mosaic

La magia de las imágenes – Part 1

back to home pdf share

Tras la época de las iconoclasias que asolaron Europa en el pasado, llega ahora el tiempo de la avalancha de imágenes y los tsunamis de imágenes. A lo largo de decenas de miles de kilómetros, un evento puede transmitirse en segundos y, por lo tanto, hacer que millones de personas en todo el mundo vitoreen o lloren casi simultáneamente.

Varias tecnologías, como dispositivos de grabación, ondas de radio, protocolos de transmisión y dispositivos de visualización, funcionan en conjunto. Para millones o incluso miles de millones de humanos, estas pequeñas o grandes pantallas son una ventana a un mundo de aventuras. Cuanto más rápido se pueda transmitir y distribuir la información, más actualizada estará y cuanto más simultáneamente se perciba, más eficaz puede ser.

Este desarrollo aún no está completo. Se está avanzando a través de la investigación del entrelazamiento cuántico: los fotones separados a través de largas distancias cambian simultáneamente cuando la polarización o la dirección de vuelo se cambia midiendo uno solo de los fotones entrelazados. En el futuro, esto probablemente ofrecerá la posibilidad de construir objetos calculados en tres dimensiones y hacerlos visibles en otros lugares al mismo tiempo. Un cambio en un fotón tiene como consecuencia que otros, enlazados con él, reaccionen incluso si están a millones de años luz de distancia. Desde Einstein, se ha considerado que la velocidad de la luz es el movimiento físico más rápido. Sin embargo, esto parece sin sentido a la luz de la "acción espeluznante" de los fotones, que tiene lugar al menos a diez mil veces la velocidad de la luz.

El mundo está ahora cubierto de redes de medios de información y la humanidad se ha convertido en un espacio cultural con solo diferencias regionales. Hoy, en vista de la actual avalancha de imágenes e información, cabe preguntarse qué sentido tiene el segundo mandamiento milenario en el segundo libro de Moisés (Éxodo 20:4-6):

No harás para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas ni las servirás; porque yo soy el Señor tu Dios, fuerte, celoso, que aflijo la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y que hago misericordia a millares de los que me aman y guardan mis mandamientos.

Entonces ¿Por qué no deberíamos hacernos imágenes? Para decirlo claramente: estamos mágicamente apegados a miles de imágenes y esto nos impide mirar directamente al ser divino, la Gnosis, y así lograr inmediatamente una riqueza espiritual inconmensurable.

¿Por qué nos dejamos engañar tan miserablemente? ¿Cómo ocurre el engaño?

A menudo se pasa por alto algo en la cita bíblica. En las tablas de los Diez Mandamientos dice: "No te harás ninguna imagen". Se trata del individuo y su desarrollo.

Alejándonos de nosotros mismos

Las imágenes o videos atraen nuestra atención y la desvían de nosotros y de nuestro entorno inmediato. En este contexto, por ejemplo, es realmente irrelevante si estamos sentados en un estadio o a 20.000 km de distancia participando en los eventos por la pantalla. En ambas ocasiones estamos, por así decirlo, "en medio de todo". ¿Cómo es eso posible?

Podemos mirarlo de esta manera: colocamos nuestra atención, nuestro enfoque, en un "espacio de valores e información" que nos atrae. Viene a nosotros y domina nuestra conciencia. Entramos - en términos modernos - en una "burbuja". Puede ser una burbuja muy pequeña o una global con contenidos de ciencia, deportes, religión o entretenimiento de todo tipo. Estas burbujas son de naturaleza "sutil", son espacios vibracionales que son construidos y moldeados colectivamente por todos los involucrados.

Podemos deambular por estos "paisajes", que creamos a través de nuestra imaginación, e inventar historias en ellos y darles forma. Físicamente, los paisajes y las experiencias que allí hacemos, no existen. Y, sin embargo, tienen una influencia directa en nuestra realidad material o física. A medida que las historias, imágenes o películas captan nuestra atención, canalizan nuestros pensamientos y asociaciones en determinadas direcciones. Entonces estamos en esta burbuja. Si, por ejemplo, una "figura pixelada" a 20.000 km de distancia no aprueba un gol de fútbol marcado, la gente puede golpearse o desconocidos pueden abrazarse con alegría.

Visto así, se puede hablar de espejos mágicos, de algo mágico que atrae y cautiva. El medio es un factor, y el otro, más decisivo, son las personas que se dejan cautivar, que están conectadas, atadas, "online". Para que los medios de comunicación desplieguen este poder mágico, debe haber un caldo de cultivo, una necesidad, y eso sin duda está ahí.

En el idioma inglés existe la frase "everything happens in mind", que puede traducirse como “todo ocurre en nuestra imaginación”. Nuestra mente es una interfaz de diversas influencias. Allí registramos pensamientos, sensaciones, sentimientos, sueños, ensoñaciones, meditaciones, historias, películas, juegos, etc. Juntos forman imaginaciones o imágenes. A veces, ni siquiera estamos seguros de haberlas experimentado o soñado.

