Monstar

Una noche en Mostar

back to home pdf share

Una noche en Mostar, pero no una noche en nuestro siglo. En mi imaginación partí hacia el Mostar del siglo IX, incluso entonces, una ciudad antigua que se remonta a la época romana. Aquí encontramos una de las etapas centrales más importantes de una fe cristiana pura, igualmente antigua, pero siempre resurgiendo.

Sigo a un pequeño grupo de bosnios, vestidos sencillamente, por las estrechas calles de su ciudad. En cada esquina de la calle, hombres y mujeres coloridamente vestidos, pasan entremezclándose, ya sea en su camino a la Iglesia Ortodoxa Griega, una iglesia con rituales brillantes y música conmovedora y profunda, o dirigiéndose al teatro, adornado tan extravagantemente. Distinguir entre quienes se dirigen a la iglesia o al teatro es difícil, porque ambos grupos se ríen alegremente y están igual de espléndidamente engalanados.

Los hombres y mujeres a los que sigo son tranquilos, sencillos y no distraídos. Con determinación cruzan el magnífico puente de Trajano, con un único arco de piedra que sortea el rápido y rocoso río Narenta.

Se detienen ante un edificio de mala muerte con austeras paredes de piedra y un techo de paja; nada indica que aquí haya un templo detrás de sus puertas, un templo dedicado al Altísimo...

Ellos entran y yo los sigo.

El espacio, grande y brillante, con sus paredes blancas y bancos de áspera madera, pronto se llena con más de estas personas tranquilas y amistosas, hombres y mujeres juntos.

No hay columnas ni pilares, ni decoraciones, cuadros o iconos. No encontramos aquí un altar ricamente decorado con candelabros de oro y cálices. Pero en la parte posterior de la zona se coloca una amplia mesa, cubierta con un paño de lino blanco.

Los únicos objetos sobre la mesa son: un Nuevo Testamento escrito a mano y un pergamino enrollado, que contiene algunos de los himnos inspirados de la antigua iglesia apostólica, los únicos signos por los que se puede deducir el lugar en el que se pondrá el líder de la congregación.

Un anciano, cuyo pelo blanco y rizado cae en cascadas sobre sus hombros, se sienta junto a la mesa. También lleva la misma ropa sencilla de los granjeros bosnios de aquellos días y de ninguna manera difiere de los otros hombres de su edad. Su rostro, fino y sabio, está en parte oculto tras sus manos. La postura y el gesto sugieren que está orando.

Entonces se levanta de la silla, se arrodilla - seguido por todos los presentes - y los saluda sinceramente con una oración brillante y clara, llena de fuerza y dedicación, mostrando perfectamente que es digno de su nombre: Bogomil 1

- "el hombre que ora". Su nombre también puede ser traducido como "Amigo de Dios".

Al final de su oración, la congregación se une a él en el Padre Nuestro , que se afirma con un "amén" claramente audible.

Luego, se eleva una canción con un hermoso ritmo de tonos, volviendo a las mismas melodías que cantaron los Apóstoles y Manes. Esto es seguido por una lectura del Nuevo Testamento.

Después de haber devuelto el valioso manuscrito a su lugar, continúa explicando a su audiencia, que ahora se ha elevado interiormente, el carácter y el simbolismo de su gran ejemplo, Jesús el Señor.

Él les cuenta cuán extraño era en el mundo, cómo fue rechazado por sus compatriotas, cómo siempre señaló al Reino venidero - inmanente, dentro del ser humano.

Habla del significado interior de la cruz, de la crucifixión y de su retorno en las nubes del cielo, retorno que todo ser humano debe imaginar y realizar en su interior.

Relata cómo este ser espiritual ha vagado por la Tierra seis semanas, tras su crucifixión, en un cuerpo semi-glorificado, aprendiendo, enseñando e irradiando poder.

Y mientras describe cómo Cristo realizó “el fin de toda muerte”, es como si la congregación, como Esteban, viera las puertas del cielo abiertas.

Y cita el Salmo 24:

“¡Puertas, levantad vuestros dinteles, alzaos, puertas eternas,

¡Que haga su entrada el Rey de gloria!

