vacilar los propios principios éticos. Simboliza un poderoso principio microcósmico, una especie de "yo superior" que, por un lado, tiene un gran poder sobre la consciencia personal, pero que, por otro lado, obedece y depende de ella con sus diversos aspectos, personificados por las tripulaciones y sus oficiales superiores. En principio, este viejo estado mental ya se ha vuelto ineficaz - como lo demuestra una y otra vez la forma en la que las "tripulaciones locales" hacen caso omiso de las rígidas reglas, siguiendo su consciencia, su empatía o su intuición. Una vez más, el oficial médico a bordo de Espacio Profundo Nueve, el doctor Julian Bashir, lleva mucho tiempo intentando encontrar una cura para Odo y no la encuentra, por lo que este empeora constantemente. Finalmente, él y el Jefe de Ingeniería de la Estación, el jefe Miles O'Brian (un viejo conocido de la Enterprise), con una considerable energía criminal, logran el antídoto a duras penas.

(Continuará)

 

back to home pdf share