Migratory Birds

El arte y la conciencia como un viaje hacia nosotros mismos - Parte 6

back to home pdf share

 

A la parte 5

El centro

Hay cuatro direcciones horizontales, y en su nexo está la quinta: el centro. Evocando inmediatamente el eje vertical, señala el quinto cuerpo platónico, que simboliza el cielo: el dodecaedro y el pentagrama, generados a partir de la sección áurea. Este centro no es la mezcla turbia y siempre cambiante de los opuestos, débil en la entropía sin fin.  Este centro es la sede real de la fuerza central, de la que los opuestos se desarrollan como alas. Este centro está dentro. Pero este "interior" no es el "interior" que se esconde bajo una superficie, y que puede ser investigado con microscopios y descubierto con bisturíes. Este "interior" es más bien un espacio vacío, un cambio dimensional, el interior de un templo, cuyo propósito más elevado es ser un recipiente de una realidad de nivel superior. Un espacio eufórico, atmosféricamente preparado, al que puede llegar la dimensión del alma-espíritu; al que puede descender, para operar desde allí. Se trata de un descenso hasta las células psicológicas y físicas del cuerpo, con la fuerza del alma y del espíritu para iluminarlas y hacerlas fértiles para el crecimiento del hombre interior.

El arte es un taller, una escuela de discernimiento, que lleva del conocimiento a la sabiduría, y de la emoción al amor, y siempre participando del todo. El arte no divide las cosas de la vida en buenas y malas. Más bien, trabaja con todo como su sustancia. Forja el fuego más profundo del corazón. Se disuelve, se une y reconstruye.

El arte puede transformar los gritos de la existencia en sinfonías, que se abren como flores para recibir lo que está más allá del ser humano, y que son, al mismo tiempo, su fundamento más profundo. Esto solo puede ocurrir subjetivamente, y solo puede tener éxito si la orientación se centra en el todo. Algunos artistas son precursores del todo, del Alma Única.

El arte se crea a través de un yo, de una persona. Si se trata de un proceso espiritual y no de una presentación del yo, entonces este yo sufrirá necesariamente un proceso radical de transformación. Esto puede resumirse así: aunque yo no sea la meta, no puedo alcanzarla sin mí mismo.

El velo de Isis

Con tanto discernimiento y conocimiento de lo que hay detrás y debajo de la apariencia de la naturaleza, y con todas las consecuencias que hemos conjurado como "aprendices de brujo", no quiero levantar más el "velo de Isis". Los descubrimientos y el dominio de la naturaleza son peligrosos y, si el ser humano no aprende a conocerse y a controlarse simultáneamente, no pueden durar. Esta es la dirección en la que debemos movernos - es esencial que aprendamos de este lugar de trabajo interior. Los maestros que enseñan sobre ello son numerosos. Uno de los maestros más pacientes es la propia naturaleza manifiesta y universal. La naturaleza es la expresión de una inteligencia que no es antropocéntrica. Aparece y puede ser interpretada a través de sus formas. Sus dimensiones de interpretación tienden a ser infinitas.

Ninguna interpretación puede captar el todo y, sin embargo, el todo está también en lo particular, en lo separado, en el fragmento. Ahí brilla. Una gota de agua es diminuta y, sin embargo, el océano sueña en ella. Una brizna de hierba, que no puede ser vista por el cortacésped como una forma única, es una estructura asombrosa de elasticidad y estabilidad, y manifiesta una síntesis de fuerza directiva, ternura y elegancia. Nuestra percepción provoca interpretaciones, y las interpretaciones provocan juicios de valor. Y así, en un proceso creativo mayoritariamente inconsciente, se genera un flujo constante de visiones del mundo. Esta generación de imágenes refleja la realidad del intérprete y, simultáneamente, la crea.