¿Quién es el Rey de gloria?

El Señor fuerte y poderoso, el Señor poderoso en las batallas.

¡Puertas, levantad vuestros dinteles, alzaos, puertas eternas,

¡Que haga su entrada el Rey de gloria!

¿Quién es este Rey de gloria?

El Señor de los ejércitos es el Rey de gloria."

Con serenidad y fuerza, este Bogomil les describe el Reino interior y esboza la riqueza de la vida espiritual, en comparación con la cual el desprecio, los interrogatorios y la persecución de aquellos días se desvanece.

Y en todo esto no hay ningún elemento que eleve las emociones, ninguna sublimación sensual o satisfacción personal, sino una atmósfera tan espiritual, tan pura y verdaderamente sagrada, que nadie más que el 'puro de corazón' pueda entrar.

Y después de otro "Padre Nuestro", los hermanos y hermanas de la hermandad de los Bogomilos, se van. De nuevo cruzan el puente que atraviesa el Narenta, todavía llenos de la experiencia pura, aún llenos de la Palabra Gnóstica viviente, aún llenos de la certeza de que ellos, también, despiertos interiormente, pertenecen al Reino.

Y a medida que desaparecen en las estrechas calles de la ciudad de Mostar, viajo de vuelta a mi siglo XXI.
Esto es lo que rezaron al final de un encuentro tan brillante, simple y puro de Bogomil, resonando interiormente con el Padre Nuestro Gnóstico: 2

Dios Todopoderoso
cuyo pie descansa en el firmamento más alto.
Gran creador del universo
y de todas las fueras que contiene.
Escucha la oración de tus siervos
que ponen toda su confianza en Ti.

Rezamos para que cada día
podamos recibir tu divina esencia de vida, como un consuelo y una fuerza,
para tu gloria, y para la salvación de la humanidad.

Perdónanos cuando tan a menudo nos desviamos de tus caminos,
como perdonamos a nuestros hermanos y hermanas.
Estate cerca de nosotros y sé parte de nosotros.
Fortalécenos y sostennos, como instrumentos en tus manos.

Protégenos del peligro y del mal
y no nos dejes en nuestra tentación.
Que tu poderoso poder nos sostenga y proteja para siempre.

Eres la gran Fuente de Gnosis y sabiduría.
Enseña a tus siervos con tu santa presencia
y guíanos, ahora y siempre.
 
Amén

Notas a pie de página:

[1]   Bogomiles, son los seguidores del papa Bogomil que comenzó a difundir sus enseñanzas desde la aldea de Bogomila, en la actual Macedonia, desde principios del siglo X. Otra versión de la génesis dice que el bogomilismo comenzó desde la entonces capital búlgara Preslav en 927, bajo el impulso de Boyan (Benjamín) el Magus, el hijo del zar Simeón. Boyan tuvo su educación en la famosa Universidad Magnauer de Constantinopla, donde los siete principios de Hermes Trismegistos ocupaban un lugar central.
El significado literal de bogomilo es "el amado por Dios"; los bogomilos han sido muy activos, excepto en períodos de fuerte persecución, como una hermandad de "verdaderos cristianos" hasta alrededor del año 1450. Están estrechamente relacionados con los cátaros, con los que tuvieron una gran influencia y, por ello, a veces se les llama los «cátaros de Oriente». Recibieron mucho apoyo de la población debido a la apariencia firme y limpia de sus perfectos. La manera, pacífica y modesta, en que vivieron el camino de la auto-salvación, causó una gran impresión.
Mostar y sus alrededores fueron un importante lugar de proclamación de los bogomilos. Esto todavía se puede ver en las innumerables lápidas de bogomilos, provistas de un simbolismo profundo (el llamado "stecci"), que todavía se puede encontrar allí en la amplia zona.

[2]   El Padrenuestro era la única oración que los bogomilos reconocían. Las otras oraciones e himnos los llamaban mnogoglagolanja = charla innecesaria. Una frase clave de la enseñanza bogomila: ”La verdadera iglesia de Cristo está en el corazón del ser humano”

 

back to home pdf share