Scarborough

Feria de Scarborough - Parte 1

back to home pdf share

En los últimos tiempos hay muchas grabaciones de conciertos pop que se pueden ver en la televisión, a menudo precedidas por un documental sobre los artistas intérpretes o ejecutantes. Así es como pude ver uno sobre Simon y Garfunkel, seguido por el concierto de 1981 en Central Park, Nueva York. Maravilloso, todo este entusiasmo juvenil, canciones preciosas, cantadas claramente. Inesperadamente me llamó la atención la sensible feria de Scarborough, una canción que ya me había llamado la atención en su momento por su melodía sencilla y melancólica, pero también por la enigmática letra. Empecé a buscar en Internet y encontré multitud de versiones e interpretaciones. Una versión fue inesperadamente profunda.

Simon y Garfunkel [1] acortaron la letra original y también la entrelazaron con un Cántico, escrito por Paul Simon, una canción de protesta contra la violencia de la guerra, específicamente la Guerra de Vietnam en la que los Estados Unidos participaron en la década de 1960. A pesar del acortamiento al eliminar una serie de versos, con esta canción entrelazada han añadido un elemento importante: se agudizó el contraste entre los opuestos de la existencia terrenal.

La feria de Scarborough [2] parece haber sido cantada durante siglos; muchas versiones de esta canción muy antigua parecen estar relacionadas con una canción aún más antigua, El caballero duende, que contiene elementos similares. La edad exacta de la canción no está clara, pero muy probablemente ya fue cantada en el siglo XV, por juglares itinerantes. Wikipedia ofrece la siguiente versión  como la más completa:

 

Ambos:           ¿Vas a la feria de Scarborough?                             

                        Perejil, salvia, romero y tomillo.                               

                        Dale recuerdos a alguien que vive allí,                               

                        a aquella que una vez fue mi amor verdadero.                               

                                  

Joven:             Dile que me haga una camisa cámbrica.                            

                        Perejil, salvia, romero y tomillo.                               

                        Sin costuras ni finos bordados                                 

                        y volverá a ser mi amor verdadero.                         

                                              

                        Dile que la lave en aquel pozo seco.                       

                        Perejil, salvia, romero y tomillo.                               

                        De donde nunca surgió agua ni lluvia alguna cayó,                       

                        y volverá a ser mi amor verdadero.                         

                                              

                        Dile que lo seque sobre aquel espino                                 

                        Perejil, salvia, romero y tomillo.                               

                        Que nunca ha florecido desde que Adán nació,                             

                        y volverá a ser mi amor verdadero.                         

                                              

                        Pídele que lo haga por cortesía.                              

                        Perejil, salvia, romero y tomillo.                               

                        Y dile que a su vez me pida ella un favor a mí,                              

                        y volverá a ser mi amor verdadero.                         

                                  

Ambos:           ¿Has estado en la feria de Scarborough?                           

                        Perejil, salvia, romero y tomillo.                               

                        Dame noticias de alguien que vive allí                                

                        de aquel que una vez fue mi amor verdadero.                                

                                  

Chica:             Pídele que me consiga un acre de tierra.                            

                        Perejil, salvia, romero y tomillo.                               

                        Entre el agua salada y la arena de la playa,                       

                        para que vuelva a ser mi amor verdadero.                          

                                              

                        Pídele que lo are con un cuerno de carnero.                                  

                        Perejil, salvia, romero y tomillo.                               

                        Y que lo siembre todo con un grano de pimienta,                           

                        para que vuelva a ser mi amor verdadero.                          

                                              

                        Pídele que lo siegue con una hoz de cuero.                       

                        Perejil, salvia, romero y tomillo.                               

                        Y que lo recoja con una cuerda de brezo,                           

                        para que vuelva a ser mi amor verdadero.                          

                                              

                        Cuando lo haya hecho y acabe su trabajo.                         

                        Perejil, salvia, romero y tomillo.                               

                        Pídele que venga por su camisa de lino,                            

                        para que vuelva a ser mi amor verdadero.                          

                                  

Ambos:           Si dices que no puedes, entonces te responderé.                          

                        Perejil, salvia, romero y tomillo.                               

