Pegasus

Un caballo alado vuela por el espacio dentro de mí

back to home pdf share

Cuando era muy joven, solía colgar en las paredes de mi habitación carteles de caballos corriendo hacia el cielo. ¿Por qué caballos? Independientemente de las culturas, épocas y continentes, el caballo es en el inconsciente colectivo humano el animal más cargado de simbolismo y significado. Es el animal más representado en el arte, comenzando por el arte prehistórico, hace más de 20.000 años. Los caballos de mitos, leyendas y cuentos son capaces de hablar y enseñar, de surcar los aires como Pegaso, de ir a las puertas del Paraíso como Albaruk, la yegua que llevó al profeta Mahoma. Son capaces de acompañar al Sol en su curso, como el corcel turquesa de los indios navajos, o de combinar el conocimiento instintivo y la inteligencia humana, como el centauro Quirón, maestro de Esculapio y santo patrón de los médicos. Compañeros de los dioses, los caballos acompañan al Sol en su carrera diaria desde Grecia hasta los mitos gnósticos de Abraxas e incluso en las culturas amerindias... ; los caballos también acompañan al ser humano en sus viajes. Capaces de viajar entre mundos, llevan al hombre más allá del cielo y el infierno y lo traen de vuelta sano y salvo. Atraviesan las oscuras profundidades del inconsciente humano. En las profundidades de los océanos, los caballos mágicos de Neptuno son aquellos que aún no se han manifestado y no tienen forma.

Sin embargo, en realidad, ya no necesitamos caballos en el mundo actual, porque los automóviles, los trenes y otras máquinas realizan todo el transporte que necesitan los seres humanos. Incluso la fuerza física del caballo ya no es necesaria para los seres humanos. No obstante, el número de propietarios de caballos es muy alto en todos los países industrializados, con un mercado que se acerca a los mil millones de dólares en los Estados Unidos. ¿Por qué ocurre esto? Porque los seres humanos necesitamos crear una relación, y en ocasiones reconectarnos con la naturaleza y los animales que nos rodean. Crear una relación con un animal que pesa entre 500 kg. y una tonelada es sentirse muy pequeño de repente. El caballo en nosotros es también el niño interior.

Pegaso, el mensajero de los dioses, es sin duda el arquetipo más famoso de este universo legendario. Pegaso es un caballo alado divino, blanco como la nieve, una de las criaturas fantásticas más famosas de la mitología griega. La historia de su nacimiento contiene un tesoro de ricos símbolos. Este relato iniciático es tan rico en símbolos y enseñanzas que uno podría meditar en él durante días y días.

Para seducir a Medusa, una bella habitante del mar de abundante cabello, de quien estaba apasionadamente enamorado, Poseidón se transformó en caballo y la guio hasta un templo dedicado a Atenea. Allí se unieron y Medusa quedó embarazada. Por haberse atrevido a profanar el templo puro de Atenea, Medusa fue transformada en una horrible criatura, la Gorgona. Y la diosa enojada no se detuvo allí. Para apaciguar su ira, también transformó a sus dos hermanas. Medusa era conocida por su excepcional belleza y por su magnífica cabellera. Como castigo por su acto impuro, Atenea transformó su cabello en una corona de serpientes venenosas y lanzó una maldición sobre sus ojos, que convertía en piedra a todos los que la miraban. Las tres hermanas vivían al pie de la cordillera del Atlas, región que corresponde al actual Marruecos. Medusa fue la única de las tres hermanas en ser mortal. Las serpientes silbaban en su cabeza y su mirada aterradora petrificaba a cualquiera que la viera. El héroe Perseo, hijo de Zeus, concibió el plan para librar al mundo de Medusa. Atenea le prestó su escudo y Hermes le dio una afilada espada y una bolsa de cuero para ocultar la cabeza de Medusa. Perseo se acercó con cautela, sin mirar directamente a Medusa, sino a su reflejo en el escudo de bronce de Atenea. Cuando Perseo cortó la cabeza de Medusa, los dos hijos de Poseidón fueron liberados y brotaron con sangre de su cuello. Así nació el caballo Pegaso de la sangre de Medusa, junto con su hermano Crisaor. Perseo llevó entonces la cabeza de Medusa a Atenea, quien la colocó en el centro de su escudo.

Como muchos mitos griegos, esta historia es profundamente simbólica. Perseo representa el héroe en nosotros, el buscador de la verdad que está dispuesto a enfrentar todos los peligros para transformar el mundo. Pero solo, incluso un héroe, no puede hacer nada. Porque Medusa representa todo lo que el pasado ha construido en nuestro interior, el guardián del umbral, todas las representaciones mentales que tenemos dentro y que nos paralizan si las miramos. Por eso la diosa Atenea, la pureza virginal del nuevo pensamiento, le otorga un escudo, el escudo de un estado interior particular, un escudo que le permitirá enfrentarse a Medusa y vencerla.

