Labyrint

Realidad percibida – Parte 1

back to home pdf share

Una hoja de roble de un rojo intenso capta los rayos del sol de finales de otoño. Por un momento hay un profundo suspiro de viento. La hoja se desprende de la rama, es arrastrada un trecho y luego se balancea hacia abajo con el viento. Debo haber estado viendo demasiadas películas y escucho un ruido sordo profundo cuando la hoja toca tierra. Se trata de una pequeña escena de la vista, del color y del movimiento y de un sonido asociado que proviene de otro contexto recordado. ¡En mi cabeza se percibe la realidad y algo más! Una realidad, dos ojos que miran y un recuerdo. Y todo está sucediendo en mi cerebro. Y yo, soy consciente de ello.

Cerebro

Nuestro cerebro puede verse como el conjunto complejo formado por el cerebro, el sistema nervioso y los sentidos. Si pensamos en términos evolutivos, el cerebro nació y se desarrolló aún más porque ofrecía excelentes posibilidades de supervivencia al ser humano en desarrollo.

Yo

El cerebro tiene un interior y un exterior. El interior es extrañamente esquivo: ¿quién soy yo, el observador y pensador en ese cerebro? El "yo" interactúa con el exterior a través del cerebro y el cuerpo en general. Sin embargo, ese "yo" conoce solo una pequeña parte del interior. Se ha originado en sí mismo como una propiedad emergente, algo que se eleva a la superficie y trasciende sus orígenes, que se origina, en primer lugar, en el procesamiento de la entrada sensorial; en segundo lugar, al pensar en esa entrada, procesada o no; y, en tercer lugar, al pensar en sí mismo como pensador. ¡Eso es demasiado!

Estos tres niveles de procesamiento de la información dan lugar a ideas tales como yo y mi cuerpo en una realidad con las dimensiones del espacio y del tiempo. Y pensamientos como: ¿qué he hecho? Y: soy tan tonto. O: ¿qué puedo hacer mañana para hacer feliz a mi cónyuge? Pensamos en términos de la dimensión temporal. Me experimento a mí mismo como una continuidad potencialmente en evolución. Eso lleva a preguntas tales como: ¿por qué existo yo mismo y por qué existe la realidad que percibo? Entonces mi cerebro opera desde lo muy concreto hasta lo más abstracto.

Ver

¿Cómo funciona la percepción primaria, el ver? Es interesante notar que la visión no es un dato fijo de luz que pasa a través de una lente sobre una 'película', sino que parece surgir de un desarrollo: como seres recién nacidos, intentamos crear una historia visual coherente a partir de la visión, el movimiento –lo que vemos y sentimos desde el interior del cuerpo– y el tacto como sensación desde el exterior y, a veces, también escuchar o percibir con los otros sentidos.

Un modelo del mundo

Desde nuestras primeras impresiones, un modelo del mundo se forma en nuestro cerebro, con nosotros mismos en ese mundo. Este modelo evoluciona constantemente sobre la base de la comprobación del modelo, el mapa topográfico, con las últimas observaciones, la última información sensorial externa. Las conexiones entre el cerebro y, por ejemplo, los ojos, funcionan de forma muy intensa en ambas direcciones. El cerebro envía información al tálamo, los ojos perciben, el tálamo determina la diferencia entre la información que llega del cerebro y la que llega de los ojos y envía una señal de diferencia al cerebro, el córtex, para su procesamiento. La visión, la corteza visual, utiliza alrededor de un tercio del volumen del cerebro y, como cualquier actividad cerebral, requiere una enorme cantidad de energía. El cerebro existe para mantener vivo todo el organismo del que forma parte con el mayor éxito posible. Tener éxito significa, entre otras cosas, utilizar la energía que extraemos como energía química de los alimentos de la manera más eficiente posible. Nuestro estómago como central eléctrica...

Por lo tanto, el cerebro dirigirá el proceso de ver y observar de manera que adquiera la máxima cantidad de información útil para poder movernos con seguridad por el entorno. De ahí la percepción de la diferencia en lugar de una grabación continua de película completa. En la misma búsqueda de la eficiencia, el cerebro también automatizará el mayor número de algoritmos que controlen el organismo como sea posible, almacenándolos como subrutinas, como diagramas de flujo que pueden utilizarse una y otra vez en diferentes combinaciones. Piense en la ‘aplicación’ en su cerebro para montar en bicicleta. El pensamiento consciente, que requiere mucha energía, ya no es necesario. Los atletas profesionales, a través de una práctica intensiva, han almacenado rutinas para ver, por ejemplo, una pelota de tenis acercándose a una velocidad de 160 km por hora y devolverla a donde el jugador quiere que vaya. O en una carrera de Fórmula 1 para que 22 pilotos corran hasta la siguiente curva a 330 km por hora.