                        Oh, hazme saber que al menos lo intentarás,                                

                        o nunca serás mi amor verdadero.

Lo que nos llama la atención de inmediato, es que está escrito a dúo, y en  una primera lectura se puede interpretar como una canción de amor. Un joven imaginable pide un favor al oyente, que está en camino a la feria de Scarborough. Al oyente se le pide que hable con una chica que vive allí y que la recuerde al joven; ella fue una vez su verdadero amor, y lo será de nuevo si se puede completar una serie de tareas extraordinarias. La chica responde que el joven también debe completar algunas tareas, y cuando todo esté hecho, se volverán a unir. Pero la letra contiene demasiadas tareas incomprensibles o impracticables como para ser una simple canción de amor. Intentemos una interpretación.

Scarborough, una ciudad portuaria en York, en la costa este de Inglaterra, no es solo un puerto: es un municipio en el Mar del Norte, un lugar de encuentro, donde también brota un pozo, aunque eso no se menciona en la letra. A finales de la Edad Media es un ir y venir hacia y desde destinos sobre el mar: una estación final y un punto de partida de un nuevo viaje. La chica estará presente en una feria, que se celebra una vez al año, un lugar de encuentro, que termina con una fiesta. ¿Qué fiesta celebrará? ¿Y qué debemos pensar de los amantes tan exigentes?

Las tareas casi impracticables recuerdan a las historias de los caballeros del Grial, u obras hercúleas, y,  entrando en el simbolismo de las tareas en la feria de Scarborough, podemos encontrar un significado más profundo. La canción podría, por ejemplo, relacionarse con dos personas, pero también podría representar los dos aspectos de la personalidad, el aspecto masculino y el femenino, es decir, el activo y el pasivo, el lado creativo y el receptor.

La muchacha recibe una triple tarea: debe hacer una camisa cámbrica, lavarla en un pozo seco, donde nunca brotó agua ni cayó ninguna lluvia, y secarla sobre un espino que nunca floreció desde que nació Adán.

El nombre cámbrico ofrece una primera indicación: es una tela más o menos transparente, y se dice que su nombre deriva de un tejedor de lino del siglo XIII llamado Baptiste (= bautizado) de Cambrai, Kamerijk, una ciudad en Flandes, hoy Bélgica. Una camisa cámbrica puede ser vista como un símbolo de una túnica inmaterial, de un tejido etéreo, recibido en un 'bautismo'. ¿Es esto quizás una referencia indirecta al estado de mitad, de no completitud que muchas personas experimentan cuando descubren, después de repetidos esfuerzos, que la verdadera felicidad no se puede encontrar en esta vida terrenal? ¿Personas que, a menudo durante el tiempo que pueden recordar, están buscando una felicidad más profunda y duradera?

El pozo “de donde nunca surgió agua ni lluvia alguna cayó”, ¿dónde se puede encontrar? Aquí encontramos referencias al pozo profundamente oculto en nuestros propios corazones, el pozo del agua viva, el recuerdo de un viejo y al mismo tiempo nuevo campo de vida, aparte de la materia con sus contrastes que caracterizan nuestra existencia. Una fuente de poder, con la que una vez estuvimos profundamente conectados, antes de elegir conectarnos con un campo de vibración mucho más baja, el campo que conocemos a través de nuestros sentidos físicos.

Podemos reconocer la infructuosidad de los contrastes terrenales en el arbusto de espinas donde se seca la camisa: la vida temporal, ligada a lo terrenal, la vida de la dualidad, del día y de la noche, de ricos y pobres, del bien y del mal, del nacimiento y de la muerte. Las palabras  “que nunca floreció desde que nació Adán”  son una imagen que  expresan el  hecho de que la vida terrenal se ha convertido en un tropiezo repetido, caída y ascenso, en el que nada florece verdaderamente, solo temporalmente.

Continuará en la parte 2


[1] Letra de Art Garfunkel Scaborough Fair

[2] La historia detrás de la canción popular inglesa "Scarborough Fair"

Historia de la canción popular 'Scarborough Fair'

Lo que significa la letra de Scarborough Fair

back to home pdf share