sunrise

La magia de las imágenes – Part 2

back to home pdf share

Viene de la Parte 1

Hay imágenes que nos pueden ayudar. En la ópera La flauta Mágica de Mozart, Tamino, contemplando el retrato de Pamina, canta:

"Este retrato es encantadoramente hermoso, como ningún ojo ha visto jamás".

Podemos tomar las palabras "como ningún ojo ha visto" literalmente, porque es una imagen interior que no se puede ver con los ojos. En Tamino, esta imagen despierta el anhelo de unirse a ella. Es una experiencia clave que lo lleva a las puertas del Templo de la Sabiduría. Encuentra a Pamina, la profundidad de su propia alma. Y tras nuevas pruebas, Pamina y Tamino son finalmente admitidos en el templo.

La Flauta Mágica trata sobre la reversión de nuestro estado natural al estado espiritual de iluminación. El proceso está guiado por Sarastro, el elemento solar dentro de nosotros. Se trata de una transformación como se menciona en 1 Corintios 15:51, "Pero todos seremos transformados". El factor transformador que da los impulsos está dentro de nosotros mismos.

Superando a la Reina de la Noche

En la Flauta Mágica la Reina de la Noche representa el mundo de sensaciones que nos aprisiona, el mundo de las burbujas colectivas. Es vengativa y se enfurece de celos cuando intentamos escapar de ella, cuando decidimos seguir la imagen interior. Cuando la venganza, el odio, la ira, las pasiones despiertan en nosotros, todavía no estamos en el templo de la sabiduría. El proceso de transformación solo puede comenzar cuando sufrimos este estado.

Tres niños “desde el aire”, cada uno sosteniendo una rama de palma plateada, guían a Tamino en su búsqueda de Pamina. Le animan cantando:

"A tu meta, este camino te llevará,

pero tú, jóven, debes triunfar como un hombre,

Así que escucha nuestro consejo:

Sé firme, paciencente y silencioso".

Esto indica el método para salir de la esfera de la Reina de la Noche. Y la esfera de las imágenes del "espejo mágico", las pantallas, pueden incluso ayudar aquí, al menos cuando se utilizan de la manera correcta. Los espejos solían obtener sus propiedades reflectoras de una capa de plata, el metal de la luna. La red ampliamente ramificada con sus muchos nodos y miríadas de conexiones es la herramienta de la esfera astral colectiva, el mundo de las sensaciones. En sus redes estamos atrapados.

"Sé firme, paciente y silencioso": dirige tu mirada a la imagen interior, a "Pamina", y no dejes que nada la cubra ni la oscurezca. Ya seas mujer u hombre, el amor por esta imagen interior te hará triunfar varonilmente. Déjate guiar por el amor a la imagen interior.

Cuando, a través del acto de elección y nuestro amor por la imagen interior, nuestra agitada vida emocional finalmente llega a descansar, entonces podemos tomar nuestro primer aliento de aire fresco y puro y una gran alegría se difunde. Así se recorre el camino a la “antesala del templo”.

Pamina – la flor de loto

También se puede comparar a Pamina con el "loto" que se despliega en nuestro interior. Tiene pétalos de un blanco puro, a los que nada se puede adherir debido a su recubrimiento especial. La sección transversal de las raíces del loto muestra enormes cavidades a través de los cuales la planta bombea oxígeno al estanque donde crece. El oxígeno, símbolo del espíritu, puede entrar en nosotros, el "estanque" del que crece el loto, el alma nueva.

A través de la conciencia espiritual que llega a nuestro ser, podemos tomar el primer aliento liberador hacia el sol. La ventana del alma se limpia y permite una visión más clara. De esta manera podemos comprender un poco de la verdad sobre cómo se construye la creación en la que vivimos y tal vez movernos en ella de una manera nueva.

Si permanecemos así, con un alma cristalina, enfocados en las imágenes del fuego y la luz del sol espiritual, entonces serán enviadas a los rincones más oscuros de nuestro ser. Todo nuestro ser comienza a vibrar en la pureza del espíritu.

Esto los podemos hacer posible. Nadie más puede hacerlo por nosotros.

Porque el objetivo principal es la unión con Pamina, la imagen de nuestra alma que alcanza lo Divino.

 

back to home pdf share