Tiempo

Un aspecto interesante de la percepción es la sincronización de los sentidos, el manejo del tiempo. La información de los oídos requiere menos tiempo de procesamiento que la información de los ojos; por eso las carreras de velocidad comienzan con el disparo de una pistola. Cuando chasqueamos los dedos, nuestro cerebro sincroniza las percepciones de movimiento, tacto, vista y oído, aunque las señales lleguen en diferentes momentos. ¡La sincronización aquí literalmente se produce en un abrir y cerrar de ojos!

Color

¿Cómo vemos en colores? El mundo que nos rodea es un conjunto de campos electromagnéticos, fuentes de radiación; ya sea directamente como fuente o indirectamente al reflejar parte de la luz que impacta. De la radiación que incide en la retina de nuestros ojos, una parte muy precisa, según la longitud de onda, se puede convertir en señales electroquímicas que van al cerebro, a la corteza visual. Esta información, o el cambio en esta información, se utiliza entonces para superponer la percepción de los diferentes colores en nuestra visión del mundo. La siguiente capa del modelo del mundo se superpone a ésta y contiene la percepción específica interpretada del movimiento y la posición, procesada en dos áreas especializadas de la corteza visual.

Resumen

Estoy en mi cabeza como un observador consciente de mí mismo en el mundo. Sin embargo, mi visión del mundo está determinada de manera abrumadora por la información que ya está almacenada en mi cerebro a partir de observaciones anteriores, de experiencias de vida. Ese almacenamiento ha sido guiado por los procesos que indican instintivamente en el cerebro si lo que entra contribuye a la supervivencia (recompensa) o, por otro lado, pone en peligro la supervivencia (sin recompensa). Piense en la dopamina, la hormona de la felicidad, que tiene una función de señalización a este respecto. Tiene lugar el establecimiento de prioridades.

Tomamos decisiones basadas en nuestras emociones. Es decir: percibir, sentir el estado de tensión en nuestro cuerpo, que surge en respuesta a la información entrante, generalmente antes de que tenga lugar cualquier pensamiento. Este procesamiento de información emocional tiene lugar en las partes más antiguas, primitivas y rápidas del cerebro. Cuyo lema es: ¡ante todo, la supervivencia!

El impacto de los elementos químicos/bioquímicos en el procesamiento de la información en el cerebro es interesante. Una pequeña variación en la química de la sangre y, por tanto, en la química del cerebro, tiene un gran impacto tanto en nuestras emociones como en nuestra percepción. Y así en la imagen de mí y del mundo. Puede pensar, por ejemplo, en el nivel de azúcar en su sangre: ¿qué tan despejada tiene la cabeza después de ingerir un gran trozo de tarta de crema montada…, o alcohol?

Conciencia

Hasta ahora ha visto algunos elementos del cerebro en acción y la percepción inevitablemente subjetiva, siendo la conclusión principal que la 'autobiografía' es en gran medida el factor determinante que entrelaza los momentos de percepción. De ahí derivamos un sentido del yo, una conciencia del yo en el mundo.

Esa conciencia también utiliza sus funciones cerebrales superiores para pensar en sí misma en el tiempo y la realidad. A través del desarrollo cultural, los seres humanos han llegado ahora a un punto en el que varios individuos reflexionan sobre objetivos que se encuentran más allá del tiempo y el espacio. El pensamiento humano se ha desarrollado en una dimensión espiritual, y en esa dimensión espiritual usa su propio lenguaje que difiere del lenguaje científico. El lenguaje espiritual ofrece la posibilidad de pensar más allá de las fronteras. Comienza desde lo físico del ser humano y específicamente desde el cerebro y la organización de la cabeza. Pero a partir de ahí se mueve más alto en su pensamiento. Mientras tanto los neurocientíficos, en su mundo del lenguaje y el pensamiento, están buscando diligentemente la naturaleza y los mecanismos de génesis de la conciencia humana sobre una base evolutiva, negando obstinadamente cualquier factor de influencia aún desconocido proveniente de fuera de la cabeza humana funcional.

(Continuará en la 2ª parte)

back to home pdf share