Blossom and Pentagram

El arte y la conciencia como un viaje hacia nosotros mismos - Parte 2

back to home pdf share

 

A la parte 1

Dualidad y polaridad

En estas dos formas fundamentalmente diferentes -círculo y cuadrado, esfera y cubo-, que no parecen tener ninguna conexión interna, hay una ley básica que podemos encontrar en todo lo que existe: la polaridad como el dos en uno, como la fuerza masculina y femenina, como el día y la noche, como las dos caras de una moneda. Este principio vivo de la polaridad se confunde a menudo con la dualidad, que divide antagónicamente dos cualidades complementarias, pero contrarias, en buenas y malas.

El bien y el mal

El mal no es lo opuesto al bien, sino un fenómeno secundario del mismo. Al igual que la muerte no es lo opuesto a la vida, sino una parte de la misma. El odio no es lo opuesto al amor, sino que es una reacción secundaria que, sin embargo, puede llegar a ser muy poderosa. La sombra no es lo opuesto a la luz, sino una reacción que se produce a través de un cuerpo opaco. La polaridad de la luz y la sombra es cierta para todo cuerpo denso, pero no para la luz como tal.

La polaridad, como ley efectiva de la naturaleza, contiene fuerzas complementarias, que trabajan hacia una triple unidad y se enfocan en un todo mayor. Solo cuando el juicio interfiere y eleva una parte a ser buena y demoniza la otra a ser mala, comienza una lucha infructuosa que bloquea la cooperación creativa y, por tanto, la alegría de los demás y dirige la fuerza del manantial a molinos de disputas y guerra. "La polaridad, como opuesto fructífero, debe diferenciarse estrictamente de un dualismo antagónico y destructivo. Se trata de una doble unidad, de una oposición, que está englobada en una unidad superior".[1]

Los polos opuestos del círculo y del cuadrado se utilizan como planos de planta en muchos edificios. Además, en el significado simbólico, hay una conexión entre el círculo y el cuadrado como un ser perfecto y eterno y un desarrollo dinámico en el tiempo, como el cielo y la Tierra.

Los ojos humanos siempre han visto la forma circular más original como una estrella solar. No se trata en absoluto de una forma inmóvil, sino de una forma muy dinámica. Es un carro celestial rodante. Los rayos que emanan de él, son flechas de fuerza, calor y luz.

Toda forma, tanto en la naturaleza como en la cultura, surge de los polos opuestos del círculo y la línea recta que se hacen efectivos y visibles en el sol. El círculo y la línea recta son la madre y el padre de todas las formas. La línea recta surge del círculo. Si el círculo y la recta se conectan, surgen las formas básicas evolutivas. En primer lugar, el huevo como esfera con tendencia direccional y, además, las múltiples figuras de las espirales que se manifiestan en la doble hélice, la concha de caracol y las galaxias.

La forma como expresión de fuerzas

Se pueden reconocer correlaciones internas entre las formas fluidas y las formas sólidas, como, por ejemplo, entre un vórtice de agua y la concha de un caracol. La energía y el movimiento que se construyen en las formas sólidas, se detienen. Muestran precisamente las fuerzas que las crearon.

El médico, pintor y científico suizo Hans Jenny, en sus experimentos, hizo visible de forma convincente esta conexión entre la energía invisible, la vibración y las formas visibles, a los que denominó "cimática". Las vibraciones de determinadas frecuencias crean ondas estacionarias, a veces de una precisión geométrica sorprendente y un orden complejo maravilloso en materiales sensibles como el agua. Algunas de estas figuras vibratorias se asemejan a flores, otras a esqueletos y órganos. En las imágenes del sonido sobre el agua de Hans Jenny y Alexander Lauterwasser, queda claro cómo se entrelazan el sonido y la forma. Podríamos llamarlos metáforas de imágenes de agua viva para la "encarnación" de la palabra creadora y el tono primigenio "Bindu", a través del cual se creó el universo.

El investigador del agua Theodor Schwenk, también muestra la conexión de las formas de flujo y las formas sólidas en su libro Das sensible Chaos (El caos sensible, 1965). Aquí vemos que lo visible es una expresión de lo invisible. Ver un pájaro como aire comprimido, un pez como agua comprimida, una serpiente como tierra comprimida, se hace evidente. Pero, ¿qué puede ser el ser humano? ¿Un cosmos comprimido? ¿Un universo con dos patas? De hecho, cada ser humano alberga un universo bajo su cráneo. Éste se mantiene unido por un esqueleto, cuyas proporciones remiten a una ley armónica: la sección áurea.

La sección áurea

Se trata de una ley geométrica con características y proporciones numéricas asombrosas, que puede encontrarse en una rica diversidad en las formas de la naturaleza. Estas leyes se pueden observar de forma muy clara en las flores, que reflejan en sus formas las trayectorias planetarias. Hartmut Warm visualiza las órbitas de los planetas en su libro Die Signatur der Sphären (La firma de las esferas). Muestra que la Tierra y Venus dibujan un pentagrama preciso en el espacio cósmico, como rastro de sus movimientos invisibles durante su respectivo viaje alrededor del Sol y su danza alrededor del otro en el curso de ocho años. Es difícil demostrar científicamente que los movimientos planetarios tienen una influencia de construcción de la forma en la Tierra, sin embargo, se manifiesta a través de las correspondencias y se demuestra: Si miramos las flores, miramos al mismo tiempo el cosmos, con cuyas fuerzas y ritmos interactúan las flores.

En la sección áurea, la proporción entre la parte más pequeña (la "menor") y la parte más grande (la "mayor"), es igual que la que se da entre la parte mayor y el todo. Esto significa que la menor y la mayor están divididas de tal manera que contienen el todo. Ningún otro punto de una línea puede hacer esto.

Además de la sección áurea, existe una segunda ley universal de división: la simetría. La simetría pura es la división original. Siempre es idéntica a sí misma. No habría desarrollo a partir de ella sola. La sección áurea divide a diferencia de la simetría, pero de tal manera que las proporciones siguen siendo las mismas. A través de ella es posible el desarrollo mediante la interacción armónica-dinámica de la calidad y la cantidad. Al hacerlo, no se desprende de su totalidad y se extiende hacia lo arbitrario.

La naturaleza trabaja con la simetría, así como con la "división constante", como también se denomina a la sección áurea. La figura más pura de este orden armónico-dinámico es el pentagrama.[2]

Continua en la parte 3

 

 


[1] Heinrich Beltinger, Als Weltgesetz de Polarität - Polaridad como ley del mundo

[2] véase Andreas Beutel y Ursula Korb, Heilige Geometrie und das Geheimnis der Zahlen, Stiftung Rosenkreuz, Birnbach 2010 (Geometría sagrada y el secreto de los números, Fundación Rosacruz).

back to home pdf share