Historias, películas, noticias, etc., son como "sueños enlatados" que, con un brillo de perla, se han insertado en unidades de computadora en el pasado. Ahora se transmiten por la red digital y, quién sabe, tal vez en el futuro se transmitan directamente a nuestra imaginación. Nos apresuramos de impresión en impresión, cientos de historias, series y similares pueblan nuestra imaginación; enlatados de sueños fluidos calentadas una y otra vez con “microondas”.

¿Dónde están nuestros propios pensamientos? ¿Quienes somos?

¿Nuestros pensamientos todavía nos pertenecen o somos, en realidad, "pensamientos"? ¿Existe un poder oculto que mueve los hilos, o somos nosotros los co-creadores de todo esto?

No es fácil responder a esta pregunta. Pero en lugar de lanzar a discreción el siguiente producto "enlatado", podríamos hacer una pausa por un momento. Dentro de nosotros se encuentra una "joya de discernimiento". Podríamos usarlo en cualquier momento. No requiere ningún esfuerzo, solo el deseo de hacerlo. A través de la joya de discernimiento, podemos reconocer si algo nos está siendo arrojado e implantado en nuestra conciencia, o si nuestros pensamientos son el resultado de un proceso activo sobre el que decidimos nosotros mismos.

Ese es nuestro poder. Si algo que no queremos intenta penetrar en nuestra conciencia, podemos eliminarlo. Podemos desarrollar un sensorium, un sistema de percepción, con el que podamos distinguir entre lo que corresponde a nuestros ideales, a los próximos pasos en nuestro camino de vida, y lo que quiere susurrarnos algo en la cabeza para manipularnos.

¿Qué información de la que recibimos queremos integrar en nuestra conciencia y cuál desechamos? ¿Cuál “compostamos” en el montón de abono mental de restos de atención inútiles, atormentadores e indigestos? Sería mucho mejor si cierta información rebotara en el exterior de nuestra propia burbuja, sin llegar nunca a nosotros.

¿Cómo podemos mantener nuestra mente pura y clara y, sin embargo, tener una vida alegre y creativa? ¿Cómo evitar "ser pensados", evitar que nuestra mente se hunda en identificaciones colectivas-cuánticas entrelazadas?

¿Qué podemos hacer?

Podemos trabajar en dos direcciones. Por un lado, podemos filtrar las influencias alineándolas con nuestros ideales y necesidades. Por otro lado, podemos comprobar nuestros ideales de vez en cuando para ver si todavía tienen sentido. Ya en la antigüedad los filósofos decían: Si algo no es ni bueno ni bello, ni útil ni verdadero, no lo consideres, no le prestes atención.

Somos capturados por el flujo circular espiritual, psicológico y físico de imágenes que activamos, ya sean traídas desde el exterior o producidas en nuestra propia imaginación, impulsadas con pensamientos, sentimientos o por los hábitos del cuerpo. Así que agudicemos nuestra conciencia en medio de las olas de información para ordenar la avalancha de imágenes e información y dejémoslas filtrar a través del tamiz del filósofo, el tamiz de la belleza, la verdad, la utilidad y la necesidad.

En este sentido leemos las palabras antiguas:

Un hombre se acercó corriendo a un filósofo y le dijo: "¡Oye, viejo, tengo que decirte esto!"

"¡Para!" el sabio lo interrumpió. "¿Has pasado por los tres tamices lo que quieres decirme?"

"¿Tres tamices?" preguntó el otro con asombro.

"¡Sí, buen amigo! A ver si lo que quieres decirme pasa por los tres tamices: el primero es la verdad. ¿Has comprobado si todo lo que quieres contarme es cierto?"

"No, me lo contaron y…"

—Bueno. Pero seguro que lo comprobaste con el segundo tamiz. Es el tamiz de la bondad. Lo que estás intentando decirme, ¿es bueno?

El otro dijo a regañadientes: "No, al contrario…".

"Hm…", interrumpió el sabio, "así que apliquemos también el tercer tamiz. Lo que vas a decirme, ¿al menos es algo útil?"

"¿Útil? - Bueno, no se puede decir eso ..."

"Entonces", dijo el sabio con una sonrisa, "si no es verdad, ni amable ni útil, que sea enterrado y no nos agobie a ti y a mí con eso".

Teniendo en cuenta todas las impresiones que nos llegan a través de diferentes medios, no resulta fácil aplicar estos tres tamices. Probablemente no lo logremos de inmediato. Pero al menos nos daremos cuenta de por qué a veces nos confundimos y nos quedamos atrapados en imágenes mágicas.

(continuará en la parte 2)

back to home pdf share