En medio del ruido cósmico de la radiación subatómica de fondo de los quarks, las realidades surgen y retroceden, girando y bailando en un espacio inimaginablemente vasto y vacío. Si puedes entender esto, entonces puedes preguntarte con franqueza: ¿cómo es que lo sensorial y visible aparece como una fina piel en la superficie de un "cuerpo hecho de vacío"? Para los sufíes, las formas del mundo son el lenguaje de los arcángeles en su glorificación de Dios, en la liturgia cósmica.

Con el trasfondo de toda la comprensión de lo que hay detrás, la apariencia más externa se hace más claramente perceptible: es un secreto manifestado, el velo más externo que todavía pertenece a la diosa. Ella es todo lo que fue (quid fuit), lo que es (quid est) y lo que será (quid erit). Y el buscador puede ciertamente descubrir todo lo que puede captar en su velo más externo, en su cubierta más externa. Tal vez estos velos no tengan que ser levantados o arrancados como las máscaras que cubren el verdadero rostro, sino que se vuelven transparentes y se desvanecen por sí mismos, cuanto más gana el intérprete, antes ciego, la verdadera vista. Tal vez entonces, su ser más íntimo se revele a través de la capa más externa de su personalidad que antes la oscurecía aparentemente, y brille la dichosa sonrisa del cielo: una sonrisa que ilumina todos los velos desde dentro.

Lo discreto

Por ello, quiero mirar de más cerca las formas discretas de la naturaleza, que tanto abundan. Llevo estos humildes objetos a mi taller, los pongo en el altar de la atención plena, y los convierto en mis modelos que dibujo y pinto... para cuestionar y mirar lo que se considera tan obvio, como si lo viera por primera vez, o tal vez por última... Siento como si la naturaleza buscara ojos que puedan verla de verdad.

Dibujo

Entonces, a veces, olvido la vieja y vehemente lucha, la enemistad artificial entre la imagen y la palabra.

Olvido la discusión sobre la mímesis, sobre el dilema de la apariencia y el ser que me ha perseguido y estimulado al mismo tiempo.

Olvidé que se dice que "todo" es solo una ilusión, un engaño y una persecución del viento.

Se me olvida que se dice que "todo"  es solo una coincidencia sin sentido, y que se puede reducir a una docena de partículas, que componen el universo con un aglutinante de probabilidad; y que "todo lo demás" -Dios y significado- son simplemente nuestra interpretación, porque no podemos soportar existir en un mundo arbitrario, impío y sin sentido.

Olvidé que en el Islam se supone que hay una parte especial del infierno reservada a los pintores que se atreven a ser creativos. Evidentemente, los redactores de esta orden no podían imaginar que esa "imitación" de la creación podría no ser una blasfemia, sino una forma de aprecio y agradecimiento.

Olvidé que el arte moderno hace tiempo que superó con éxito el naturalismo.

Olvido que la naturaleza es maltratada y utilizada, que es manipulada y utilizada para satisfacer el hambre insaciable de los programas de carencia sobrealimentados e impulsados por el instinto.

Olvido que la naturaleza ha sido reducida a escenografía frente a la cual un ridículo y absurdo teatro mundial rumia sus milenarios e irresueltos dramas, en un pretencioso exceso de confianza, como una oportunidad para conocer las causas ocultas, y sin integrar lo divino, solo porque los fanáticos furibundos han hecho de Dios un arma para usarla unos contra otros... Olvido, olvido, olvido.

Ahí están, a la luz del día, las cosas que recogí. Veo...y pinto. Un silencio despierto, nutritivo y apacible llega y desciende como un soplo de otra atmósfera. Como si hubiera alas de aliento también en la cabeza. Mi mano reacciona refrescada y celebra una fiesta. Baila sobre el lienzo, ahora su pista de baile en la que inscribe "todo". ¿Es sorprendente que entonces "todo" se convierta en una oración, una glorificación, un agradecimiento y una alegría? Hay una caída, una huida, ¡hacia lo más profundo del ser!

 

back to home pdf share