¿Quién es Medusa en realidad? Medusa es un ser doble. Es una mujer de gran belleza convertida en repulsiva fealdad. Su nombre, Medusa, significa "la que protege". Medusa fue originalmente la fuerza de la mirada que envuelve con su amor y protege lo que mira. Cuando se convirtió en un ser monstruoso y malvado, con una mirada que petrifica a quienes la miraban, se convirtió en Gorgona, palabra que significa "con una mirada penetrante". Su belleza y su magnífica cabellera, su rostro amable, su mirada viva y seductora, todo ello se convirtió en una terrible maldición. Ver a la horrible Medusa es quedarse petrificado de horror y morir. Perseo representa la intención de quien ha decidido transitar el camino de la iniciación. El primer paso de su heroico viaje será confrontarse con la realidad del estado mental/emocional de la humanidad. Porque la vida interior del ser humano es doble: a la vez que encierra ideales elevados, belleza, visión clara y voluntad de superación, también alberga bajeza, pasiones, miedo y horror. El héroe debe luchar contra el espíritu del mundo, el espíritu que intenta paralizar su ser y reabsorberlo en la atmósfera habitual, y este espíritu es doble.

Se decía que "quien ha visto a Medusa cara a cara debe morir". Sostener, en su verdad desnuda, la visión del estado de caída, la visión de nuestra cultura dualizada y sus resultados de eones, significa la muerte absoluta para todo el ser de la naturaleza ordinaria. Enfrentado a Medusa, con el escudo de Atenea y la espada de Hermes, el héroe solo tarda una fracción de segundo en liberarse. El símbolo de esta victoria, la cabeza de Medusa, estará protegida en la bolsa de cuero de Hermes;  esta bolsa de Hermes simboliza una nueva forma de pensar. Entonces, la señal de la victoria, la cabeza de Medusa, se colocará en el centro del escudo de Atenea, donde aún hoy se puede ver, por ejemplo, en el museo del Louvre, como señal de que la pureza y la verdad siempre triunfan.

Pegaso ascendió al cielo después de su nacimiento y se puso al servicio de Zeus, quien le encargó traer el rayo y el trueno al Olimpo.

Amigo de las Musas, acostumbrado a viajar entre el mundo de los humanos y el de los dioses, Pegaso creó el manantial de Hipocreno, fuente de la inspiración poética, que hizo brotar con una coz. En el mundo de los mitos, Pegaso se convirtió en el mensajero de los dioses, un mensajero que aún hoy se aparece a aquellos que quieren elevarse a la puerta del reino divino.

Muchos querían domar al caballo alado, para acceder a los secretos divinos. El príncipe Belerofonte, lleno de ardor juvenil, deseaba, sobre todo, domar al caballo Pegaso. No pudo hacerlo, a pesar de toda su astucia y vivacidad. Pegaso siempre escapaba al aire. Cuenta la historia que una noche Atenea se le apareció en sueños a Belerofonte y le entregó una brida de oro, la única capaz de domar al fogoso caballo alado.

Capturado por el príncipe Belerofonte, gracias a la brida de oro de Atenea, Pegaso permitió que este héroe griego lo montara para derrotar a otro monstruo que asolaba el país, la Quimera, y realizó muchas otras hazañas con su jinete. Pero el príncipe Belerofonte fue víctima de su orgullo. Intentó con su montura ascender a la cima del Olimpo y volverse igual a Zeus, el Señor de los Dioses. Entonces Zeus envió un tábano, que picó a Pegaso, lo hizo desviarse y derribó al jinete. Belerofonte se rompió la columna vertebral, quedó paralizado y nunca más pudo montar.

Pegasus recuperó su libertad y cabalgó hacia el cielo azul, hasta desaparecer. Encontró a Zeus, quien le encomendó la misión de llevar el rayo a la Tierra.

Así, Pegaso se había convertido en el mensajero de los dioses, trayendo a los humanos el mensaje más preciado en cualquier camino espiritual: la humildad, "el mayor conocimiento es que no sé nada y no soy nada".

Zeus finalmente transformó el caballo alado en una constelación y lo colocó en el cielo, donde todavía se encuentra hoy.

Pegaso vuela libre entre las estrellas. ¡Cuando te subes a su lomo, aprendes lo que es la verdadera libertad! La verdadera libertad es la responsabilidad de tomar decisiones internas. Pegaso te recuerda que siempre estás conectado con el alma. Libertad es escuchar el silbido del viento en las alas de Pegaso con un susurro casi imperceptible: la voz de tu propia alma.

 

Bibliografía

1. Catharose de Petri: La Rosacruz de Oro, Capítulo XI, Fundación Rosacruz, Zaragoza.

2. Bettelheim, Bruno: Psychoanalysis of Fairy Tales (Psicoanálisis de los cuentos de hadas), Poche, 1999 (ISBN 9782266095785), pp. 90-91.

3. Franchet d'Espèrey, Patrice: La main du maître: réflexions sur l'héritage équestre (La mano del maestro: reflexiones sobre la herencia ecuestre), Odile Jacob, 2007.

4. Carl Gustav Jung: Metamorphosis of the soul and its symbols (Metamorfosis del alma y sus símbolos), Georg, 1993.

5. Jung, Emma y Von Franz, Marie-Louise: La légende du Graal(La leyenda del Grial), París, Albin Michel, 1988, pp. 214-215.

back to home pdf share